MIS TRUCOS DE AHORRO 5: BOTES, CAJAS Y OTROS TRUQUILLOS

Este post quiere hablar de pequeños gestos que se convierten en grandes ahorros. Son gestos a veces imperceptibles, que puedes incluir en tu rutina sin darte casi cuenta. Pero que si eres constante y vas acumulando todos esos pequeños ahorros, te aseguro que terminarás financiándote con ellos unas vacaciones o al menos una escapada. Yo los pongo en práctica de manera habitual, de hecho soy la típica que abre cuatro o cinco botes a la vez en los que va depositando dinero con diferente cadencia y para distintos propósitos. Pero de eso ya os hablaré otro día, ahora os hablo de los pequeños gestos de ahorro.

El bote de las monedas pequeñas

Algo sencillísimo, pero que tienes que hacer cada día o al menos varias veces a la semana. Abre tu cartera y revisa, todas las monedas sueltas de una determinada cantidad que tengas en ellas, las metes en un bote. Yo lo hago con monedas de 50, 20 y 10 céntimos. En realidad tienen su propia caja y las suelo destinar sobre todo a pagar el comedor de mi hija durante los campamentos de verano. Es cierto que antes las destinaba a otros fines, pero el año pasado mi hija comenzó a ir a un campamento en el que debíamos abonar al monitor cada día, en efectivo y a ser posible con el dinero justo 4,40 euros. Era difícil tener ese dinero suelto, que fuese justo, y además 4,4 euros por 5 días semanales, durante cuatro semanas, hacen 88 euros. Si los tienes en esa caja y los has ahorrado casi sin darte cuenta, ese dinero extra que tienes para las vacaciones.

La hucha de cerdito con monedas de uno o dos euros

Tuvimos durante una temporada una hucha de cerdito por cuya abertura cabían las monedas de dos euros. No era una hucha muy grande, pero la rompimos el año pasado y tenía casi 300 euros mayoritariamente en monedas de dos euros, aunque alguna de euro también había. Ahora tenemos otra en cuya abertura caben las monedas de euro. Aquí no pongo monedas cada día, pero sí incluyo dos o tres cada semana, y mi marido también. Al ser una hucha de cerdito de las de siempre y no tener posibilidad de sacar las monedas, cuando al cerdito le llegue su San Martín, probablemente tengamos 300 ó 400 euros, que nos vendrán fenomenal.


El bote de las invitaciones y las cosas gratis

Esto lo llevo haciendo unos cuantos años y os sorprendería ver todo lo que cabe aquí. Que recibo unas invitaciones para ir al teatro, meto su valor en el bote. He de decir que no introduzco el valor real de la entrada sino el valor de lo que yo habría pagado por ella, que no siempre es lo mismo. Pongamos que hubiese pagado 10 euros por ir a ver una obra de teatro a la que he asistido gratuitamente, pues meto 10 euros, independientemente de que la obra valga 25 si no estaría dispuesta a pagar ese importe.

Aquí entra absolutamente de todo: el valor de los regalos recibidos, las cosas gratis (por ejemplo, si voy con mi hija a un taller gratuito, ¿qué valor le pongo? ¡al bote!), si iba a coger el autobús y alguien me lleva en coche, el valor del billete de autobús al bote. Hay infinidad de cosas susceptibles de integrar este ahorro: el café que no te tomas, el descuento que te han hecho y no esperabas (siempre que no sea muy alto), cuando ibas a comprar algo, te molestas en buscar un sustituto en tu casa y lo encuentras (quizá no necesites otro boli más) y un largo etcétera.

Peaje del 10%

Esta idea la saqué hace años del estupendo blog No quiero otro pijama, que aunque lleve tiempo desactualizado, os recomiendo la lectura de todo lo publicado allí. Se trata de que, cada vez que cambies un billete, guardes el equivalente de un 10% de su valor para otra cajita o bote. Lo hago con billetes de 20, 10 y 5 euros, por lo que guardo monedas por valor de 1 y 2 euros y de 50 céntimos. Es cierto que no lo hago siempre, pero también es cierto que hace que mi bote de peaje ingrese alrededor de 30 euros cada mes. Multiplica lo que sacas al año.

Wallapop

Como podríais esperarse, también tengo un apartado para los ahorros de Wallapop. El marido de una de mis mejores amigas dice que lo que se saca de Wallapop, se gasta en Wallapop. Me parece un buen lema, aunque he de decir que no lo cumplo del todo. Es cierto que cuando tengo dinero por ventas, aprovecho para comprar productos que tenía marcados en la plataforma y que quería adquirir, pero también que, al menos en mi caso, ingreso más que gasto. Y ese ingreso extra acaba en un bote que suelo utilizar cuando nos vamos a Oviedo. Quien dice Wallapop dice cualquier venta a través de la segunda mano, bien sea mediante plataformas y aplicaciones o si le vendes algo a tu compañero de trabajo, da lo mismo. Vosotros me entendéis.

Como veis, es dinerillo que o bien no esperabas, o que no te cuesta desprenderte de él y que poco a poco no es que se convierta en una gran fortuna, pero sí que hace bastante. Como os decía, con estos botes y cajitas en los que voy metiendo el dinero de este tipo de casos, calculo que personalmente llego a ahorrar probablemente alrededor de 1.000 euros al año. Siempre lo termino utilizando para otras cosas, es decir, que me lo gasto, pero no deja de ser dinero que no he sacado del banco para esos gastos y que por tanto conforma un ahorro. Además, el sacar dinero de tu cartera hace que también seas más cauto con los gastos. Si sacas del cajero y tienes 200 euros en la cartera hace que termines gastando más o a mayor ritmo, mientras que según van escaseando los billetes y monedas disponibles al alcance de tu mano, bajas el ritmo de gasto, o al menos eso me sucede a mí.


Espero que os haya resultado útil y que ahorréis esas monedillas que no van a ningún lado. Pero que todas juntas, ¡vaya que si cuentan!

Quizá te interese:
Otros posts sobre ahorro 

6 comentarios:

  1. Me ha llamado la atención lo de los regalos ¿seré capaz de ponerlo en práctica?

    ResponderEliminar
  2. Bueno, son todos truquillos, se trata de que cada uno ponga en práctica los que le vayan viniendo bien. Hay muchas ideas que encuentras en blogs que a veces te sorprenden porque nunca se te hubiesen ocurrido y cuando los pones en práctica descubres que es mucho más sencillo de lo que habías pensado.

    ResponderEliminar
  3. Me han gustado dos ideas, la del peaje del 10 % y la del bote de invitaciones o cosas gratis, a ver si las pongo en práctica. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de que te gusten Esther, al final son truquillos, cada uno elige los suyos, pero lo importante es ponerlos en marcha y verdaderamente funcionan :)

    ResponderEliminar
  5. Genial, ya sabes que sigo con alegría esta serie de post... me apunto el bote de las cosas gratis, es lo que me falta, jeje!
    Besitos!

    ResponderEliminar
  6. Qué bien, Ali EB, el bote de las cosas gratis es facilito y al cabo del año deja un dinerillo extra que no viene mal.

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)