EL RETO DEL DISFRAZ DE HALLOWEEN 2017

Se acerca Halloween, sí esa fecha en la que las madres hiperventilamos en búsqueda de un disfraz para nuestros retoños con el que salir del paso como sea. Pero, ay amigo, que estos retoños crecen y ya van teniendo su propia personalidad y sus propios gustos. Reconozco que cuando mi hija (de 5 años) me dijo que no quería ir de bruja la entendí perfectamente. No porque ir de bruja esté mal, sino porque la pobre ha ido de bruja los dos últimos años y el año anterior incluso fue de brujaraña (sí, existe, podéis verlo aquí). En conclusión, que a pesar de los diversos posts que yo he escrito en este blog sobre posibles disfraces de Halloween, al final llegaba la fecha (situada por cierto en medio de la nada) y terminaba tirando del recurso disfraz de bruja porque era lo más sencillo

Reconozco que lo pensé y mi idea inicial fue disfrazarla de vampiro. Vi cosas muy chulas por Internet (el Pinterest que todo lo sabe sobre todo) y que eran sencillas y resultonas. Básicamente consistía en tunear una camiseta o chaqueta con alas de murciélago, maquillar un poco añadiendo colmillos extra y andando. 

Sin embargo, se cruzó en mi camino un vestido de HM muy rebajadito y que me iba a sacar del apuro. Aprovecho este momento para compartir con vosotr@s que en H&M hay cosas muy chulas para Halloween que te permiten salir del paso. No tengo ningún tipo de acuerdo ni promoción con esta marca, pero la verdad es que tienen cosas chulas y a buen precio y puede ser un buen recurso para quitarnos el tema disfraz de Halloween pronto sin sufrir pesadillas. Yo aquí lo dejo, por si a alguien le sirve. En mi caso el vestido probablemente fuese de Halloween (o no, quién sabe), pero yo me lo encontré por casualidad en las rebajas de verano: un vestido negro con una cara de gata en lentejuelas sobre el pecho. Se me encendió la bombilla y vi que con unos accesorios extra, iba a ser una equipamiento fantástico para la fiesta del día más terrorífico del año. Sí, mi hija llevaría un disfraz de gato de niña en Halloween. Ella tan contenta, que este año no va de bruja, y yo también, porque me he quitado otro desvelo tonto de la lista. 

Más o menos, la idea viene siendo la de esta foto, aunque en este caso las imágenes son de Internet y el vestido es de C&A, pero he visto que vestidos gatunos hay varios en diversas tiendas. Cualquiera mono y que no se vaya de precio creo que estaría bien. Personalmente, tengo mis dudas de que se lo vuelva a poner porque un vestido negro y con el corte que tiene el que yo le compré en HM no sé si se presta a otras ocasiones que no sea una fiesta de disfraces. 



En cuanto a los accesorios, en este caso sí me lo voy a currar un poquito. Tampoco mucho, pero sí lo suficiente como para hacer unas orejas de gato do it yourself y un rabo de gatita. Creo que terminaré escribiendo un post con el disfraz en sí una vez que se lo ponga en la fiesta de Halloween, pero no quería dejar pasar la oportunidad de compartir la idea, por si a alguien le puede servir de inspiración. 

Para las orejas de gato he tirado de una manualidad facililta e ideal para hacer con niños. Simplemente con una diadema de color negro, la customizamos con unas orejas hechas de goma Eva. Hay más opciones, también las puedes hacer con otros materiales como el fieltro (aunque en ese caso hay que coser, creo que lo de cortar y pegar es más fácil), papel o lo que se os ocurra. No tiene mucha ciencia. En nuestro caso las orejas por fuera son de color negro y el color de dentro es rosa. Simplemente hay que cortar un cuadrado un poco más pequeño del color interior y pegarlo en la parte delantera. Vamos, que con un ratito con cola, tijeras y un poco de creatividad y paciencia, tenemos unas orejas estupendas. Teniendo en cuenta que la gatita que tiene el vestido de Henar es gris plata con lentejuelas, pensé en poner la parte de las orejas de color gris, pero al final me decanté por el rosa, ya que ése era el color de las orejas por dentro de esa gata. Disquisiciones aparte, que hacer una diadema de orejas de gato es muy fácil y además un plan con niños estupendo. 

En cuanto a la cola de gato, ¿qué tal reciclar unos viejos leotardos? También serviría perfectamente un calcetín de adulto largo. Como además de manualidades se trataba también de reciclar, cogí unos viejos leotardos de Henar de color negro con estrellitas en plata. Ya no los iba a usar porque le quedan pequeños y no están en buen estado como para que alguien los aproveche. Sin embargo, para hacer de cola de gato están genial. Simplemente hay que rellenarlos con un alambre para darle forma y dentro del leotardo puedes meter algodón, relleno de cojín, papel higiénico enrollado... lo que se te ocurra. 

Mi hija está contenta yendo de gatita y yo también, sobre todo porque he salido del paso y ¡¡¡¡el reto del disfraz de Halloween 2017 está conseguido!!!!! 

Quizá te interese:

El reto del disfraz de Halloween 2015

El reto del disfraz de Halloween 2016

MIS TRUCOS DE AHORRO 8: LA ROPA DE LOS PEQUES

Sí, hago esfuerzos por hacer un consumo responsable, no comprar de más, no acumular más de los que necesito, ahorrar... Y sin embargo, en el tema de la ropa para mi hija he de reconocer que se me va la mano. Compro de más, más cosas de las necesarias, algunas se usan un par de veces o incluso alguna vez se han quedado con la etiqueta puesta y todo. ¿Y por qué lo hago? Pues no os creáis, que es una reflexión en toda regla que he tenido que hacerme a mí misma e interiorizarlo.

Mis razones, a grosso modo, son las siguientes:


1. Quiero que mi hija vaya mona

Hasta aquí es normal, casi todas las madres queremos que nuestros hijos vayan bien vestidos, se sientan bien con lo que lleven, vayan cómodos, tengan ropa para cada ocasión... Y en el caso de tener una niña la oferta se multiplica. Creo que las niñas tienen, de media, más ropa que los niños.


2. La oferta de ropa de niña en el mercado es mayor 

Compramos más ropa de niña porque es súper sencillo. La oferta en el mercado es mayor, ya que las madres de niñas solemos comprar más cosas para ellas y encontramos una oferta amplia en el mercado a la hora de elegir los modelos de nuestras hijas. Nos gustan tantas cosas y hay tanta variedad que al final pecamos más de la cuenta.



3. Las niñas (como mujeres en potencia que son) desarrollan antes sus propios gustos 

También estoy convencida de este punto. Mi hija tiene 5 años y cada vez tiene más claro qué tipo de ropa quiere y qué le gusta. En el caso de los niños, hay un poco de todo, pero normalmente al niño, de media, le suele dar igual qué le pongas. Las niñas muy pronto empiezan a elegir sus colores favoritos, sus prendas favoritas, sus iconos preferidos... Si ya como madre compras de más, ellas ayudan a que sigas comprando o aumentes las compras


4. Comprar en rebajas te hace ahorrar dinero pero muchas veces compras más de lo que necesitas

Yo soy de las típicas madres que aprovechamos ofertas, compramos con antelación, aprovechamos las rebajas para pertrecharnos de ropa para el año siguiente... Todo eso está genial porque te ahorras un buen dinero (os lo aseguro), pero también tiene el riesgo de que no aciertes del todo con el volumen de ropa que necesitas. A veces, te faltan ciertas cosas que terminas comprando en temporada, pero en realidad cuando sacas toda la ropa te das cuenta de que tienes demasiadas camisetas o pantalones de una determinada talla. Al final, has comprado de más. 


5. La ropa de niños pequeños ocupa poco espacio

Dicho así, parecerá una tontería o una verdad de perogrullo, pero es una verdad absoluta diría yo. Una verdad que además hace que compres mucho, porque como ocupa poco espacio, en realidad no te parece que estés comprando tanto. Cuando los niños van creciendo, su ropa comienza a ocupar más espacio y te vas dando cuenta de ello, porque donde antes cabían cinco prendas, ahora caben la mitad o menos. Pero cuando son pequeños, compras y acumulas casi sin medida. 


Una vez que ya sabes cuál es tu realidad y por qué estás comprando de más, pongamos en práctica algunos trucos o consejos para comprar lo que de verdad necesitas, hacer un consumo mucho más responsable y ahorrar





Aquí van mis 10 trucos de ahorro con la ropa de los niños: 


1. Haz una lista de necesidades reales 

Éste debe de ser sin duda el primer paso y el primero que yo muchas veces incumplo. No te dejes llevar por estímulos externos y haz una lista real de cuánta ropa necesita de verdad tu hijo o tu hija. Hazte preguntas como ¿lleva uniforme en el cole?, ¿cuántos pantalones, jerseys, camisetas necesita de verdad?; En cuanto a la ropa de fin de semana, exactamente igual, ¿cuántos vestidos o abrigos va a ponerse de verdad?, ¿es posible que tenga diez modelos diferentes y que algunos de ellos se pongan un par de veces o se queden sin estrenar? Si haces una lista ajustada a la realidad, estarás comprando lo que realmente necesitas, haciendo un consumo responsable y además ahorrando. Lo demás es engañarse a uno mismo e incumplir todos estos propósitos. No pasa nada si luego necesitas algo que no hayas tenido en cuenta en la lista porque se te haya olvidado, se haya roto, lo necesite o simplemente te haga ilusión a ti comprarlo o a él o a ella tenerlo y ponérselo. Eso lo podrás comprar más adelante, regalárselo como algo especial o aprovechar incluso un regalo que quieran hacerle los abuelos o que le traigan los Reyes. Todo eso también es ahorro.

En este apartado, he decir que en mis necesidades reales, más allá del minimalismo existe un concepto clave: comodidad. Además, para mí, la comodidad ha de entenderse en un doble sentido: cómodo para ti y cómodo para ellos (cómodo para mí y cómodo para mi hija). ¿Qué significa eso? Pues que los niños deben ir cómodos y contentos con la ropa que llevan, pero tú debes de estar cómoda también: verlos bien, tener ropa suficiente para no entrar en el caos etc. Mi hija probablemente tenga más camisetas de las que necesita, pero eso a mí me hace posible poner la lavadora cuando se llena y no tener que andar limpiando la ropa a toda prisa porque se ha quedado sin camisetas. Aquí, cada uno pone en práctica sus propios trucos.


2. Practicidad al poder 

Decía antes que los niños deben ir cómodos pero nosotros debemos de ser prácticos. Para ello, comprar ropa ponible es fundamental. Lo de ponible es un término que utilizaba mi madre, cosas que de verdad se vayan a poner y les vayan a sacar partido. Para ello, puedes echar mano de trucos de toda la vida como comprar básicos, prendas que combinen entre sí, cosas que sepas que realmente les van a dar uso y por supuesto que sean prácticos y cómodos para ellos. En este punto, si quieres que se pongan algo y que les saques mucho partido, además de sentirse cómodos, seguro que si les gusta querrán ponérselo más veces, así que ser un poco flexibles y comprarles cosas que ellos quieran (con princesas, superhéroes o lo que quiera cada niño), permite acertar y sacarles rentabilidad.


3. No te dejes llevar por las ofertas 

Entono el mea culpa, hasta este año yo me dejaba llevar por las ofertas. Compraba muchas veces online en últimas rebajas y lo iba amontonando en un cajón. Cuando al año siguiente sacaba la ropa siempre tenía camisetas o pantalones de más y a veces incluso de tallas que se habían quedado pequeñas. Tener clara tu lista siempre está bien. Puedes comprar cosas extra o darte caprichos, pero al menos debes ser consciente de ello, no encontrarte con que has comprado de más por ahorrar dinero.

A este respecto, más allá del ¿de verdad lo necesita?, que está claro que es fundamental, también debemos enjuiciar la propia oferta. Puede ser que esté tirado de precio pero que no te guste del todo, que a tu hijo no le vaya a gustar, que probablemente se lo pongas dos veces o que sea de mala calidad. No todas las ofertas merecen de verdad la pena, piénsalo antes de comprar, y especialmente en el caso digital, que lo de darle a un botón es demasiado fácil y nos hace comprar por impulso.



4. Ojo con las tallas, no compres para dentro de demasiado tiempo 

Esto es otra de las cosas en las que yo picaba. De pronto encontraba algo en rebajas que me gustaba mucho y lo compraba, pero como no tenían la talla que utilizaba mi hija en ese momento o que iba a utilizar a la temporada siguiente, pues compraba algo mucho más grande, porque ya le llegaría la hora. Pues bien, craso error. Cuando llegaba la temporada, te olvidabas de que tenías en el armario aquella prenda y cuando te acordabas era demasiado tarde y le quedaba pequeña. O si te acordabas cuando le valía, tenía demasiada ropa y esa prenda estaba de más. Con los zapatos aún es peor, porque de repente les crece el pie dos números en un año y al siguiente uno solo, o al revés. Las posibilidades de que cuando quieras ir a ponérselos no le valgan se multiplican.



5. Haz un mix entre calidad y ropa de tralla 

Está muy bien tener ropa de calidad, pero en el caso de los niños muchas veces necesitas mucha ropa de tralla que te saque del apuro, especialmente si van al cole vestidos de calle, es decir, no llevan uniforme. Necesitarás muchos leggins, camisetas, pantalones de deporte etc. Cosas que muchas veces no llegan a quedarles pequeños, sino que se rompen antes. Y sí, no hay ropa, por mucha calidad que tenga, capaz de aguantar meses de parque, de tirarse por el suelo, de rebozarse en todo... Hay manchas que no salen, roturas que no tienen solución... Para eso, la ropa de tralla es lo mejor. Prendas baratas, monas y que según se vayan destrozando, las vamos cambiando por otras. C'est la vie, y en el caso de los niños mucho más.

Pero es cierto que hay ciertas prendas en las que merece la pena invertir en calidad. Para mí, el calzado es fundamental. Merece la pena que los niños utilicen buenos zapatos (cómodos y de calidad), tanto para el día a día como para los días especiales. También merece la pena invertir en buena ropa de abrigo, teniendo además un abrigo para el día a día y otro para los fines de semana y ocasiones más especiales. Y como mamá de niña que soy, me gusta que mi hija lleve cosas monas, vestidos chulos y algunas prendas especiales más allá de la ropa de tralla de los días normales.



6. Compra de un año para otro 

Comprar de un año para otro te permite ahorrar muchísimo dinero y además tener un porcentaje de error pequeño. Ya sabes que tu hija necesitará un nuevo abrigo el próximo año, mejor comprárselo ahora y ahorrarte un porcentaje del precio, o aprovechar para comprarle algo mejor ya que está rebajado. Cuando éramos pequeños, nuestras madres llevaban lo de la compra anticipada al extremo, porque al final terminábamos utilizando la ropa tres años: el primer año te quedaba enorme, el segundo te quedaba bien y el tercero pequeña. No me gusta exagerar, me gusta que mi hija lleve ropa adecuada a su talla y hacerlo con mayor antelación de un año vista es complicado.



7. Revisa tu armario y da segundas oportunidades

Muchas veces compramos por comprar y no le sacamos todo el partido que podríamos a lo que tenemos en el armario. En el caso de los niños más aún, ya que muchas prendas se les quedan pequeñas cuando están prácticamente nuevas. Sin embargo, hay segundas oportunidades que podemos darles; por ejemplo: un vestido corto, sirve perfectamente de camiseta al año siguiente con unos leggins debajo; los pantalones pirata son cada vez más una tendencia al alza, o podemos convertir unos pantalones largos en cortos con poco trabajo y un poquito de imaginación; las camisetas ya un poco más viejas sirven perfectamente como parte de arriba de pijama y así con un montón de cosas más. La verdad es que si buscas en Internet ves un montón de opciones para sacarle mayor provecho a la ropa y darle una segunda oportunidad para que les valga algunos meses más o una temporada entera más. Es importante dar una vuelta profunda a los armarios y cajones y rescatar ropa que a priori habíamos olvidado o desechado sin más.


8. Recicla y customiza 

Va un poco en la línea de lo anterior, hay veces que reciclando o costumizando puedes darle una segunda vida a o una prenda. Os conté en este post la pasada primavera cómo customicé unos pantalones para salvarlos y que pudieran durar un poquito más, ya que estaban perfectos pero tenían agujeros en las rodillas. Otra vez Internet será sin duda tu mejor aliado, porque hay mil ideas para customizar, reciclar y darle una nueva vida a tus prendas. Ahora, cada vez que voy a tirar una prenda ya inservible que no está en buen estado, veo qué puedo sacar de ella. Me quedo con todo lo reutilizable: cremalleras, botones, adornos... y el resto lo meto en una bolsa y lo llevo a reciclar al H&M. En el caso de los niños muchos de esos adornos que tiramos con las prendas sin más, nos permiten customizar y hacer cosas chulas.




9. Prendas que sirven para varias estaciones 

Esto es fundamental y muchas veces ni lo pensamos. Hay prendas a las que podemos sacar mucho más partido porque se pueden usar prácticamente en cualquier época del año. De hecho, es bueno tenerlo en cuenta en la planificación cuando compramos ropa de una determinada temporada. Por ejemplo, hay chaquetas que sirven para entretiempo, para el verano en el norte y para llevar en invierno encima de una camiseta y debajo de un abrigo. Busquemos ropa transversal, como yo la llamo; los niños crecen deprisa y cuantas más oportunidades tengamos de ponerles algo mucho mejor, porque estaremos sacándole partido a la prenda y además ahorrando al no comprar otras prendas más.



10. La segunda mano: compra, vende, intercambia 

Soy muy fan de la segunda mano y me alegra ver que poco a poco va calando en este país y ya no se la repudia como hace pocos años. En nuestra época era algo habitual heredar de familiares y amigos pero luego en este país creímos que nos habíamos hecho ricos y empezó a ser mal visto. Yo utilizo la segunda mano, compro y vendo muchas cosas a través de plataformas de internet, eso sí, compro y vendo cosas en buen estado. A mi hija Henar le he comprado dos o tres abrigos maravillosos, un vestido fantástico para ir a una boda, o zapatos nuevos que se habían quedado pequeños. Y lo mismo digo, he vendido de todo, ropa que casi no se ha puesto, con etiquetas, disfraces... Si además tienes amigas o conocidas que tienen niños, ¿por qué no intercambiar o donar cosas? Es bueno para todos.


Si lo pienso, al fin y al cabo se trata de aplicar la lógica y los principios de la Pirámide de Consumo Responsable. Os hablé de ella hace tiempo, la tenéis linkada aquí. Se trata de unos principios totalmente lógicos: pensar antes de comprar. Y para ello, plantearse los siguientes pasos: utiliza lo que tienes, toma prestado, intercambia, vende a través de segunda mano, hazlo tú mismo y si ninguna de las anteriores funciona: compra. 


Si te interesan más trucos de ahorro, puedes encontrar más posts sobre esta temática aquí

MADRID CON NIÑOS 38: LAS FIESTAS DEL BARRIO

Yo vivo en el Barrio del Pilar y en Madrid, somos muy de barrio. Nos gusta mucho el barrio en el que vivimos (da igual de dónde seas, en seguida desarrollas ese sentimiento), pero especialmente cuando llegan las fiestas. Como su propio nombre indica el Barrio del Pilar celebra las fiestas de la Virgen del Pilar y justo ahora estamos en plena verbena. Es cierto que, en ocasiones, puede resultar algo molesto por el ruido, las concentraciones de gente etc. pero también que las fiestas del barrio suelen ser estupendas oportunidades para disfrutar de Madrid con niños. 

Os puedo hablar de las Fiestas del Barrio del Pilar como tales, pero en realidad esto se puede aplicar a cualquier barrio de Madrid que celebre sus fiestas. Varios de ellos las celebran en San Isidro, otros en verano... Madrid es amplio y diverso y la oferta de ocio de las fiestas de los barrios también


Todas ellas suelen tener una zona de feria con atracciones para distintas edades. No hace falta decir que los niños se lo pasan fenomenal subiéndose a todo este tipo de cosas. En el caso del Barrio del Pilar, la zona de feria es muy amplia, se sitúa en el lateral de la M-30, justo detrás de La Vaguada y puedes encontrar de todo: atracciones para niños de diversas edades (desde los más pequeñitos hasta los más grandes) y también para adolescentes y los mayores que disfruten con este tipo de atracciones. De hecho, he de decir que yo le tengo especial afecto a la gran noria, que ponen año tras año y que veo desde mi ventana, de manera que cuando nos subimos a ella, arriba del todo, además de las Cuatro Torres, también vemos nuestra casa, hace mucha ilusión.


Dependiendo de cada fiesta, también es habitual encontrar una zona de comida, que aquí ya puede gustar más o menos. No soy nada fan de la comida de feria porque suele ser grasienta y un poco asquerosilla para mi gusto, pero sé de gente a quien le encanta, así que dicho queda. Personalmente, más allá de un algodón de azúcar o unos churros, que a los niños les suele hacer ilusión, soy partidaria de comer en otro lugar.

En algunas ferias también existe un mercadillo. En las fiestas del Barrio del Pilar también existe, aunque está separado de la zona de feria, en concreto empieza justo delante de la entrada de los cines de La Vaguada, en la zona del parque. En los mercadillos de las ferias y las fiestas de los barrios puedes encontrar de todo: artesanía, gastronomía, cosas de los más pintoresco... A quien le gusten los mercadillos, siempre puede ser un aliciente adicional.

Por último, las fiestas de barrio suelen tener también un programa de actividades. Entre ellas, habrá probablemente algún concierto, algún evento deportivo e incluso actividades específicas para niños, como talleres, obras de teatro, cuentacuentos  etc. Podéis acceder al programa completo de las Fiestas del Barrio del Pilar 2017 aquí. De la programación de este año me resulta muy interesante para llevar a mi hija a la II Carrera de Autos Locos del Barrio del Pilar, ya que no fuimos a la primera y puede resultar cuanto menos curioso, veremos cómo de aglomerada está.

Y por supuesto, un fin de fiesta en toda regla tiene que tener chocolatada y fuegos artificiales. Y siendo en Madrid, hasta una verbena de chotis o pasodoble si se tercia :D 

En definitiva, ahora que mi hija ya empieza a ser un poquito más mayor, creo que haremos tour por las fiestas de los barrios de Madrid, y por supuesto empezando por la de nuestro barrio. Eso sí, mi recomendación es disfrutar de las ferias con niños fuera de hora punta; por supuesto evitando las noches (donde hay mogollón de gente y puede ser hasta peligroso). Las tardes entre semana, sobre las 6, suele ser una hora estupenda para disfrutar de las atracciones. Además, no sé si ocurre en todas las ferias, pero al menos en las del Barrio del Pilar existe el Día del Niño. En concreto este año han sido lunes 9 y martes 10, suelen ser varios días entre semana, y en esas fechas las atracciones para los niños cuestan normalmente la mitad que cualquier otro día. Supone un ahorro importante, que los planes con niños al final siempre suponen un desembolso y en el caso de las atracciones, que nunca tienen fin (si fuese por ellos se subirían a todo), te puedes ahorrar unos cuantos euros, que no viene mal.

Sin duda un buen plan de Madrid con niños son las fiestas de los barrios.


NOTA: La foto está sacada de Internet

Si te ha gustado este post, más abajo puedes darle a Compartir en tus redes sociales y hacerlo llegar a quien creas que le pueda interesar. GRACIAS! 

LONDRES CON NIÑOS

El verano pasado estuvimos cinco días en Londres, fuimos toda la familia, con mi niña de 5 años incluida. Sé que hay mucha gente a quienes no les asusta viajar con niños a una gran ciudad pero otros que ni siquiera se lo plantean porque les parece un imposible. No es así, con niños de 4 ó 5 años en adelante es relativamente sencillo. Simplemente hay que amoldarse a su ritmo y hacer una lista en la que incluyamos cosas de mayores pero también cosas específicamente para ellos. Londres puede ser sin duda un destino fascinante para peques y mayores y estoy dispuesta a demostrarlo con este post y nuestra experiencia. 

Hace un par de meses os escribí, precisamente respecto a este viaje un post con mis aprendizajes sobre viajar con niños. Os recomiendo que le echeis un vistazo, son cosas sencillas pero que merece la pena recordar. 

Nosotros pasamos cinco días en Londres con sus cuatro noches. Para ello lo fundamental era la comodidad y eso pasaba por escoger un hotel cómodo y céntrico. Como os podéis imaginar, eso conllevaba más dinero, y Londres ya es de por sí muy caro, así que decidimos invertir en un hotel cómodo,  un Ibis, que ya sabes lo que vas a encontrar (y por cierto en este las habitaciones familiares eran increíbles y enormes) y situado muy cerca de la noria, céntrico y muy bien comunicado. 

Otro de los puntos de comodidad a los que le dimos prioridad fue respecto a los desplazamientos. Para ir y volver al aeropuerto cogimos traslados en coche con conductor, sale un poquito más caro que el transporte público pero mejor que el taxi y lo puedes gestionar antes de salir de España, resulta muy cómodo y te evitas recorrerte Londres con niños y maletas. Para los días que paséis en Londres, sin duda los autobuses rojos serán también vuestro mejor aliado, la red de autobuses de Londres es inmensa y seguro que encontrarás un autobús que te lleve donde desees ir.  El trayecto es de lo más económico  (1,5€) y con la Oyster Card si coges varios autobuses al día no te gastarás más de 4,5 euros. A los niños les encanta subirse a un autobús rojo y se causarán menos y podréis ir a más sitios y ver muchas cosas interesantes.  

Aquí va la lista de mis recomendaciones sobre cosas que hacer con niños en Londres.



1. The London Eye, la noria de Londres

Pongo este plan el primero porque yo tenía clarisimo que nos iba a encantar. Personalmente, había estado dos o tres veces en la noria en viajes anteriores pero este era el primer viaje con mi hija. Saqué las entradas por Internet antes de viajar a Londres, para mí es mucho mejor que hacer colas en taquilla, puedes elegir el día y la hora. Teniendo en cuenta que la noria estaba a un paseo de unos 15 minutos desde nuestro hotel, era un plan estupendo para una mañana, la más calurosa y soleada que tuvimos, por cierto. En nuestro caso sacamos la entrada por la web oficial y cogimos la que incluía noria y crucero por el Támesis.  El crucero sí tenía una hora fija, pero a la noria podíamos acceder con esa entrada cuando quisieras a lo largo de ese día, una única vez, eso sí.  Decidimos acceder primero a la noria,  prácticamente sin colas, y después nos fuimos de crucero. El trayecto en noria dura una media hora, pasa volando y es estupendo. A mi hija le encantó y le gustaba ver sitios reconocibles para ella, como el famoso Big Ben

Cuando salgáis de la noria, la zona de Bank está fenomenal y pilla al ladito. Es genial para desayunar, comer,  tomar algo... tiene una zona con bancos muy curiosos de color naranja frente al río, con forma de toboganes, en los que los niños lo pasan muy bien. También hay muy cerca un pequeño mercado de libros de segunda mano donde podéis encontrar cosas chulas. Henar se compró un libro de actividades muy guay por una libra, y en inglés of course! 



2. Crucero por el Támesis

Cómo os acabo de contar, la entrada doble que saqué por Internet antes de viajar a Londres incluía el paseo en noria y el crucero por el río Támesis. Este crucero fluvial lo elegí precisamente porque creí que a mi hija le iba a encantar, ya que habíamos hecho otros pequeños cruceros fluviales en otras ocasiones (por ejemplo en Sevilla o en la ria del Eo este verano después) y a mí hija le encantó la experiencia. Pero debe de ser que ese día o estaba cansada, o eran demasiadas actividades, o no le convencía el plan, pero vamos, que estuvo protestando sin parar. Teniendo en cuenta además que hacía mucho sol y calor (sin duda la mañana más calurosa), el plan no salió como yo esperaba.

Aún así, creo que merece la pena y que los niños lo pueden pasar bien, el paseo dura unos 45 minutos, sale del embarcadero de al lado de la noria y llega hasta el Tower Bridge, de la vuelta y se acerca hasta un poco más allá del Big Ben y del Parlamento Británico y vuelve a dar la vuelta ya para regresar al punto de salida. En este viaje veréis algunos lugares emblemáticos de Londres como la Tate Modern, The Globe, el Puente del Milenio, la Torre de Londres, la Catedral de San Pablo... Vamos, otra perspectiva de Londres muy interesante y diferente. 


3. De excursión en un autobús rojo de dos plantas

Esto sí que es el súper plan, y menos mal, porque nos hartar esos de coger autobuses rojos. Pero si eso de subirse a la parte de arriba nos mola a los mayores, a los peques ya ni os cuento. Me refiero a los autobuses urbanos de Londres que hacen las líneas habituales, aunque también tenéis la opción de subir a un autobús turístico,  también normalmente rojo y de dos plantas. Nosotros cogimos los urbanos prácticamente para todo, algunos trayectos más o menos cortos, pero otros bastante largos como para ir hasta Notting Hill y su conocido mercadillo dominical de Portobello, o al British Museum o desplazarnos desde Hyde Park a Picadilly Círcus entre otros. Lo dicho, un gran plan que los niños disfrutan mucho. Sacaros la Oyster en cualquier estación de metro, la aprovecharéis seguro, y más si vais con niños. 


4. Museos en Londres: Tate Modern

En realidad llegamos a visitar tres museos en este viaje: la National Gallery, el British Museum y la Tate Modern, pero, siendo sincera, la única que dio verdadero resultado fue esta última. He llevado a Henar a varios museos en Madrid y por ejemplo el Sorolla le encanta, pero me temo que sus cinco años aún son muy pocos para llevarla a uno de los grandes museos y pretender que le encante y que esté allí horas y horas. Eso pretendía su padre, pero claro, no le salió nada bien. Ir fuimos al British y a la National Gallery, pero de aquella manera. Su padre se dio un paseo rapidito mientras yo la entretuve como podía,  entre más quejas que otra cosa a decir verdad, porque claro, la niña se aburría.  

Con la Tate Modern salió algo mejor porque a ojos de un niño algunas de sus obras son más comprensibles para ellos, más entretenidas. Además, el edificio en sí también les resulta más interesante y sobre todo las estupendas vistas desde la cafetería. Desde aquí os recomiendo encarecidamente que, si vais a visitar la Tate Modern, con o sin niños, subáis a la cafetería porque las vistas son fantásticas, incluso en un típico día gris y lluvioso londinense, como el día que nosotros fuimos.



5. Los parques de Londres: Hyde Park y St James

Londres tiene muchísimos parques estupendos pero, para mí, dos imprescindibles son Hyde Park y St James Park. Es cierto que hay muchos más, pero para mí, estos dos, por céntricos y con cosas chulas, son los que no debes perderte por nada del mundo. Hyde Park tiene de todo: un lago, kilómetros de césped donde pasar un rato estupendo al sol, unos preciosos jardines italianos que a mi hija le encantaron y ¡¡¡la estatua de Peter Pan!!! Os decía antes, cuando hablaba del Big Ben, a los niños les encanta encontrarse con lugares reconocibles para ellos. Si hablamos de Londres con cualquier niño o niña saldrán muy posiblemente el Big Ben, los autobuses rojos de dos pisos y por supuesto Peter Pan, todo un símbolo para los niños. Lo que muchos adultos desconocen es que la estatua de Peter se encuentra en el corazón de Hyde Park, cerca de los jardines italianos y acercarse a ver a su pequeño ídolo suele ser un momento mágico para ellos. Desde luego, para mí hija Henar lo fue. 

Ni qué decir de St James y sus patos, ánades, ansares y aves de todo tipo, que no dudan en salir a saludar y a comer casi de la palma de tu mano si hace falta. Es todo un espectáculo.  Y si con eso no fuese suficiente, también veréis un montón de ardillas preciosas. 



6. De mercados: Covent Garden y Portobello

Londres no sería lo mismo sin sus mercados, y hay muchísimos: Covent Garden, Portobello, Candem, Leadellhall, Borough etc. Nosotros en esta ocasión no incluimos Candem en nuestro listado de sitios a visitar (recortado previamente por exigencias del guión al ir con una niña de 5 años, aunque hubiese sido bonito ir a Little Venice). Y entre los demás,  nos quedamos con Covent Garden y Portobello. El mercado de Portobello en el barrio de Notting Hill para mí era un imprescindible pero este año me desencantó, prácticamente no quedaba nada de su esencia y de como yo lo recordaba. A mi hija no le dio ni fu ni fa si os digo la verdad, menos mal que a la vuelta fuimos a ver a Peter Pan y entre esa visita y la de los jardines italianos, la cosa se encauza bastante. 

Covent Garden es otra cosa, para mí es probablemente el lugar con más encanto de Londres. Hay bares, tiendas, mercados, música en la calle... ideal para cualquier niño. Si conocen la película de Mary Poppins, les gustará también reconocer Covent Garden como uno de los lugares de la película. Nosotros visitamos Covent Garden dos veces en nuestro viaje: el primer día para cenar y otro día a mediodía.  A todos nos gusta Covent Garden


7. Tiendas imprescindibles: Hamleys y Disney Store

Londres también tiene lugares fantásticos especialmente para los niños. Su famosa jugueteria Hamleys en Regent Street es imprescindible, un montón de plantas llenas de miles de juguetes, se les harán los ojos chiviritas. Debéis saber que, como casi todo en Londres, es clarisimo,  llevar presupuesto porque es muy posible que algo caiga. 

En el caso de mi hija, muy fan de Disney, fue ver la Disney Store en Oxford Street cuando pasábamos por delante en el autobús rojo y la urgente necesidad de bajarse hizo aparición.  Nos bajamos, se lo pasó en grande, se hizo fotos con un Mickey y un Donald de peluche más grandes que ellas ataviados como Guardias de Gales (los típicos guardias de la Reina y del cambio de guardia), se subió a la gran carroza de Cenicienta y salió de ahí con una nueva conquista: un Mickey Beefeater que le acompañó el resto de días en Londres


8. Eventos al aire libre

En esto Londres, como gran metrópolis, es un auténtico filón. Es habitual encontrarse músicos callejeros, conciertos al aire libre o eventos por doquier. Nosotros hallamos varios sin buscarlos. Creo que el más llamativo y divertido fue el domingo en que cortaron al tráfico Regent Street entre Oxford Street y Picadilly y a lo largo de la calle había un montón de eventos, entre ellos zumba y aerobic para adultos y niños. Mi hija Henar se lo pasó fenomenal, teníais que verla dando saltos y haciendo acrobacias. Fue un rato fantástico y para nada premeditado, pero no por ello menos estupendo.  


9. Sitios chulos que aparecen en cualquier lugar

Londres está lleno de sitios chulos que aparecen dónde y cuándo menos te lo esperas. Es cierto que para los niños las cosas chulas a veces son de lo más simple y que si no ves el mundo con ojos de niño te pasarán desapercibidas. Mi hija disfrutó enormemente con una pastelería maravillosa que encontramos por casualidad cerquita del hotel en una calle nada turística. Pero también se encandiló con una fuente homenaje a Canadá que hay cerca del Palacio de Buckingham, pasamos del cambio de guardia, pero pasamos un rato estupendo a la sombra haciendo caer hojas por la cascada.  O con los bancos naranjas enfrente del río con forma de toboganes.  En cualquier lugar puede saltar la magia, vívela y disfrútala.  


Hay muchos otros lugares y cosas que, a priori, nos habría gustado ver en este viaje, pero quizá para la próxima. Yendo con niños hay que reajustar las listas de planes y adaptarnos a su ritmo. No importa que queden cosas por ver o por hacer, así tenemos razones para volver y además en el viaje, adaptándolo a las necesidades de los niños, nos sorprenderemos con cosas que no esperábamos.

Desde luego este viaje a Londres resultó fenomenal. Además, lo dicho, con niños a partir de 4 o 5 años ya resulta mucho más fácil. Hay un montón de sitios diferentes donde comer, cosas que hacer, y cualquier parque parar pararse. Londres es una gran aventura para ellos y también para nosotros

Si te ha gustado este post, más abajo puedes darle a Compartir en tus redes sociales y hacerlo llegar a quien creas que le pueda interesar. GRACIAS! 

VIERNES VITALES 70: ESCRIBE TU AGRADECIMIENTO

Me he dado cuenta de que en esta sociedad loca en la que vivimos a un ritmo altísimo, se nos pasa la vida sin pararnos en lo importante. Lo peor de todo es que es algo obvio y más aún, parece que lo tenemos asumido. Y por ello, no pasa nada. Yo creo que sí pasa... y mucho.

El caso es que una de esas cosas que olvidamos en el camino son los agradecimientos. En primer lugar, tenemos metido en nuestro código de pensamiento que la vida es eso y que el agradecimiento no es necesario. No nos sentimos agradecidos por cosas que consideramos normales: tener agua caliente para ducharnos cada mañana, tener comida y además la nevera llena, una cama calentita donde dormir... Y luego por supuesto todo lo demás. Vivimos una de las mejores épocas en cuanto a comodidad y recursos a nuestro alcance y sin embargo ni sabemos agradecerlo ni siquiera conseguimos ser felices. De los índices de infelicidad del mundo occidental ya hablaremos en otra ocasión.

Por ello, me he puesto como meta escribir mi agradecimiento. Lo haré en tres vías:


La libreta del agradecimiento

En ella iré apuntando las pequeñas o grandes cosas que me ocurran y por las que me siento agradecida cada día. Lo idóneo sería hacerlo diariamente, quizá me plantee coger una pequeña libreta para llevar en el bolso o algo similar. Pero si no, al menos debería hacer una recapitulación semanal, para darme cuenta de todas las cosas buenas que me pasan y por las que debo de estar muy agradecida.



La reflexión nocturna

Es algo a lo que no nos han enseñado en nuestra infancia, pero que muchos coachs recomiendan. Justo antes de irnos a la cama dedicar cinco minutos a repasar el día, diciendo en voz alta (o escribiendo), qué nos ha gustado de ese día, qué no nos ha gustado y por qué nos sentimos agradecido. Quizá pueda unirlo a la libreta del agradecimiento y dejarlo reflejado en esos minutos. Aunque lo de llevar una pequeña libreta en el bolso cada vez me parece que está mejor.


Escribir cartas o notas de agradecimiento 

Otra de las cosas que no hacemos y que deberíamos hacer. A todo el mundo le gusta recibir un agradecimiento, sea por una ayuda específica o porque valoran algo de nosotros. El caso es que tampoco estamos acostumbrados a hacerlo y, cuando lo hacemos, utilizamos medios tan fríos como un email o un whatsapp. Las notas de tu puño y letra tienen mucho más valor. Si en lugar de ser una simple nota es ya una carta, ni te cuento. Es otro de los propósitos que quiero poner en práctica, escribir más, decirle a la gente que quiero que les quiero y que lo tengan por escrito, y agradecerles todo lo bueno que me dan de manera tan desinteresada y lo importantes que son para mí.

¿Qué os parece esta reflexión sobre el agradecimiento? Estoy ansiosa por leer vuestros comentarios ;)

¡¡¡¡GRACIAS DE CORAZÓN!!! 

DIY: CORONA DE HOJAS DE OTOÑO

El domingo pasado, después de visitar el Teleférico y comer fuera, tocaba quedarse un ratito en casa y reponer fuerzas. Me gusta quedarme en casa los domingos por la tarde precisamente para eso, cargar las pilas para la semana. Pero con una niña en casa, no quiero tirar de tele y que pasen las horas muertas. Por eso, como ya sabéis los que me leéis por aquí,  las manualidades suelen ser uno de nuestros mejores planes para compartir tiempo juntas. Lo pasamos genial, le echamos creatividad, buen humor y aprendemos y nos divertimos. 

En este caso decidí sobre la marcha la manualidad de la tarde, ya que era algo que no había previsto antes. Por eso, tuvimos que coger lo que teníamos en casa. Es cierto que en mi casa suele haber un poco de todo y goma Eva nunca nos falta. También es verdad que nos hubiese venido de perlas tener goma Eva (o foamy) de color marrón, pero lo dicho, como fue sobre la marcha, tiramos con lo que teníamos por casa. Y en este caso, con goma Eva de color rojo, naranja y amarillo, algunos de los colores fundamentales del otoño,  tuvimos que apañarnos. El resultado creo que quedó bastante bien :) 



La inspiración vino de Pinterest (como muchas de las veces si soy sincera), había bastantes manualidades de otoño para elegir (de hecho creo que os escribiré un post sobre manualidades otoñales más adelante porque he encontrado muchas cosas chulo para hacer con niños. 

La manualidad de la tarde fue una corona de hojas de otoño. Pequeñas cositas de hazlo tú mismo o el do it yourself (DIY) que son planes con niños muy chulos porque ellos se involucran y nos ayudan mucho. Según Henar va creciendo cada vez se involucra más y lo hace genial. En este caso, yo dibujé y recorté pero a la hora de colocar,  pegar, poner ojitos y dibujar sonrisas mi pequeña princesa es una crack. La podíamos haber hecho con hojas de otoño de verdad, tal como las podemos recoger del parque o pintándolas de colores. Pero como se trataba de no salir de casa, podíamos hacerlo con cartulinas o con goma Eva, como finalmente fue el caso. Es facilito de hacer y muy divertido.  



No era la primera vez que Henar hacía una corona, el año pasado hizo una muy chula en un taller de manualidades de Ikea. Se trataba en aquella ocasión de una corona navideña con estrellas y hojas de acebo de colores. Sin embargo, también se me ocurre que se puede hacer de cada estación. La de Navidad para el invierno, la de hojas con colores dorados ahora en otoño, en primavera podríamos hacer una de flores de colores y en verano una con conchas y pececitos. Igual se me está yendo la pinza pero quizá también nos pongamos a hacerlas en las diferentes estaciones. 

El proceso es muy sencillo y como os decía podéis utilizar lo que tengáis a mano. Y si os falta algo, pues improvisáis. Por ejemplo, para hacer la base, merece la pena utilizar una cartulina de alguno de los colores con los que vais a hacer algunas de las hojas, así no se notará tanto el contraste. Las cartulinas que tenía en casa eran de dinA-4 y me quedaban un poco pequeñas, nada que un buen trozo de celo no arregle.  Además,  como quedará tapado por los adornos de la parte superior (en este caso las hojas de otoño), da exactamente igual. 



La silueta que utilizamos fue la de una hoja de arce, que es una de las típicas hojas que se caen en otoño y son muy bonitas. Para hacerlas, podéis imprimir una de las siluetas que sin problema encontraréis en internet o inspirarse en una y hacerlas a mano alzada, que fue lo que hice con un rotulador y un folio. Insisto mucho en esto, pero es fundamental para disfrutar del proceso: no importa que no quede perfecto, de hecho la magia del DIY y más si se hace con niños reside en que no sea perfecto. No tiene que serlo, es una manualidad y por ello único en el mundo.  



Recortamos la silueta en papel de folio y dibujamos sobre la goma Eva (cartulina, papel o el material que queráis) para luego simplemente recortar. Tendréis un montón de hojas de colores muy monas que harán que consigáis una corona de otoño preciosa. Las podéis colocar a vuestro gusto, seguro que queda muy chulo.


Una vez colocadas, a ir pegando una a una con cuidado. Yo utilizo cola que compro en Tiger, con un poco de cuidado queda muy bien y si se sale, puedes recogerlo y quitarlo con una toallita sin problemas. Quizá como truco venga bien presionar en algunas zonas con pinzas de la ropa, así te aseguras de que quede todo bien pegado. 



Y una vez que esté más o menos seco (digo lo de más o menos porque lo de los niños y esperar no va mucho con ellos,  al menos no con la mía desde luego), queda lo más divertido:  pegar ojitos y dibujar sonrisas. En eso los niños os pueden ayudar mucho, de hecho esto lo pueden hacer ellos solos.  Si compráis ojos de los que se pegan directamente, mucho mejor, si no, pues con la cola también nos apañamos bien. 



La verdad es que nos lo pasamos fenomenal,  fue un rato muy divertido entre Henar y mamá. Además,  el resultado creo que quedó bastante molón,  ¿no creéis? A ver si os animáis y luego me contáis qué tal. 



Quizá te interese: 

Otros DIY

Manualidades de otoño con niños: un erizo con hojas  


Si te ha gustado este post, más abajo puedes darle a Compartir en tus redes sociales y hacerlo llegar a quien creas que le pueda interesar. GRACIAS! 

RETOMANDO EL TEATRO: GROSS INDECENCY EN EL FERNÁN GÓMEZ

Tras el habitual parón estival en cuanto a teatro se refiere, ya os conté en este post mi experiencia sobre La Duda, de Darío Facal, con la que estrené mi temporada teatral en Madrid. Aviso que este año quiero coger con ganas el teatro, retomarlo con fuerza, ya que la temporada pasada o no estuve yo muy fina o no me encajaron demasiadas obras, pero lo cierto es que fui al teatro menos de lo que quería y además varias de las obras que fui a ver me resultaron patinazos de los que luego no quise escribir. 

A lo que voy, que este septiembre acudí a una segunda obra de teatro en Madrid. En este caso se trató de Gross Indecency, en el Teatro Fernán Gómez. No sé muy bien por qué, pero este teatro no lo frecuento todo lo que debería y el otro día, sentada en mi butaca, buscaba en mi memoria cuándo había sido la última vez que había ido y desgraciadamente el calendario tuvo que pasar muchas hojas para atrás. Espero volver pronto y que no pase tanto tiempo hasta la siguiente ocasión. 

Gross Indecency es un título que, a priori, suena raro. Grano grave indecencia. Sin embargo, cuando leí de qué trataba la obra, tuve claro que quería ir a verla. Narra la historia de un amor maldito, el de Óscar Wilde y Lord Alfred Douglas. En la Inglaterra victoriana de finales del siglo XIX el amor homosexual seguía siendo tabú, pero más aún si el reconocido literato (al que todos recordaremos por obras como El retrato de Dorian Gray o La importancia de llamarse Ernesto, entre otras) mantenía una relación con un joven de la nobleza. Lord Alfred Douglas, alias Bosie, era hijo del Marqués de Queensberry, a quien, como podemos imaginar, no le hacía ya desde inicio ninguna gracia la relación entre su hijo y el literato, por decirlo finamente. No dudó en tratar de sodomita a Wilde y éste tampoco dudó a la hora de presentarle una demanda por difamación. Con ello, Óscar Wilde estaría abriendo la caja de Pandora, que le llevaría a un largo proceso penal y su encarcelamiento bajo el cargo de grave indecencia

Esta obra presentaba por lo tanto una oportunidad de disfrutar de una tragedia de tintes legales (algo no habitual) y sobre todo de un drama en toda regla. Kauffman, su autor, ha recopilado los textos y testimonios del proceso judicial al que fue sometido Óscar Wilde y presenta una pieza llena de aristas y un texto muy interesante. He podido leer que esta obra ha sido un éxito en el Off de Broadway. 


Aún estará en el Fernán Gómez hasta el domingo 8 de octubre, por lo que tenéis la oportunidad de verla. Eso sí, creo que hay que recordar que no está recomendada para menores de 16 años y que además la estética de la obra puede resultar chocante. Está dirigida por Gabriel Olivares, uno de los directores habituales de teatro en Madrid y es una obra muy interesante, de larga duración (dos horas) pero que merece la pena. 

El elenco está formado por diez actores sobre el escenario. Entre ellos sobresalen las figuras de dos: David DeGea como el joven Boise y sobre todo Javier Martín en el papel de Wilde. Ellos dejarán claro que en el proceso a Wilde no sólo se juzgó su homosexualidad, que también, sino además el propio arte y literatura del autor

En definitiva, una obra de teatro sorprendente que quizá esté pasando desapercibida en la cartelera madrileña y que tiene mucho que ofrecer, sobre todo si vas al teatro dejándote los prejuicios en casa y te entregas al disfrute en su plena dimensión teatral. No os la perdáis.


Si te ha gustado este post, más abajo puedes darle a Compartir en tus redes sociales y hacerlo llegar a quien creas que le pueda interesar. GRACIAS! 

VIERNES VITALES 69: HABILIDADES CLAVE PARA SER MÁS FELICES

Vais a tener que perdonarme, porque no puedo citar la fuente, ya que esta reflexión de Viernes Vitales sale de unas notas halladas en una de mis infinitas libretas. Pero me parecen cinco ideas potentes, cinco pequeñas perlas sobre las que debemos reflexionar: las cinco habilidades clave para ser más felices


1. Optimismo 

Ya sé que era evidente, que no descubro nada con esto. Pero debemos afrontar la vida como un mundo lleno de oportunidades y sentirnos bien con nuestra propia vida y confiar también en lo que vendrá en el futuro. Eso es lo que haría un optimista en toda regla y no es necesario recordar que las personas optimistas son mucho más felices porque, viendo el vaso medio lleno, siempre saben enfrentarse mejor a las vicisitudes del día a día. 


2. Estabilidad emocional 

Yo también la habría apuntado si me preguntasen sobre las cinco habilidades clave para aumentar mi felicidad. Qué importante es tener estabilidad emocional, debemos alejarnos de las vidas tormentosas y vivir una existencia estable, rodeada de personas a quienes amar y que nos amen. Cuando uno está estable emocionalmente es capaz de enfrentarse a nuevos retos, de crecer, de afrontar nuevos caminos. No sé si es una habilidad como tal conseguir esa estabilidad, pero desde luego la situación de estabilidad emocional es fundamental para ser más felices sin lugar a dudas. 


3. Control 

Es cierto que la vida no puede controlarse, que hay muchas cosas que escapan de nuestro control y que precisamente nuestras habilidades y fortalezas nos ayudan a buscar soluciones, sobreponernos o seguir adelante. Pero el control da estabilidad, da confort, da felicidad. Cuanto más poder creamos tener sobre nuestras vidas (porque en realidad no tenemos ninguno), más satisfechos nos encontraremos y felices seremos. 


4. Determinación / Motivación 

Podemos usar los dos nombres para esta habilidad, encajan ambos. Si tienes motivación, consigues la determinación para hacer cosas, para conseguir retos, para vivir


5. Conciencia y esmero 

Quizá sea la que más me ha sorprendido, habla de personas meticulosas y de atención al detalle, indicando que tiene muchas más posibilidades de ser más felices. Me costó encontrar el hilo conductor de esta habilidad, entender por qué era tan importante. Luego pensé en el Mindfulness, en centrar tu atención en lo que estás haciendo, vivir con conciencia. Estoy segura de que a eso se refiere esta habilidad, a vivir con conciencia y vivir más intensamente, siendo por ello más felices. 


Espero que os guste esta reflexión de viernes vital escrita un poco a matacaballo, pero es que he tenido una semana muy llena de cosas. 

DIY: TUNEANDO UN MACETERO DE METAL

Ya sabéis que me encantan las manualidades y sobre todo darle un nuevo toque un poco más alegre a las cosas lisas. Hace un par de semanas fuimos a Ikea y encontré de oferta un macetero (el modelo socker) en color lila. Ahora mismo en la web solamente lo hay en color blanco roto, así que supongo que sería oferta de últimas unidades. El caso es que el lila me parece un color muy chulo y aunque este producto técnicamente era un macetero de exterior, a mi me venía de perlas para otra cosa muy diferente: guardar la ropa interior de mi hija Henar.

Cuando nació Henar nos regalaron una especie de cubo de zinc  (el de la derecha de la foto más abajo) y empecé a guardar en el los calcetines de la niña. Al lado tenía una caja también tuneada donde guardaba las braguitas, ambas cosas situadas una al lado de la otra en una estantería. Es una forma fácil y rápida de tener las cosas colocadas y a la vista, para que en las mañanas de cole cuando yo no estoy, no tengan problemas para encontrar lo que buscan.


Por eso, cuando encontré una maceta de zinc en Ikea me pareció perfecta para lo que necesitaba, y así fue sin duda. Pero ahí puesta en la estantería me parecía un poco sosa. Nada que un ratito de manualidades, un poco de maña y la inestimable ayuda de la pintura a la tiza o chalk paint, que lo hace todo tan sumamente sencillo, no pudiese arreglar. Sólo había que ponerse manos a la obra y disfrutar del proceso y del resultado. Obviamente,  aunque fácil, lleva su ratito de pensar qué queremos hacer y cuándo, y luego poneros manos a la obra.

Se me ocurrió que con unas simples plantillas con forma de estrella y corazón,  chalk paint y unos pinceles no necesitaba nada más.  Las plantillas de estrella y corazón las saqué de Internet, simplemente imprimiéndolas, cortándolas y pegándolas con celo sobre la superficie a pintar es suficiente. Es cierto que la de la estrella es un poco más complicada que la del corazón,  pero aunque no quede perfecto, no pasa nada. 



De hecho, hacer las cosas uno mismo,  Hand made puro y duro, hace que no queden perfectas pero sí que sean verdaderamente únicas y por ello muy valiosas. Y además, mientras estás en el proceso, que requiere concentración,  te olvidas del mundanal ruido, Mindfulness en estado puro, con lo necesario que es en esta vida de locos que llevamos.


Sobre la marcha se me ocurrió que utilizando los botecitos de purpurina de Tigger, le daría un toque extra y además permitiría que la propia Henar ayudase porque le encanta colaborar en las manualidades y más si, como en este caso, el objeto en cuestión era para ella. El resultado creo que ha quedado bastante bien,  le da un toque diferente y siempre que lo veamos recordaremos el buen rato,  el mio propio y la parte compartida con mi hija. Hacer manualidades con los niños es una gran idea, nos permite compartir tiempo con ellos, aprenden, les encanta y desarrollan habilidades. 

Si queréis hacerlo, o tunear alguna otra superficie, es muy sencillo como veis. Con apenas tijeras, celo, papel, pinceles y pintura a la tiza o chalk paint (una auténtica maravilla), lo tenéis todo.  El buen rato esta asegurado. Echadle imaginación y si no, inspirados en internet y pinterest, que siempre ayuda.


Teniendo en cuenta que el macetero es de Ikea (aunque en realidad serviría cualquier macetero, mejor si es de metal), esto técnicamente puede ser un hack de Ikea en toda regla ! ;)


Si te ha gustado este post, más abajo puedes darle a Compartir en tus redes sociales y hacerlo llegar a quien creas que le pueda interesar. GRACIAS! 

VIERNES VITALES 68: SEGUIR ADELANTE SIN QUE TE HUNDA(S)/HUNDA(N)

Ya he dicho más veces por estos lares que me siento inmensamente afortunada porque a lo largo de mi vida he podido conocer a mucha gente y además algunos de ellos, bastantes a decir verdad, se han convertido en grandes amigos. Amigos de los de verdad, los que sabes que están ahí, que puedes llamarlos y te ayudarán, es más, que te prestan su ayuda desinteresada por adelantado y se convierten en más que familia. De esos que se cuentan con los dedos de una mano yo tenga la inmensa fortuna de tener varias manos completas. Personas a las que no necesitas ver para saber que su amistad, la nuestra, es verdadera. Una de esas personas, que lee mucho de lo que escribo por aquí aunque no comente ;) está ahora mismo un poco perdida en los aspectos relativos a cómo sobrevivir a un ambiente bastante maléfico. Pero como yo creo en ella absolutamente y sé que vale mucho más que todos los que se dedican a ponerle palos en sus ruedas, hoy le dedico este Viernes Vital.

Aquí los aprendizajes que he ido incorporando a mi vida con el tiempo, por si sirven:


1. Tú eres tú, no lo que dicen los demás de ti.  Esto tiene un doble filo, significa que tú eres quien eres de verdad, no lo que dicen otros de ti, ni lo bueno ni lo malo. Tienes tu propia personalidad y a veces te conoces mejor que nadie, sin embargo hay cosas de ti que no conocerás (a uno mismo nos falta siempre perspectiva sobre nosotros mismos). En ello los demás pueden ayudarte, pero te encontrarás de todo. Gente que te pongas etiquetas dañinas y que muy posiblemente no sean reales (o no tan reales), pero también personas que puedan ayudarte a mejorar. En eso, un buen amigo sincero es lo mejor que te puede pasar en el mundo. Pero lo que cotilleen de ti terceros que tienen más maldad que otra cosa, no merece la pena. Porque Tú no eres la etiqueta que te han puesto, no lo olvides nunca.


2. Ser tú no significa que no puedas cambiar y mejorar. Hay personas que bajo el lema de "yo soy así y punto" se creen en el derecho sobre el mundo. No es así. Todos tenemos muchas oportunidades de mejora y muchos momentos en los que puedes mejorar en muchísimos aspectos. Cambia y mejora siempre que sea posible, pero el cambio tiene que ser a mejor y debe de ser para ti (indirectamente, también para otros). Me refiero a que lo haces por ti, no por lo que digan o esperen otros.


3. Inevitablemente, te encontrarás gente mala en tu camino y debes aprender a vivir con ello. No es justo, lo sé, pero la vida normalmente es bastante injusta de media. Invitablemente, te encontrarás con  chinches, moscones y otro tipo de seres malvados que parece que están ahí sólo para molestar, para hacer la vida de los otros más difícil. No es nada fácil convivir con ello (Magüi, sabes que lo digo por experiencia propia) y tampoco lo es sobreponerte y seguir adelante cada día, especialmente cuando escoges, por las razones que sean, continuar en ese camino y por tanto tener que aguantar esa situación y a ese tipo de personas. Pero se puede. Piensa en quién eres de verdad, en el tipo de persona que eres y lo que en realidad son ese tipo de seres. ¿De verdad crees que merecen amargarte tu vida?



4. Sé buena persona. Al final, lo importante en la vida es ser buena persona, lo demás es algo que da igual. Ya sé que esta sociedad cada vez valora menos a las buenas personas y además parece valorar cada vez más a las malas. Pero yo sigo creyendo en la bondad. Aún así, no siempre me comporto bien, también erro, me equivoco, tengo malos sentimientos y actuaciones, como todo el mundo. Pero cada uno sabe dónde está su equilibrio y su balanza y hacia qué lado quiere ir. No dejes que otros te empujen al lado oscuro, no te pongas a su nivel.


5. Fricción de placas tectónicas emocionales. Me temo que poco más puedo aportar que lo que ya escribí en su día y que tienes enlazado aquí. Hay momentos en los que sabes que no estás en el lugar correcto, ni en el camino correcto, y además están con la gente incorrecta. Esos momentos son muy chungos, porque no estás siendo ni estás haciendo lo que de verdad querrías ser y hacer, no te sientes cómoda, tienes que tragar y vivir esas situaciones cuando lo que realmente quieres es salir corriendo. Yo elegí quedarme a nivel profesional, cambié el chip y mejoré mucho, pero algunas cosas siguieron siendo como eran antes, la que cambias eres tú: te adaptas y aunque algunas cosas malas siguen ahí, ya no les das la importancia que les dabas (recuerda que no tienen valor). Pero también es posible buscar otro camino. Si sabes que no es tu lugar, ni lo que quieres hacer, ni donde quieres estar ni con quien quieres trabajar, siempre tienes la opción de buscar y probar suerte en otro camino. Lo importante es tomar decisiones, aceptar sus consecuencias y sobrellevar todo de la mejor manera. Ni es fácil ni la mejor manera es siempre buena, pero es lo que hay.  

Nadie dijo que fuese fácil, pero la vida es también esto. Ánimo y adelante, que nada ni nadie te hundan. 


Otros Viernes Vitales que también te podrían venir bien, amiga: 




Hay un montón más, pero allá cada uno que brujulee, creo que con estos más que de sobra! Espero que te inspiren, amiga mía!



Si te ha gustado este post, más abajo puedes darle a Compartir y hacerlo llegar a quien creas que le pueda interesar. GRACIAS! 

LA DUDA, DE DARIO FACAL

Por fin he estrenado la temporada teatral madrileña. Sí, estrenarla a 10 de septiembre es buena fecha, pero tampoco es que me haya dado muchísima prisa. Y eso que este año tengo unas cuantas obras marcadas en el calendario como imprescindibles. Una de ellas era La Duda, bajo la dirección de Darío Facal y con un reparto de lujo.

Sin duda os sonará esta obra por la película de hace unos años protagonizada por la gran Meryl Streep. Imposible no recordar a la Hermana Alosyus, aquel personaje duro de una monja férrea, implacable y sin sentimientos, llena de rencores y frustraciones vitales que ejercía la disciplina como su totem personal sin que le temblase el pulso al llevarse por delante a quien fuese necesario en pos de lo que ella consideraba su noble propósito (que de noble no tenía prácticamente nada). En su camino se cruza el Padre Flynn, un hombre en el buen sentido de la palabra bueno, como diría Machado,  cuyos métodos no son en absoluto del gusto de la Hermana Alosyus y ésta no dudará en acabar con él. La Hermana Alosyus se montará en su cabeza una verdadera película sobre hechos presuntamente obscenos protagonizados por el Padre Flynn, quien según ella ha mantenido una relación sospechosa y abusiva con uno de sus alumnos. Y no parará hasta verlo fuera de su colegio.

Una historia por tanto de intolerancia, rencor y frustración, que nos enfrenta a la peor intransigencia del ser humano encarnada en la Hermana Alosyus. Muy probablemente en su fuero interno sostiene que tiene razón por encima del bien y del mal porque ella encarna la integridad y las cosas bien hechas, pero en realidad encarna otras pasiones mucho más bajas y aún quedará un resquicio, por pequeño que sea, para la duda de si realmente está haciendo lo correcto.


La clara protagonista de esta obra es la Hermana Alosyus, un personaje complejo y lleno de aristas. Carmen Conesa le da vida y nos devuelve una figura terrible y una interpretación grandiosa. Esta monja resulta inevitablemente deleznable a ojos del espectador. Resulta tan mala y tan retorcida que en mitad de la representación te dan ganas de levantarle y amordazarla. Ni os cuento si estás en primera fila como fue nuestro caso. Por todo ello la interpretación de Conesa resulta realmente fantástica en un personaje muy difícil, lleno de recovecos y a quien ella es capaz de dejarle su propia impronta. Más aún si tienes en la retina la interpretación de Meryl Streep (algo inevitable si has visto la película), enfrentarse a una de las más grandes actrices del mundo no tiene que ser nada fácil pero Carmen Conesa configura su propia Hermana Alosyus, diferente a la de Meryl Streep y aunque es un personaje verdaderamente odioso, logra que el espectador admire su redonda actuación.

Si la Hermana Alosyus encarna la maldad, su antagonista, el Padre Flynn encarna la más pura bondad dela que es capaz el ser humano. Las dos caras de una misma moneda. Ernesto Arias es el encargado de dar vida al Padre Flynn en esta adaptación teatral. Quienes me leéis por este blog desde hace años ya sabéis que Ernesto es uno de esos actores a los que tengo un cariño especial y cuya carrera procuro seguir de cerca. Ernesto Arias le da perfecta réplica a Carmen Conesa, encarnando en el Padre Flynn todo lo opuesto a lo que significa el personaje de la Hermana Alosyus. El Padre Flynn es bueno, cree en la bondad del ser humano, se preocupa por las personas y especialmente por los niños del colegio, cree en el poder de la palabra y el ejemplo, en las segundas oportunidades... Imposible no empatizar con este personaje que además, al lado de la intransigente monja, le hace parecer aún más bueno. Muy bien una vez más Ernesto Arias en este papel, con una interpretación como nos tiene acostumbrados, solvente, profesional y dibujando un Padre Flynn lleno de valor y matices. No es fácil darle la réplica a Carmen Conesa en el papel de la Hermana Alosyus, un papel de los que marcan, pero él sin duda lo consigue.

El elenco lo completan Marta Wall en el papel de la Hermana James e Ilena Wilson como la Sra. Muller, la madre del niño del que presuntamente podría haber abusado el Padre Flynn a ojos de la Hermana Alosyus. Desconocía a estas dos actrices y me han sorprendido muy positivamente. Marta Wall imprime de candidez e inocencia el personaje de la Hermana James e Ilena Wilson realiza una interpretación muy concisa y creíble de una madre que va a dar a la Hermana Alosyus una respuesta que ésta no espera. Las dos lo hacen francamente bien y dan el contrapunto perfecto a esos dos grandes actores que son Carmen Conesa y Erenesto Arias.

Las obras dirigidas por Darío Facal siempre tienen algo diferente, innovador y La Duda no es una excepción. Me parece un montaje magnífico, que no necesita más que una simple escenografía y mucho arte y buenas interpretaciones de todos los que trabajan en ella. Es penoso que el teatro español esté tan mal que una grandísima obra como ésta pase desapercibida en los escenarios madrileños, con sólo 4 funciones durante el mes de septiembre. Se presentó en enero un viernes por la noche en un teatro del extrarradio de Madrid (a cuya función no pude ir) y esperábamos que tuviese una temporada como se merece, pero estos cuatro días son claramente insuficientes. Aún así, mantengo la esperanza de que vuelva a los escenarios con una temporada como realmente se merece este texto, este director y estos grandísimos actores. Cuando así sea, quizá mi opinión sobre ella te anime, querido lector a ir a verla y disfrutarla como se merece.

Quizá te interese: Otros post sobre teatro en Madrid


Si te ha gustado este post, más abajo puedes darle a Compartir y hacerlo llegar a quien creas que le pueda interesar. GRACIAS!