INTENTANDO RECUPERAR MI PASIÓN LECTORA (2): DE NOVELAS Y MINIMALISMO ENTRE OTRAS COSAS

Quería haber publicado este post hace unos 10 días, pero mis planes de abril se fueron un poco de paseo. Sin embargo, no quiero dejar pasar la oportunidad de hablar de los libros que he leído en los dos últimos meses aproximadamente. De nuevo no son muchos, pero tras años de sequía lectora, me hace ilusión poder hilvanar ideas de cuatro o cinco títulos (de ahí lo de escribir cada dos meses aproximadamente, el mensual se me quedaría demasiado cojo).

En este tiempo, le ha tocado turno a dos novelas y tres libros que podríamos tildar de habilidades. Las dos novelas son muy diferentes entre sí, los libros de “habilidades” a su vez se desglosan en dos grupos: los que fluyen alrededor del concepto minimalista (he abierto un nuevo tipo de posts sobre minimalismo) y uno sobre habilidades personales. Empecemos con las novelas, que suelen resultar más sencillas:


Saber perder, de David Trueba

Este libro llevaba descargado en mi kindle desde hace años y por fin llegó su oportunidad. Había leído muy buenas críticas sobre la prosa de David Trueba, aunque nunca hasta ahora me había animado a leer nada suyo. Mi estreno se produjo con Saber perder, una novela coral ambientada en un barrio de Madrid que me recordó inevitablemente a una de mis anteriores lecturas, Los besos en el pan, de Almudena Grandes. En realidad, se trata de libros e historias muy diferentes entre sí pero que me recordaron una a la otra en primer lugar porque apenas transcurrieron unas semanas entre una lectura y otra, y además porque se desarrollan en Madrid, ambas son novelas corales y que cuentan además la vida, con tintes de crisis económica, de personas más o menos normales que pululan por Madrid.

En el caso de Saber perder, se nos narra la historia de una familia: un abuelo, un padre y una hija/nieta, así como un futbolista con quien Sylvia (la hija de Lorenzo y nieta de Leandro) comienza una relación casi imposible. Las vidas de todos se hacen difíciles, por causas muy diversas. A veces sobrevivir es ya en sí una carrera de obstáculos y debemos dejar los prejuicios fuera y mirar hacia adelante.

Me ha parecido una novela con buena prosa, que se deja leer, aunque reconozco que cuando llevaba aproximadamente el 40% la dejé aparcada, crucé entre medias otras lecturas minimalistas y luego le recuperé. Al final terminó gustándome mucho más que al principio.

Nota media: 7



El último encuentro, de Sandor Marai

Hace años conocí a un escritor húngaro bastante desconocido en general y que es un literato impresionante. Se trataba de Sandor Marai. Me enamoré absolutamente del que probablemente sea su libro más conocido, La mujer justa, una historia que disfruté primero a través de sus palabras y después en la adaptación teatral que vi en su día en La Abadía (puedes leerla aquí). Me quedé con un nombre de otro de sus libros en mi lista de libros pendientes: El último encuentro, y con él me ocurrió algo muy similar a Saber perder, también llevaba años en mi kindle durmiendo el sueño de los justos. Pero cuando le llegó su turno, me voló entre los dedos. No es un libro largo, pero la prosa de Marai, absolutamente in crescendo en esta historia, hace que no puedas parar de leer.

El último encuentro narra la historia de dos amigos, que tras más de cuatro décadas sin verse se sientan de nuevo a la mesa donde cenasen tantas veces años atrás, para tener esa conversación pendiente cuando han pasado más de cuarenta años. Una conversación que profundizará en viejas heridas aún abiertas, sentimientos, pasiones y traiciones. Es una historia apasionante, narrada de un modo inmejorable, y aunque en sí constituye una novela, a mí no se me iba de la cabeza la posibilidad de llevarla al teatro. Sé que la han interpretado sobre las tablas en varias ocasiones, pero esta historia podría ser tremenda en manos de actores como Juan Diego, José María Pou, Emilio Gutiérrez Caba… por nombrar algunos que se me vienen ahora mismo a la cabeza. Es una historia en la que la tensión va en aumento y el lector asiste expectante al siguiente paso en este duelo sin armas, cruento y cruel, apasionante.

Nota media: 9



La magia del orden, de Marie Kondo

Ya os hablé pormenorizadamente de este libro (aquí), pero quiero incluirlo, aunque sea de pasada, en esta revisión. Es también una lectura que tenía ganas de realizar y que me ha gustado. Me ha hecho replantearme muchas cosas sobre la necesidad de tener tantas cosas y sobre todo con referencia a nuevas compras. Lo cierto es que me he quitado bastantes cosas, estoy en proceso de desprenderme de muchas otras más y sobre todo me planteo mucho las nuevas cosas que voy comprando (si lo piensas bien, la mayoría ni las necesitas ni te hacen ilusión) y ordenar de otra manera lo que tenemos. No me voy a extender más, pero insisto en que es una lectura que realmente merece la pena.

Nota media: 8,5


El arte de ser minimalista, de Everett Bogue

Rebuscando entre temática minimalista di con este autor y este libro, que por cierto, se deja leer francamente bien y toca muchos aspectos de la vida cotidiana en los que poder aplicar, si quieres, un poco de la filosofía minimalista. El minimalismo no busca otra cosa que simplificar tu vida y, si la haces más sencilla, conseguirás reducir los problemas y obstáculos. No desaparecerán, pero si son menos, bienvenido sea. 

Everett Bogue es el prototipo de ese joven que vive un nuevo sueño americano, que se ubica justo en el otro extremo del capitalismo, queriendo vivir con menos para vivir mejor. Aunque suene paradójico, si eres capaz de hacerlo, sin duda no lo es. Este chico dejó su trabajo, su vida en la gran ciudad y decidió trabajar por internet y desplazarse de lugar a lugar, sin apenas posesiones. Quizá sea llevarlo al extremo en un tipo de vida que la mayoría de nosotros no desarrollaremos, pero este libro incluye muchas buenas claves minimalistas que poder aplicar a nuestras cosas, nuestra forma de vida, nuestra casa, agenda, el trabajo etc. 

Un libro que se deja leer bien y con el que he aprendido muchas cosas interesantes. Veré cuáles puedo aplicar y cuáles no a mi día a día. 

Nota media: 8,5



La buena suerte, de Alex Rovira 

Llevo ya tiempo oyendo hablar de Álex Rovira, sus libros y conferencias, especialmente de uno de ellos, La buena suerte, pero no le ha tocado el turno hasta hace algunos escasos días. Es un libro cortito que se lee en un rato y que nos habla de las diferencias entre la suerte (la que se te cruza cuando te toca la lotería por ejemplo, pero que como no depende de ti termina yéndose) y la Buena Suerte (que es la que tú buscas, luchas y te construyes y que, como depende de ti, no se va tan fácilmente). 

Más que un libro es un cuento de dos caballeros, el blanco y el negro, que reciben la invitación del mítico mago Merlín para encontrar un trébol mágico de cuatro hojas. Pero llegar a él no será fácil y por el camino aflorarán sus propios miedos, las cosas negativas que les dicen los demás, los obstáculos... vamos, las cosas que en mayor o menor medida nos terminamos encontrando todos por el camino y que muchas veces nos hacen darnos por vencidos antes de tiempo, sin ni tan siquiera intentarlo. Una lectura corta e inspiradora que os recomiendo. 

Nota media: 8,5


Y hasta aquí mi revisión lectora, corta para dos meses, pero intensa y muy dis

frutada :)

2 comentarios:

  1. Me he leído el de Kondo y la Buena Suerte, que leí hace ya mucho, de hecho, tenemos dos ejemplares de este libro, uno que tenía el costillo y el mío.
    Me alegra que hayas disfrutado de estas lecturas. Besotes.

    ResponderEliminar
  2. Pues dos ejemplares del mismo libro, en edición normal, no sirven para nada Esther, vas a tener que deshacerte de uno. El mío fue en versión digital :)

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)