366 HAPPY DAYS DE MAYO


Después de un abril difícil, mayo ha sido un mes intensamente bueno (a pesar de la alergia, pero yo sigo empastillada y lo voy llevando mejor o peor). El costillo salió del hospital y se ha ido recuperando progresivamente y muy bien. Hemos hecho muchísimas cosas este mes, incluso hemos tenido un viajecillo al norte, lo que, a falta de vacaciones, es un buen sustituto. Y ya, sólo queda esperar al buen tiempo y al veranito, que cada vez se aproxima más.


Día 124: El exilio carbayón sienta muy bien 

Henar comenzó el mes con un viaje de exilio programado a Oviedo, pero se lo pasó fenomenal en casa de los abus, hizo un montón de cosas y por supuesto pasó a saludar a su amiga Mafalda, que siempre la espera sonriente en su banco del Campo San Francisco.



Día 125: te echo mucho de menos 

Ni qué decir que me vino (o mejor dicho, nos vino) fenomenal esos días que estuvo fuera, para organizarnos y para estar todos más tranquilos, que realmente lo necesitábamos. Pero la verdad es que la eché taaaanto de menos. Aquí el dibujo que me hizo para el día de la madre, ¡puro amor!



Día 127: Primavera

Aunque le tengo una alergia horrible a la primavera, es taaaaan bonita…..




Día 136: El azul del Cantábrico

Y en el puente de San Isidro, nos fuimos al norte, que excepto la princesa, los demás no lo pisábamos desde Nochevieja y ya iba siendo hora. Pasamos tres días estupendos, el tiempo nos respetó e incluso pudimos acercarnos a la playa, no a bañarnos pero sí a pasear y pasarlo bien. Anticipo veraniego, en pocas semanas (yo ya voy tachando los días en el calendario) espero poder disfrutar de un merecido descanso de #veranoenelnorte.



Día 138: Athos, el perro más fiel 

No puedo olvidarme de nuestro fiel mosquetero, que es puro amor y apoya al núcleo familiar con su amor incondicional, acompañando en los mejores y los peores momentos.



Día 141: Deliciosidades peruanas

Y cuando el costillo se encontró con fuerzas, me lo llevé a disfrutar de la cocina de Gastón Acurio, y es que la comida peruana tiene algo muy especial, pero cuando está por medio este chef, ya es deliciosa y sorprendente a partes iguales.




Ni qué decir que la princesa ha descubierto una nueva pasión primaveral: la bici. Aquí la veis, totalmente equipada con su primera bicicleta entrenando para rodar y correr la Vuelta un año de éstos… Nos queda un verano muy bicicletero por delante.


Día 142: con bici y a lo loco 




Y debe de ser que las ruedas le gustan, porque no hay más que verla con su amigo Hugo, los dos de polizones en mi moto. Miedo me dan estos dos cuando crezcan….


Día 145: Dos polizones motorizados con mucho peligro




Nada mejor que cerrar el mes con un fin de semana segoviano. Pensábamos haber ido a Segovia a pasar el puente del 1 de mayo, pero como no fue posible, bueno es cerrar el mes con un paseo por los adoquines segovianos, en una ciudad llena de encanto.


Día 149: Segovia



Además, en mayo creo que he avanzado bastante con el Mindfulness (un mes de éstos os cuento algo más sobre el proyecto) y en general tengo la sensación de que ha sido un buen mes, que vino a cicatrizar los estragos de abril.

¡Adiós mayo! 
¡Bienvenido junio! 

2 comentarios:

  1. Un mes muy aprovechado y me alegra que haya sido mejor que abril. Ahora a por junio!
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  2. Sí, Margari, a ver qué nos depara el soleado junio!

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)