EL RETO DEL DISFRAZ DE HALLOWEEN 2016: FACILITO Y RESULTÓN

Llamadme loca, que lo cierto es que un poco sí que lo estoy, pero este año en Halloween voy a ir a lo simple. Y, curiosamente, muchas veces es precisamente lo simple lo que mejor funciona. Mi heredera de 4 años lleva semanas recordándome que este año va a necesitar muchos disfraces, léase: Uno para Halloween, otro para Navidad y otro para Carnaval. Eso por lo menos, mamá, si no sale ninguna fiesta más. No quiero ni pensar lo que voy a sufrir en su adolescencia si empezamos a este ritmo con esta edad.

Lo cierto es que llevamos un par de años haciendo el moñas en Halloween. Hace dos años, también me molesté cero patatero, la disfracé de brujaraña (un nuevo género) y la niña fue tan contenta. Os lo contaba por aquí, por si alguien tiene interés. El año pasado fuimos de bruja, que no estuvo mal. Eso sí, con un disfraz bastante cutrecillo comprado de segunda mano a través de Wallapop, pero que, como diría mi abuela, nos hizo el avío divinamente

Y este año, ya está aquí otra vez Halloween, y encima con exigencias infantiles. Qué queréis que os diga, a mí esta fiesta no me da ni fu ni fa, pero está claro que a más de una madre o padre le trae de cabeza (las búsquedas de disfraces para Halloween en esta época se disparan y este post que escribí hace un par de años es el más leído en mi blog en las últimas semanas). Se presenta así, de sopetón, en pleno cambio de tiempo, cuando nos estamos acostumbrando al otoño y a la rutina con un mamá necesito un disfraz para Halloween, y muchas veces directamente te pilla a contrapié o pensando en otras cosas.

Como lo simple, o la ley del mínimo esfuerzo, de momento sirve con una niña de 4 años, se me ha ocurrido que un disfraz de Rapunzel puede hacer bien las veces de un disfraz de bruja. Sí, y si no, para muestra un botón. Si miras primero el de Rapunzel y luego el de bruja, en realidad no son tan diferentes. Lo bueno del disfraz de Rapunzel es que además es reutilizable para Carnaval o cualquier otra fiesta de disfraces que se nos cruce. Y además, a mí me encanta Rapunzel, así que me gusta la idea de vestir a mi hija con su atuendo, eso sí, sin larguísima melena anexa, que para ir de bruja, no hace falta.



Dicho y hecho, sólo faltaba hacerme con un buen disfraz de la tienda Disney pero a precio low cost. Y para eso, Wallapop está genial, así que hace un par de semanas me hice con la joya por muy buen precio (y que conste que la app en cuestión no me paga publicidad, sino que soy una usuaria habitual y para este tipo de cosas, te saca de muchos apuros).

Ya sólo faltaba el gorro de bruja. Ahí me había planteado o bien coger uno básico del chino y tunearlo con algo morado para que pegase con el vestido, o ya veríamos. Pero aquí mi hija estuvo más creativa que yo, y en seguida recordó que su abu le había comprado en Disneyland París el gorro de bruja de Minnie, con orejas y todo. Es un modelo en rosa y morado, para ser más exactos, pero como no le he sacado foto, os hacéis una idea con éste.


Henar está como loca, todo muy chic y con punto rosa, bastante alejado de una bruja que dé miedo, pero mucho mejor así. El reto del disfraz de Halloween 2016 está conseguido. Empezaremos a pensar en el disfraz de Navidad. Seguiremos informando
  

2 comentarios:

  1. Así está bien, aprovechando y reutilizando disfraces. El gorro de bruja de Minnie está chulísimo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Keep it simple, as stupid, que dicen los british, y qué razón tienen! Lo simple suele funcionar mucho mejor.

      Eliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)