LECTURAS INSPIRADORAS 8: CUENTA CONTIGO

A Patricia Ramírez Loeffler la conocí hace ya unos años en una ponencia dentro del Congreso de Mentes Brillantes. Sencillamente me encantó y desde entonces la he seguido por redes sociales y he estado atenta a sus artículos, de los que siempre aprendes mucho. Es un lujazo poder acceder a su conocimiento, sus trucos y sobre todo su vitalidad, fuerza y alegría. Sus post-its, en los que comparte con nosotros una verdadera filosofía de vida y sus consejos siempre súper interesantes son una gozada. Es una de esas personas tremendamente inspiradoras a la que podemos acceder a través de sus escritos.


Como no podía ser de otra manera, la lectura de su libro Cuenta contigo ha sido también absolutamente inspiradora. En él, Patricia nos desgrana, de una manera sencilla y directa, su conocimiento, su práctica y sus trucos para poder contar más con nosotros mismos, querernos más y encontrar en nuestro interior los mejores aliados para afrontar lo que la vida nos ponga por delante. Saber aprovechar el momento adecuado depende de nosotros. Deja de anhelar y esfuérzate cada día por lograr lo que quieres.

En tu interior hay mucho más de lo que imaginas: capacidad de aprendizaje, posibilidad de cambio, valores, fuerza de voluntad, talento, pasiones y emociones; un potencial cognitivo que puedes poner en práctica para sentirte mejor. También en nuestro interior hay miedos, fracasos, vulnerabilidad, prejuicios que nos impiden avanzar o críticas que condicionan nuestras expectativas. Debemos aprender a lidiar con ello. 



Se me hace muy difícil poder hacer un pequeño resumen de mis impresiones y aprendizajes sobre este libro, ya que han sido muchísimos. Desde ya os invito a zambulliros en su lectura, eso sí, no será una lectura de pasar el rato, ya que desde el primer capítulo deberás abrir tu libreta Cuenta Contigo y hacer los ejercicios que Patricia Ramírez te irá pautando a lo largo del libro. Ponerlo por escrito te ayudará muchísimo a visualizar ciertas cosas de las que quizá no fueses consciente, al menos a mí me ha pasado. Pero después habrá que poner en práctica la teoría, y en eso estoy, que llevará sin duda su tiempo.

Os cuento algunas de las ideas que me han gustado de este libro y que quiero poner en práctica. Se compone de 20 capítulos, a cada cual más interesante, pero lo que a mí más me ha calado ha sido lo siguiente:

1. ¿Qué deseas ser?, ¿lo eres en realidad?, ¿qué estás haciendo para conseguirlo? 

Deberíamos de tener muy claro qué somos, qué deseamos ser y qué estamos haciendo para lograrlo, pero sin embargo no creo que sea tan fácil en realidad; es más, creo que estamos bastante perdidos. Lo primero de todo es estar a gusto contigo mismo, porque eso te permitirá cambiar con tranquilidad. Responsabilízate de tu cambio y convoca a la paciencia. La verdadera responsabilidad pasa por desear lograr algo e involucrarte. Deja de pensar que no es el momento, que no serás capaz y otro tipo de excusas. Da pasos pequeños para conseguir grandes metas y no te cuestiones más: muévete. Todo lo que hagas hoy es ya mucho más de lo que tenías hace un minuto.


2. Tus TOP TEN

Las listas nos ayudan a poner orden y prioridades, reducen nuestro nivel de estrés y nos producen sensación de bienestar (cada vez que tachas algo de la lista significa que lo has logrado). Patria Ramírez nos da en este libro muy buenas pautas para saber hacer listas y llevarlas a buen término. Pero además comparte con nosotros su truco de los Top Ten, listas especiales que condensan las verdaderas cosas importantes: el Top Ten de mis éxitos, el Top Ten de las personas que me hacen sentir bien, el Top Ten de las cosas que me relajan, el Top Ten de las cosas pendientes... Son ejercicios prácticos que nos permiten tener claras nuestras prioridades, os animo a hacer vuestras propias listas del Top Ten.


3. Vivir el presente

El capítulo en el que nos habla de este punto tan importante se titula "Las copas de la abuela Eva viven el presente" y en él Patricia nos habla de su abuela (a quien conoceréis de IG si seguís a la propia Patricia) y unas copas muy bonitas que su nieta le regaló pero que no las usaba porque eran tan bonitas que las guardaba para una ocasión especial. De este capítulo he extraído verdaderos aprendizajes como los siguientes:

La vida es el hoy, cualquier día, cualquier momento es un día especial. La felicidad hasta hace poco tiempo sólo estaba relacionada con la consecución de objetivos pero hay algo más importante: el disfrute del camino. Hoy en día no es que los grandes acontecimientos hayan perdido valor, lo siguen teniendo, pero los detalles diarios lo han ganado. Patricia nos invita a vivir el presente, a alejarnos de los enemigos del presente (el móvil, los juicios de valor y la prisa). Elige cada día un objetivo que te permita disfrutar más de tu presente y lleva anotaciones de lo que has logrado, te permitirá estar más pendiente de ello.

4. La terapia de los melocotones en almíbar

Es muy posible que tengas en algún armario de tu cocina o tu despensa un tarro de melocotones en almíbar. Es uno de los grandes misterios de España, nadie recuerda cómo llegaron hasta allí o cuándo los compraste pero ahí están en la repisa de turno durmiendo el sueño de los justos y en ésas terminan caducados. Pues bien, lo que propone Patricia es que trates a tus miedos con indiferencia, igual que tratas a la lata de melocotones en almíbar. Existe una terapia muy útil: la ACT es sus siglas en inglés: Terapia de Aceptación y Compromiso. Existen dos tipos de preocupaciones, las útiles y las inútiles. Respecto a las preocupaciones inútiles, no puedes hacer nada porque no depende de ti. Por ello, debemos dejar de prestar atención a nuestros miedos, parar de alimentarlos y hacerlos más grandes. Para ello, algunos buenos consejos son los siguientes:

- No tengas conversaciones con tus pensamientos negativos. Ni los rumies ni busques contra-argumentos, no hagas juicios de valor sobre sus consecuencias ni te anticipes a las mismas de forma catastrófica.

- Ríete del pensamiento negativo. Probablemente no seas capaz de evitar su aparición, pero cuando lo haga... ¡¡¡dale forma de lata de melocotones en almíbar!!!


5. La terapia de Teresa de Calcuta

La transformación es conseguir aquello que queremos ser, pero en el proceso deberemos utilizar métodos de aprendizaje, cómo lo vamos a lograr. Uno de los mejores métodos a casi cualquier nivel es el aprendizaje por imitación. Probablemente hayáis oído hablar en algún momento de las neuronas espejo, nos permiten entender las emociones de los demás, ser compasivos y también copiar las acciones que realizan otros. Las personas tendemos a imitar lo que admiramos, por lo que deberás elegir tu objetivo, encontrar a alguien que te resulte inspirador (Teresa de Calcuta o cualquier otro modelo que te inspire) y ante determinadas circunstancias pensar cómo se comportaría tu modelo y actuar en consecuencia.

No penséis que copiar es malo, al menos no lo es en este aspecto. El hecho de copiar ya es un cambio: imitación, repetición y hábito, sus tres pasos. Si cometes un error y las cosas no salen tan perfectas como te gustaría, no te rindas. Convertirte en lo que deseas lleva tiempo y paciencia, pero cualquier pequeño cambio que hayas hecho ya es mucho más de lo que tenías antes.


6. El sentido de lo que haces

Empieza por elegir tus emociones, eso te permitirá escoger también tus batallas: es decir, darle importancia a lo que de verdad tiene sentido y es importante. Merece la pena vivir de forma intensa y positiva y distanciarte de lo que no te aporta. Es cierto que el trabajo o las obligaciones pueden robarte momentos de tu vida, pero tú eliges cómo quieres vivirlos. Nunca pierdas la curiosidad, la aceptación, la vida espiritual (no tiene por qué ser religiosa), el amor y la libertad interior, serán tus grandes aliados en la vida. Me encantó esta frase de Nietzsche que Patricia comparte con nosotros en este apartado: "El que tiene un por qué para vivir puede soportar cualquier cómo"


7. Elige tu once titular

Confieso que uno de mis grandes temores cuando empecé este libro es que estuviese orientado a lo deportivo, pero no es así, sirve para cualquiera, no sólo para los deportistas. Sin embargo, cuando me encontré con este capítulo prejuzgué erróneamente (suele pasar en el caso de los prejuicios) que iba a ser deportivo. Y no lo es. De hecho, ha sido uno de los capítulos que más me ha gustado.

¿Por qué eres feliz? Porque tomo decisiones. Toma conciencia del paso tan rápido que lleva la vida y párate: debes dedicar tiempo a tu bienestar y a aquello que te hace disfrutar. Ir viviendo según te arrastre la corriente es pura apatía que no puedes permitirte. La vida pasa demasiado rápido cuando no tienes tiempo para dedicarte a lo que te gusta o cuando aprovechas mal ese tiempo. Gran parte de la felicidad no está en lo que se posee sino en cómo se utiliza el tiempo que invertimos en lo que nos hace sentir bien. Deja de ponerte excusas (Patricia enumera unas cuantas en este capítulo). Tu felicidad depende de tu equilibro: saber ordenar y gestionar tu tiempo para poder dedicarle un poco a todos los pilares de tu vida.

- Organiza tu agenda: despréndete de hábitos y organízate.

- Sin remordimientos: te lo mereces. Dedicarte tiempo a ti no es sinónimo de quitárselo a otros.

- Necesitas estar bien y hacer cosas que te satisfagan.

- No eres el último de la fila y tus necesidades tampoco lo son.

- Aprende a decir no.

- Delega

- Mide el tiempo más en calidad que en cantidad.

- Aprende a respetarte.

- Educa a la gente: pon límites. 

- Practica tus innegociables. 

- LA VIDA ES UN JUEGO. Para ganar no necesitas acumular más dinero, sino más momentos inolvidables. Deja que esas pequeñas cosas que te rodean te hagan feliz y te emocionen a cada momento.


8. No te limites, utiliza tu voluntad

La falta de talento no te limita, te limitas tú. Te limitan esas ideas de "no voy a ser capaz". El talento está en todo aquello que te apasiona y el éxito no está en ser excepcional sino en hacer las cosas de forma excepcional. Patricia Ramírez nos lanza unas cuantas preguntas muy enriquecedoras que creo que debes hacerte a ti mismo: ¿qué te gustaba cuándo eras pequeño? o si pudieras dedicarte profesionalmente a una de tus aficiones, ¿cuál sería?, ¿qué suele valorar de ti la gente? No sé si lo he contado alguna vez en este blog pero lo he contado muchas veces en la vida real. Cuando era pequeña de mayor quería ser periodista, pero terminé estudiando derecho y dedicándome más o menos directa o indirectamente a la carrera que finalmente estudié. Sin embargo, siempre me ha encantado escribir y hablar y desde hace casi cinco años trabajo en algo muy relacionado con el periodismo. Este blog no es ni más ni menos otra afición relacionada con esa pasión.

Patricia Ramírez nos deja diez claves muy útiles en este capítulo. Nuevamente os invito a leer el libro y descubrirlas, pero también vuelvo a compartir con vosotros mis tres favoritas de esas diez:

- La experiencia forma parte de tu pasado, no dice quién eres ni qué eres capaz de hacer o lograr ahora o en el futuro. 

- No permitas que otros te limiten. 

- La flexibilidad también participa.


Pero además del talento, necesitarás otro ingrediente imprescindible: una compañera de viaje llamada voluntad. La voluntad no depende de tu ADN sino de tus valores y éstos se educan y se practican. Cuando se adquieren pasan a formar parte de nuestra filosofía de vida. Otros tres consejos clave:

- Menos pensar, más actuar. 

- Elige en qué invertir tu voluntad.

- Apóyate en la gente.

Y si en alguna ocasión te falta la voluntad, utiliza otro recuerdo. No es la única aliada para conseguir lo que quieres.


9. Acéptate

Si con todo lo que tienes no eres feliz, tampoco lo serás con todo lo que te falta. No debes buscar más exigencia, sino disfrutar, menos perfeccionismo y más responsabilidad. Las personas sólo debemos ocuparnos de lo que depende de nosotros, la presión extra de aquello sobre lo que no podemos hacer nada, no nos aporta nada positivo.

Si te autocensuras, te hieres a ti mismo y te debilitas, pero no te animas ni generas mayor aprendizaje. Para disfrutar más y sufrir menos debes aceptarte. Tus placeres pueden y deben ser más fuertes que tus deberes. Piensa en tus deberes, por qué lo necesitas, por qué lo deseas, por qué es importante... Muchos de los deberes y los "debería" responden a lo que otros esperan de ti, son "deberías" de nuestros padres, maestros... los hemos incorporado a nuestro sistema de valores sin cuestionarlos y nis pararse a decidir si realmente los quieres en tu vida. Debate tus debería contigo mismo, llega al fondo de ellos y quédate con lo que se ajuste a los valores que te gustaría tener para ser más feliz.

Como ya viene siendo habitual, elijo tres consejos de los que nos da Patricia Ramírez en este capítulo:

- Busca emociones que te permitan ser feliz. 

- Sé amable contigo mismo. 

- Lo que has hecho hoy es perfecto. 



10. Emocionario

Las emociones a veces vuelven nuestro mundo auténticamente del revés. Cuando sientas una emoción, especialmente negativa, debes ponerle nombre, no identificarte con ella, aceptarla y darle un valor. No puedes dejar que te limite ni mucho menos hacerte esclavo de tus emociones. El primer error que cometemos con las mal denominadas emociones negativas es querer que desaparezcan sin más: sin conocerlas, sin aprender de ellas, sin saber dónde te llevan ni buscar soluciones. Todas las emociones tienen un sentido, un porqué.

Crea tu propio Emocionario o Mapa de Emociones. Si encuentras alguna emoción a lo que no sabes ponerle nombre, no te preocupes. Acepta las emociones, incluso las negativas, ponle nombres, acepta que forman parte de tu vida y olvídalas. Tienes que dejar de relacionar emociones con comportamientos. La emoción existe, es natural, biológica e informativa, pero tú decides cómo actuar.



Y al final, TÚ ELIGES: ELIGE CONTAR CONTIGO. Tu vida es tuya, tu pasado también lo es pero ya es pasado y no tiene remedio. Lo que sí lo tiene es tu presente, tu futuro, tus decisiones, tus emociones, lo que piensas, en lo que trabajas y con quién te relacionas. Importa el hoy.

Patricia termina este libro dándonos 10 grandes consejos, para conocerlos todos tendrás que leer el libro, pero yo me quedo con tres de la lista, que voy a compartir aquí:

1) Elige lo que piensas
2) Perdona y sé compasivo
3) Lo que estás haciendo es perfecto 

Los he elegido porque para mí tienen un peso especial en la lista, probablemente no el mismo que su autora, ya que son respectivamente los consejos 3, 4 y 9 de la lista de Patricia. Todos los consejos de la lista son absolutamente recomendables y más aún, necesarios. Pero para mí estos tres tienen un peso especial. Los dos primeros los entenderéis sin necesidad de matices o explicaciones, el último es un poco más complejo. Habla del cambio, de cuando las cosas no salen bien o cuesta cambiarlas. Te recuerda que el cambio lleva su proceso, sus recaídas, pero que estás en el camino correcto y que lo que estás haciendo es perfecto.

La lectura de Cuenta contigo es una lectura inspiradora, os animo a que lo leáis y saquéis vuestras propias conclusiones.

Quizá te interese:

Lecturas inspiradoras: El arte de no amargarse la vida


¿Te ha gustado? Sígueme en Facebook

2 comentarios:

  1. Que buena pinta. Estoy muy de acuerdo con todo aunque me gustaría ver qué pone en lo del tiempo de calidad y no de cantidad porque yo tengo mis dudas ahí. Creo más bien que hay que encontrar el equilibrio entre ambos. Pero, vamos, comparto todos los demás puntos en mi propia filosofía de vida. Me hubiera gustado que este libro existiera hace veinte años. Me habría ahorrado disgustos inútiles.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Leelo Bego, merece la pena darle una oportunidad, seguro que hay cosas que te servirán, aunque sea 20 años después 😁

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)