AL CINE CON NIÑOS: EL PRINCIPITO, LA PELÍCULA

El sábado pasado volvimos al cine, a ver una infantil, como no podía ser de otra manera. Sin embargo, he de decir que quedé gratamente fascinada por la película, que está pasando sin pena ni gloria y que quizá no tenga tan buenas críticas, pero a mí me gustó muchísimo. Hasta el punto que cuando salga a la venta intentaré hacerme con ella, es una historia que me gustaría disfrutar muchas veces más.

Y la historia no es ni más ni menos que la del Principito, aunque algo tuneada. Que levante la mano quien no se haya embelesado alguna vez ante la estética de ese cuento, que por otro lado casi nadie entiende. Pero en esta película, los conceptos quedan mucho más claros: la magia de la infancia y ver la vida con los ojos de un niño. Sobre todo, no olvidar cuando crezcas.


El autor de “El Principito” fue Antoine de Saint-Exupery, un aviador francés que se estrelló en el desierto del Sáhara y tras sufrir varios días de alucinaciones sin agua y con una fuerte deshidratación, fue rescatado in extremis. Moriría años después en otro accidente aéreo, esta vez en el océano. Es la rescatada figura de este aviador (que alude claramente a Saint-Exupery) el protagonista de esta película, o mejor dicho el co-protagonista. El aviador es un anciano bastante lunático y muy especial, que nunca ha olvidado los días que pasó en el Sáhara, donde conoció al Principito y sus viajes desde su pequeño planeta. Muchos años después y ya cercano a la muerte, no ha olvidado y sigue viendo la vida con los ojos de un niño. Aunque a su alrededor, parece que el mundo de los adultos lo ha apisonado todo.

Pero el aviador recibirá un regalo inesperado en el final de sus días, una niña con la que poder volver a disfrutar el mundo en toda la grandeza que nos da la infancia. La niña, su nueva vecina, vive con una madre con un punto psicótico que quiere convertir su infancia en una interminable lista de tareas y que la hace estudiar de sol a sol durante el verano para que entre en una academia infantil pseudomilitar, mientras ella, habitante gris de un mundo gris de calles trazadas a escuadra y cartabón, se pasa la vida fuera de casa trabajando.


Afortunadamente, la niña conocerá al aviador y su vida cambiará por completo. Pasará a vivir mil y una aventuras y redescubrir la verdadera magia de la infancia, así como la historia del pequeño Principito. Basándose en la historia del libro, pero tuneándola y actualizándola, esta película consigue llegar al corazón y recordarnos la magia de la infancia y en el fondo de la vida. Personalmente, es una de las mejores películas infantiles que he visto en toda mi vida. Me ha encantado. 

3 comentarios:

  1. Pues no la he visto, pero ahora me has dejado con ganas de verla. A ver si está en los cines este finde aún.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Yo la fui a ver el sábado pasado, Margari, supongo que aún estará. Ha pasado sin pena ni gloria y la verdad es que es una película preciosa.

    ResponderEliminar
  3. Mis niños han disfrutado mucho con Ozzy!

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)