VIERNES VITALES 54: EL PODER DE LO SIMPLE

El poder de lo simple

Vuelve a leer la frase anterior y siente todo el poder que tiene dentro. Sí, no me he vuelto loca, ni cursi, o al menos eso creo. Simplemente, de un tiempo a esta parte, me centro en el poder de lo simple y la verdad es que mi vida ha mejorado.

¿Por qué? Muy sencillo, porque lo simple siempre funciona. Cuando te enfrentas a un reto, da igual que sea enorme o que sea una simple cuestión operativa, una decisión del día a día, seguro que tendrás varias opciones delante. Pues bien, la complejidad es inversamente proporcional al resultado. Cuanto más compleja es la opción elegida, menos probabilidades de salir bien tendrá, y por lo tanto, probablemente sea peor.

Ocurre en todos los ámbitos de la vida: el personal, el laboral… Haces un súper plan, muy organizado, con un montón de cuestiones a tener en cuenta… y puede salir bien o mal, pero quizá hayas puesto demasiadas expectativas, la organización falle, el resultado no sea como esperabas… Sin embargo, lo sencillo también puede salir mal pero incluso cuando eso sucede, sale menos mal. Ojo que con eso no quiero decir que llevemos lo simple al absurdo o incluso a lo cutre. Pero entre opciones complicadas, las simples suelen ser mejores.


Os pongo un ejemplo. Una compañera se casó en octubre del año pasado y no pude ir a su boda, pero quería hacerle un regalo. Como tenía dos niñas, pensé que unas entradas para el espectáculo de Navidad en el Circo Price sería una buena actividad que podrían disfrutar. Vaya si lo hicieron (no es para menos, yo estoy enamorada de este evento y no me lo pierdo ningún año), pero lo mejor de todo (mejor para mí, no sé si para ella) es que una de las niñas le dijo: Mamá, me ha encantado, es mucho mejor que el Circo del Sol. Probablemente no lo sea, pero para la percepción de esa niña sí lo fue, y eso es lo importante. Tener entradas para el Circo del Sol es un proceso complejo, las entradas son mucho más caras, normalmente te lo piensas mucho más… y sin embargo algo como el Circo Price (lo simple) funciona.

Lo mismo ocurre cuando intentas explicar algo. De vez en cuando participo en eventos en los que tengo que hablar en público, muchas veces de cosas técnicas que, o son difíciles de entender, o simplemente no interesa al público que está ahí (que te escuche ya es otro cantar). Si empiezas a utilizar gráficas, términos técnicos, explicaciones encadenadas… desconectan y no te escuchan. Tener mensajes cortos, claros y que sean pocos (de nuevo lo simple) es lo que funciona.

Y no hablemos de la agenda personal. Mi agenda echa humo, muchas cosas, una familia, cosas tan triviales y necesarias como hacer la compra o preparar la comida se cuelan en ella. La sensación de no llegar a nada, de vivir en un estrés permanente… Coge tijera y recorta, quédate con lo simple. Le puedes dar mil vueltas a ese post y no siempre queda mejor, cuando expones una idea de manera clara y desde el corazón sin embargo sí suele funcionar. A mi hija le encantaría participar en un taller de tartas con la cara de la Bella y la Bestia, pero el hecho de hacer cookies y regalarlas a la familia y compañeros del cole en bolsas con un lazo la pone igual de contenta (el poder de lo simple).

En definitiva, recorta tu agenda y la lista de to do’s, céntrate en lo verdaderamente importante (lo simple), ganarás tiempo, perderás estrés y ganarás calidad de vida.


Palabrita de viernes vital 

4 comentarios:

  1. llevas razón en todo lo que dices y no tengo más que decir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo dicen los ingleses: take it simple as stupid :P

      Eliminar
  2. Pero calidad de vida que se gana!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)