MIS TRUCOS DE AHORRO 2: INTERNET. CÓDIGOS DESCUENTO Y PROVEEDORES

Continúo con otro post sobre mis trucos de ahorro. En internet hay un montón de trucos de ahorro y sin embargo, cuando hacemos una compra en la web, a menudo se nos olvidan. Hoy comparto con vosotros un par de ellos.

Códigos descuento o promocionales

Se trata de un truco sencillísimo: utilizar códigos descuento. No podría calcular cuánto me ahorro al año en ello, pero lo cierto es que si aprovechas las ofertas de internet y te molestas en buscar códigos descuento cuando haces una compra, puedes llegar a ahorrarte mucho. A menudo, cuando tienes que validar un carrito o finalizar una compra a través de una página web, justo antes de introducir los datos de pago, aparece normalmente una casilla para introducir un código descuento o código promocional.

En algunas páginas tipo Amazon o Iberia este código sólo se refiere a algún código específico que hayas recibido por email como cliente (un código absolutamente personal) o un código que se refiera a algún vale promocional o regalo. Sin embargo, en la mayoría de las páginas web se aceptan códigos descuento que circulan de manera libre por internet y que, por tanto, puede utilizarlos cualquiera. Estás en internet y vas a hacer una compra, ¿por qué no inviertes apenas unos minutos en abrir el gran oráculo que todo lo sabe y buscas código promocional o código descuento + el nombre de la marca o tienda en la que quieres comprar?

Resulta frecuente encontrar códigos con un porcentaje de descuento, que normalmente es del 5 o el 10%, aunque a veces te puede sorprender encontrar un 20 ó un 25%. Puede que a priori no parezca mucho, pero si haces una compra pongamos de 50 euros y consigues ahorrar entre 2 y 5 euros, bienvenido sea. Si es más, pues mejor aún. Sobre todo, lo que yo siempre pienso es que ese pequeño gesto hace que ahorres X euros que de otro modo hubieses pagado exactamente por el mismo producto y el mismo servicio, ¿por qué pagarlos si te los puedes ahorrar simplemente con un código promocional de fácil acceso?  También es habitual encontrar un código con gastos de envío gratis. Los gastos de envío oscilan entre los 3 y los 7 euros normalmente, por lo que también es un buen ahorro.

Normalmente estos códigos los encuentras en internet, pero en otras ocasiones son códigos que podrás encontrar de manera física, en talonarios de cupones o pidiéndolos directamente en las tiendas físicas. Por ejemplo, en la Tienda Disney disponen de unas tarjetas con un código único (no lo encontrarás en internet y es de un solo uso) que te servirá para tener gastos de envío gratis. En los talonarios de descuentos también hay muchas veces ofertas interesantes.



¿Has mirado en varios proveedores?

Otra de las cosas que frecuentemente hago es mirar en varios proveedores a la hora de comprar un producto. Lo que se conoce comúnmente como comparar. Muy frecuentemente, cuando vas a comprar un mismo producto, el precio difiere y a veces lo hace mucho más de lo que puedas imaginar. El producto es exactamente el mismo (no estoy hablando de que compares entre diferentes calidades o marcas, sino un mismo producto específico) y sin embargo el precio puede diferir en porcentajes de lo más diverso, desde un 10 a un 50% fácilmente. ¿Por qué no molestarte en buscar y ver diferentes posibilidades?

A este respecto, creo que merece la pena hablar del caso de Amazon. Es habitual que puedas llegar a encontrar más barato un producto en Amazon que en otro proveedor normalmente, aunque no siempre sucede. Sin embargo, los descuentos en Amazon van y vienen y cambian por días. Pongamos que queremos comprar una serie de televisión por ejemplo, yo he llegado a comprar productos de este tipo con un descuento de más del 60%. De hecho, el truco está en seleccionar el producto y dejarlo en tu lista de deseos. Tendrás que entrar periódicamente y verás cómo va cambiando de precio. Cuando lo hace, en la lista de deseos aparece el porcentaje de descuento respecto al día que lo incluiste en la lista. Si es al revés y el precio ha subido, no te lo dirán. A este respecto, si eres cliente habitual de una web y realizas varios pedidos al año, seguro que te merece sacarte el servicio Premium, que por una cuota anual incluirá todos los envíos gratuitos. Yo tengo claro en que webs me compensa y en las que me ahorro mucho dinero y en cuáles no. Haz los cálculos en tu caso concreto.

Otro ejemplo es el de los vuelos operados por varias compañías, lo que se conoce como código compartido. Es algo que no hace casi nadie, pero yo he llegado a ahorrar más de 150 euros en unos vuelos para el verano mirando sencillamente el mismo vuelo con las compañías que lo operan. De hecho, el vuelo era de Iberia pero curiosamente sacándolo con British Airways, con quien tienen código compartido, salía bastante más barato. Parece una tontería pero es exactamente el mismo vuelo, ¿de verdad quieres pagar más? Moléstate en buscar y mirar.


¿Cuánto puedo ahorrar en un año con estos pequeños trucos de ahorro? Pues es bastante variable a decir verdad. Pongamos que un servicio Premium te cuesta unos 20 euros al año y cada envío unos 4 o 5. Si haces 10 o 12 pedidos al año estarás ahorrando fácilmente 20 o 30 euros. Depende de cada uno. En mi caso creo que sólo con Amazon probablemente se acerque más a los 40. Con los vuelos de British Airways he ahorrado unos 150 euros este año. Con los códigos promocionales y de descuento, así haciendo un cálculo general es fácil ahorrarse unos 100 euros o más cada año. Estamos otra vez en unos 300 euros ahorrados de manera sencilla, que si lo sumamos a lo que ahorro con las tarjetas de puntos ya son 600. No está mal, ¿no?


Otro día os hablaré de aprovechar ofertas y promociones específicas como el Black Friday, las rebajas, los días sin IVA etc.

Quizá te interese:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog no es nada sin tus comentarios :)