ASTURIAS CON NIÑOS: EXCURSIÓN EN BARCO POR LA RÍA DEL EO

Este verano hicimos una pequeña escapada a Asturias, en concreto al Occidente asturiano, probablemente nuestra zona favorita. Fueron pocos días y tuvimos bastante buena suerte, ya que disfrutamos de dos días intensos de solazo y playa. Nos cundió, tiempo suficiente para tomar el sol (incluso quemarnos el segundo día), bañarnos, chapotear, hacer castillos de arena... Pero claro, al tercer día amaneció nublado. Nada especialmente grave, porque hizo el típico día gris del norte pero sin una sola gota de lluvia. Estos días están genial porque puedes aprovechar para hacer excursiones y conocer o volver a visitar sitios fantásticos o, si lo prefieres, ir a la playa. Ya sé que esto no se entiende si no se es del norte, pero un #veranoenelnorte de verdad implica ir a la playa con días grises, porque si estás esperando el día perfecto, quizá no aparezca. 

Nosotros sin embargo decidimos hacer excursiones. Nos alojábamos en Villapedre, un pequeño pueblecito prácticamente equidistante de Luarca y Navia. Ese día, por la tarde, de hecho hicimos una excursión a Navia en FEVE, que es el tren de vía estrecha que recorrer el norte y que es algo con mucho encanto. Hacía aproximadamente veinte años que no iba en uno de esos trenes, y aunque ahora son mucho más modernos que los que yo recordaba, la verdad es que me encantó la experiencia. Os la recomiendo porque, aunque no tiene mucha frecuencia, ir en FEVE es un modo fantástico de descubrir Asturias de otra manera y además es una actividad muy chula para hacer con niños. Pero ésa es otra historia, que os lo menciono sólo de refilón en este blog, porque de lo que realmente quiero hablar es de... 


Cruzar la ría del Eo en barco 

Me pareció un plan estupendo casi para cualquiera, pero cuando vas con niños merece la pena buscar planes diferentes y divertidos para ellos. Atravesar la ría del Eo, frontera natural entre Asturias y Galicia, y hacerlo en barco, era sin duda una buena idea. De mi infancia recordaba que desde Castropol, para mí una de las villas marineras más bonitas de Asturias, si me permitís decirlo, había diversas barcas que te cruzaban al otro lado, a Ribadeo, ya en Galicia. Sin embargo, buscando información previamente en internet (cuando ya sabía que iba a haber un día nublado al día siguiente), la verdad es que no encontré prácticamente nada. Se supone que es una de las excursiones típicas, pero de horarios, puntos de salida, recorrido y demás, prácticamente ninguna información importante. 

Ante ello, decidí que nos la jugábamos menos si salíamos desde Ribadeo, una localidad más grande, con más visitantes en su puerto (más aún en día nublado) y desde donde probablemente sería más fácil encontrar un pasaje para cruzar al otro lado y dar la vuelta a la ría. No me equivoqué, pero no tengo muy claro si fue mera casualidad si os digo la verdad. De hecho, cuando llegamos hasta allí y aparcamos el coche en el puerto, preguntamos a un paisano del lugar, que nos indicó desde dónde salían las barcas, bajo la mención expresa de no tienen horario. Y en ese punto, tuvimos suerte, ya que encontramos una que justo estaba saliendo en ese momento y el barquero, muy majo, no dudó en volver a puerto (acababa de salir, pero no tenía por qué hacerlo), recogernos y subirnos a la embarcación. 


La embarcación en sí era pequeña, con asientos para aproximadamente unas 30 ó 40 personas calculo a ojo. Esto probablemente complicase las cosas en otros lugares más atestados de turistas, pero por suerte, el #veranoenelnorte y sus días nublados aún son cosa de pocos, fuimos y vinimos unas 15 personas en un trayecto muy bonito en el que casi salimos a mar abierto. 

Desde Ribadeo cruzamos hasta Castropol, ya os confesé antes mi amor por este lugar. Me parece una villa marinera preciosa, con sus intrincadas callejuelas de piedra, su iglesia arriba presidiendo ese lugar casi de cuento, construida en una especie de lanza en medio de la ría. Las vistas de Castropol desde el barco eran sencillamente espectaculares, tanto cuando ibas de frente hacia allí como cuando la dejabas atrás. Existe la posibilidad de bajarte del barco y quedarte visitando la localidad. Eso sí, recordad que no tiene horarios, por lo que debéis adaptar vuestro reloj veraniego y vacacional y dejaros llevar. 


Dejando Castropol atrás, la barca encauzó su camino hacia los astilleros de Figueras. Sorprendía ver un gran barco de enormes dimensiones que estaban construyendo y que pronto se iría a Noruega. Pero más aún conocer por mano de nuestro barquero algunas historias muy interesantes de estos lugares, de cómo salía desde esta ría el carbón que desde Taramundi llegaba por tren, por ejemplo. Ecos de esa Asturias de siempre, verde de montes y negra de minerales, que cantaba Víctor Manuel.

Y desde allí, atravesando por debajo del Puente de los Santos, que une por autopista las dos comunidades hermanas, Asturias y Galicia, salimos casi a mar abierto. La brisa en la cara, ese olor a mar... una experiencia fantástica en esta pequeña excursión que completa dura aproximadamente unos 30 minutos.

Algo a tener en cuenta son las mareas, ya que la ría no es mar abierto y, por ello, cuando la marea está baja, se forman auténticos bancos de arena que pueden impedir el paso de los barcos. En nuestra excursión, con la marea bajando, vimos a un par de chicos que se habían quedado varados con su canoa. Es cierto que los barqueros que hacen estas excursiones saben por dónde pueden ir y dónde no, nosotros no tuvimos ningún problema, pero quizá a determinadas horas no puedan hacer las excursiones si la marea es muy baja. Por eso lo de que las barcas no tienen horario fijo, así que esto es un poco a la aventura.

Si, como nosotros, decidís hacer la excursión desde Ribadeo y regresar hasta allí, os hago una recomendación culinaria: Casa Villaronta. En este lugar, ponen el mejor pulpo de todo Ribadeo. Eso sí, suele estar bastante lleno, si podéis reservar o ir pronto, mucho mejor.



Viendo esta última foto, de aquel día nublado y sin embargo tan bonito, a pesar de que han transcurrido apenas unos días desde nuestra visita, me pregunto si no sería en realidad un sueño... 

Un plan bonito y divertido con niños. Disfrutadlo, porque bien merece la pena.


Quizá te interese:

#Veranoenelnorte: las cosas que nos gustan de veranear en el Cantábrico

2 comentarios:

  1. El sábado estuve en Luarca, un pueblo al que hacía mucho que no iba y que me encantó. Respecto a la Feve, yo lo cogía para ir a Parque Principado (ahora Intu Asturias) y bueno, es lento pero con mucho encanto, como bien dices.

    ResponderEliminar
  2. La FEVE es guay, Leira, porque te lleva por la Asturias verde y de verdad, no por grandes carreteras. Luarca es muy bonito, en realidad toda esa zona lo es, bien merece la pena la visita :)

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)