VIERNES VITALES 68: SEGUIR ADELANTE SIN QUE TE HUNDA(S)/HUNDA(N)

Ya he dicho más veces por estos lares que me siento inmensamente afortunada porque a lo largo de mi vida he podido conocer a mucha gente y además algunos de ellos, bastantes a decir verdad, se han convertido en grandes amigos. Amigos de los de verdad, los que sabes que están ahí, que puedes llamarlos y te ayudarán, es más, que te prestan su ayuda desinteresada por adelantado y se convierten en más que familia. De esos que se cuentan con los dedos de una mano yo tenga la inmensa fortuna de tener varias manos completas. Personas a las que no necesitas ver para saber que su amistad, la nuestra, es verdadera. Una de esas personas, que lee mucho de lo que escribo por aquí aunque no comente ;) está ahora mismo un poco perdida en los aspectos relativos a cómo sobrevivir a un ambiente bastante maléfico. Pero como yo creo en ella absolutamente y sé que vale mucho más que todos los que se dedican a ponerle palos en sus ruedas, hoy le dedico este Viernes Vital.

Aquí los aprendizajes que he ido incorporando a mi vida con el tiempo, por si sirven:


1. Tú eres tú, no lo que dicen los demás de ti.  Esto tiene un doble filo, significa que tú eres quien eres de verdad, no lo que dicen otros de ti, ni lo bueno ni lo malo. Tienes tu propia personalidad y a veces te conoces mejor que nadie, sin embargo hay cosas de ti que no conocerás (a uno mismo nos falta siempre perspectiva sobre nosotros mismos). En ello los demás pueden ayudarte, pero te encontrarás de todo. Gente que te pongas etiquetas dañinas y que muy posiblemente no sean reales (o no tan reales), pero también personas que puedan ayudarte a mejorar. En eso, un buen amigo sincero es lo mejor que te puede pasar en el mundo. Pero lo que cotilleen de ti terceros que tienen más maldad que otra cosa, no merece la pena. Porque Tú no eres la etiqueta que te han puesto, no lo olvides nunca.


2. Ser tú no significa que no puedas cambiar y mejorar. Hay personas que bajo el lema de "yo soy así y punto" se creen en el derecho sobre el mundo. No es así. Todos tenemos muchas oportunidades de mejora y muchos momentos en los que puedes mejorar en muchísimos aspectos. Cambia y mejora siempre que sea posible, pero el cambio tiene que ser a mejor y debe de ser para ti (indirectamente, también para otros). Me refiero a que lo haces por ti, no por lo que digan o esperen otros.


3. Inevitablemente, te encontrarás gente mala en tu camino y debes aprender a vivir con ello. No es justo, lo sé, pero la vida normalmente es bastante injusta de media. Invitablemente, te encontrarás con  chinches, moscones y otro tipo de seres malvados que parece que están ahí sólo para molestar, para hacer la vida de los otros más difícil. No es nada fácil convivir con ello (Magüi, sabes que lo digo por experiencia propia) y tampoco lo es sobreponerte y seguir adelante cada día, especialmente cuando escoges, por las razones que sean, continuar en ese camino y por tanto tener que aguantar esa situación y a ese tipo de personas. Pero se puede. Piensa en quién eres de verdad, en el tipo de persona que eres y lo que en realidad son ese tipo de seres. ¿De verdad crees que merecen amargarte tu vida?



4. Sé buena persona. Al final, lo importante en la vida es ser buena persona, lo demás es algo que da igual. Ya sé que esta sociedad cada vez valora menos a las buenas personas y además parece valorar cada vez más a las malas. Pero yo sigo creyendo en la bondad. Aún así, no siempre me comporto bien, también erro, me equivoco, tengo malos sentimientos y actuaciones, como todo el mundo. Pero cada uno sabe dónde está su equilibrio y su balanza y hacia qué lado quiere ir. No dejes que otros te empujen al lado oscuro, no te pongas a su nivel.


5. Fricción de placas tectónicas emocionales. Me temo que poco más puedo aportar que lo que ya escribí en su día y que tienes enlazado aquí. Hay momentos en los que sabes que no estás en el lugar correcto, ni en el camino correcto, y además están con la gente incorrecta. Esos momentos son muy chungos, porque no estás siendo ni estás haciendo lo que de verdad querrías ser y hacer, no te sientes cómoda, tienes que tragar y vivir esas situaciones cuando lo que realmente quieres es salir corriendo. Yo elegí quedarme a nivel profesional, cambié el chip y mejoré mucho, pero algunas cosas siguieron siendo como eran antes, la que cambias eres tú: te adaptas y aunque algunas cosas malas siguen ahí, ya no les das la importancia que les dabas (recuerda que no tienen valor). Pero también es posible buscar otro camino. Si sabes que no es tu lugar, ni lo que quieres hacer, ni donde quieres estar ni con quien quieres trabajar, siempre tienes la opción de buscar y probar suerte en otro camino. Lo importante es tomar decisiones, aceptar sus consecuencias y sobrellevar todo de la mejor manera. Ni es fácil ni la mejor manera es siempre buena, pero es lo que hay.  

Nadie dijo que fuese fácil, pero la vida es también esto. Ánimo y adelante, que nada ni nadie te hundan. 


Otros Viernes Vitales que también te podrían venir bien, amiga: 




Hay un montón más, pero allá cada uno que brujulee, creo que con estos más que de sobra! Espero que te inspiren, amiga mía!



Si te ha gustado este post, más abajo puedes darle a Compartir y hacerlo llegar a quien creas que le pueda interesar. GRACIAS! 

8 comentarios:



  1. Gracias mil! Creo que son muy útiles (y necesarias) estas reflexiones. De todo lo que has escrito, lo que más me ha gustado ha sido el primer párrafo y de los cinco aprendizajes me quedo con el primero.

    En estos tiempos en los que se opina de todo, nada sucede si no lo compartes, nada es importante si no se comenta... a veces se nos olvida que cada persona es quien es, independientemente de cómo le etiqueten los demás o los demás piensen que sea...
    Qué fácil en realidad y cómo se nos olvida.

    GRACIAS

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que te sirvan, Maribel, porque lo he escrito pensado en ti. No es tan fácil y muchas veces se nos olvida. Pero bueno es recordarlo de vez en cuando 😄

    ResponderEliminar
  3. Sabías y acertadas palabras. Tu amiga tiene suerte, por las palabras que le dedicas y por tenerte.
    No me viene a mí mal tampoco dar un repaso a alguno de los puntos que escribes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Reflexiones para enmarcarlas y poder recordarlas así todos los días.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Gracias Esther, es una alegría que pases por aquí de nuevo y un honor que te guste el post.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Margari, no creo que sean para enmarcar pero si debemos recordarlas especialmente en los tiempos difíciles.

    ResponderEliminar
  7. Pues a mí también me ha servido un montón esta entrada, pero no puedo evitar pensar que si me adapto, me acostumbro... ya no soy yo. Y me entristece perder candidez, inocencia, bondad o lo que sea, aunque suene un poco ridículo :)
    Es un placer leerte siempre.

    ResponderEliminar
  8. Sí, AZ, sobre todo porque tú eres una de las mejores personas que he conocido en mi vida, tu bondad y candidez son enooooormes. Pero no digo que las pierdas, sino que las compartas con quien realmente las merece y no con quienes no las merecen en absoluto. Muchas gracias por tu comentario, me alegra infinitamente que te sirvan mis comeduras de tarro en forma de viernes vitales. O lo que es lo mismo: dale a un tonto un lápiz o como en mi caso a una tonta un blog XD

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)