AL CINE CON NIÑOS: LA VIDA SECRETA DE TUS MASCOTAS

Este verano hemos ido a ver varias películas infantiles. Ya os hablé de Buscando a Dory y hoy toca hablar de La vida secreta de tus Mascotas. La conoceréis probablemente más con el nombre de Mascotas, sin más. Ha sido sin duda uno de los grandes estrenos infantiles de este verano y en mi casa, que no nos perdemos una (infantil, porque el cine adulto ya es otro cantar), por supuesto también hemos ido a verla este verano. 

Yo, que tengo perro, siempre he pensado a qué dedicará las horas muertas cuando está solo en casa. La verdad es que hace años se pasaba mucho tiempo solo, pero ahora está acompañado la gran mayoría del tiempo. Aún así, tengo claro a qué se dedica mi Athos, básicamente a dormir, roncar y dormitar en toda la extensión de dichos términos. Pues bien, parece que ése es uno de los perfiles más comunes de nuestras mascotas, pero no todos hacen lo mismo mientras no estamos en casa. Y aunque a nuestra vuelta están preparadísimos a la puerta esperándonos con todo su amor, parece que las lían pardas durante nuestra ausencia.

De eso trata esta película, me resulta sorprendente que a nadie se le haya ocurrido antes. Si ya en su día vimos lo que hacían los juguetes en la saga Toy Story, lo de las mascotas era un paso más en el mismo camino.


Max (diminutivo de Maximiliano) es el perro protagonista de esta divertida historia. Su dueña, Katie, lo cuida y lo adora, pasa momentos estupendos con él y su vida es fantástica, excepto cuando ella se tiene que ir a trabajar. Max se tira horas delante de la puerta esperando a que Katie regrese para darle su mejor bienvenida. Pero un día la cosa cambia, Katie aparece con un nuevo compañero para Max: Duke, un gran y ruidoso perro que acabará con la armónica vida de Max hasta aquel momento. Además, le hará salir de casa en ausencia de Katie y vivir una aventura casi épica.

Pero Max y Duke no están solos. En el fondo, casi todas las mascotas del vecindario, que sufren igualmente el abandono laboral de sus dueños, se conocen y se consuelan entre ellos. Así conoceremos a Gidget, Mel, Chloe, Buddy, Norman y Plumita (perros, gatos, pájaros y demás familia). Todos viven en el mismo edificio que Max y todos ellos se unen para rescatar a Max y a Duke cuando estos desaparecen durante el paseo en el parque. Y a ellos se les unirá Tiberius, un peligroso halcón que terminará haciendo buenas migas  con ellos (a pesar de querer comérselos bastantes veces). La aventura con la bella ciudad de Nueva York como telón de fondo está servida.

Eso sí, no lo tendrán fácil. En las cloacas de la ciudad, una especie de inframundo animal, viven cientos de animales resentidos contra los seres humanos que los abandonaron. Están liderados por un pequeño conejo, Pompón, de apariencia encantadora pero que es de lo más peligroso y además está tarado. Esa dualidad entre la comodidad de las mascotas queridas y el grupo de los olvidados hace que pensar.

En definitiva, la película resulta muy divertida, tiene buen ritmo y los niños (y también los mayores) la disfrutan (disfrutamos) mucho. Personalmente, me gusta además los mensajes subliminales que contiene. Entre ellos, una oda a la adopción de mascotas, ya que Max y Duque son adoptados, así como el no abandonar a nuestras mascotas. Desgraciadamente, la historia de Los Olvidados es la historia de muchísimos animales que cada año son abandonados. Caprichos de gente que un día se cansó y no volvió a pensar qué sería de aquellos pequeños. No puedo entender como hay personas que son capaces de hacer esto, yo no abandonaría a mi Athos por nada del mundo, él es un miembro más de mi familia y lo quiero con locura. No sabría vivir sin él.

Aunque el argumento es sencillo, la película sin duda funciona. Quizá a Max le falte un poco de chispa como protagonista y la historia podría haber dado más de sí, pero se deja ver y lo pasamos bien en el cine. Os lo dice alguien que se traga auténticos bodrios infantiles en la gran pantalla, por lo que encontrarse con una historia divertida en dibujos animados, aunque esté lejos de convertirse en una obra maestra… ¡me basta!

Si queréis ir a verla, aún la tienen en la cartelera en varios cines, estáis a tiempo. 



4 comentarios:

  1. Esta no la he visto aún, que ya mi hija va con sus amigas al cine y ya la vio. Así que esperaré a que salga en dvd para verla.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es entretenida, está bien hecha y además tiene algunos guiños para adultos, te gustará :)

      Eliminar
  2. Me la apunto para llevar a Hugo y a Pol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy divertida, Tracy, os va a gustar.

      Eliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)