MADRID CON NIÑOS 39: EL TELEFÉRICO

Recuerdo perfectamente la primera vez que visité el Teleférico de Madrid. Yo aún vivía en Oviedo y vine un finde (era uno de los puentes de otoño) a visitar a mi entonces novio (desde hace años ya mi marido) a Madrid. Se le ocurrió llevarme al Teleférico y aquel primer viaje a bordo de una de las cabinas azules me pareció sencillamente maravilloso

No sabría explicar por qué, pero tardé muchos años, más de diez en volver al Teleférico. Una década en la que vivía en Madrid y hacía muchísimos planes, descubría muchos rinconcitos de mi Madrid pero nunca en ese tiempo volví al Teleférico, y eso que de vez en cuando recordaba con cariño aquel primer viaje. Hasta un día, creo recordar también que en 2014, en el que se me ocurrió que volver al Teleférico podía ser un plan para niños maravilloso y que a mi hija Henar le podría encantar aquel viaje mágico. Recuerdo que era muy pequeña, sobre los dos años y poco; efectivamente, el Teleférico la enamoró como me había enamorado a mí tiempo atrás. He de decir que nos enamoró, ya que desde entonces el Teleférico ha formado parte imprescindible de nuestros planes habituales, de nuestro Madrid con niños

El hecho de que, además, los viajes en el Teleférico se incluyesen dentro del Pase Anual (que adquirimos desde hace tres o cuatro años ya), facilitaba mucho las cosas. También que en la Casa de Campo hubiese una terraza estupenda, con unas vistas fantásticas a Madrid. Y además, la también magnífica zona para niños, consistente en un divertido parque de bolas donde los peques se lo pasan en grande mientras los mayores nos tomamos un café con las increíbles vistas del horizonte de Madrid. Creo que es uno de mis mejores recuerdos recurrentes de los últimos años, ya que han sido muchas las ocasiones en que hemos ido al Teleférico y las dos, Henar y yo, hemos disfrutado de un tiempo juntas y luego de un tiempo de ocio cada una por separado, en un lugar que se me antoja mágico

A bordo de alguna de las cabinas azules hemos mantenido conversaciones maravillosas entre madre e hijas, muchas de ellas muy graciosas. Os contaba un par de ellas en este post. Nos gusta tanto el Teleférico y todo lo que ofrece que incluso el último cumpleaños de Henar lo celebramos allí (también podéis ver mis impresiones cumpleañeras aquí). 



El caso es que la situación futura del Teleférico me entristece. No sé si lo sabréis, pero el Ayuntamiento de Madrid ha anunciado que recuperará la concesión del Teleférico (en manos de Parques Reunidos desde 1969, entidad que lleva por tanto casi medio siglo gestionándolo) y que a partir del 1 de enero la gestión corresponderá a la EMT. No sé si los cambios serán buenos o malos pero temo que de momento el Teleférico esté cerrado un tiempo. En la web actual en la sección de horarios vemos cómo estará abierto hasta el 31 de diciembre, luego, no se sabe. Me da pena y miedo que nos quiten durante un tiempo el Teleférico, qué va a ocurrir con la cafetería y la zona de niños, si la gestión va a seguir igual de bien que hasta ahora... 

Por eso, os recomiendo con todas mis fuerzas que visitéis el Teleférico este otoño. No sabemos qué ocurrirá a partir de enero, ojalá nada y todo siga igual de bien. Pero por si las moscas (yo no las tengo nada conmigo), no dejéis de embarcaros en este viaje maravilloso. Madrid desde el Teleférico es precioso. El viaje a bordo de una de esas pequeñas cabinas azules es mágico, os lo aseguro, pero especialmente cuando vas desde la Casa de Campo en dirección Pintor Rosales y puedes deleitarte en los perfiles de nuestro querido Madrid y su famoso cielo.

Podéis cogerlo desde Pintor Rosales, bajaros en la Casa de Campo, dar una vuelta o tomaros algo allí. Los niños además pueden disfrutar del Parque de Bolas. Un rato en la Casa de Campo siempre es una buena idea para hacer excursiones, incluso para acercarte andando hasta el Parque de Atracciones, que está a un paseo. Además, al lado de las instalaciones del Teleférico hay un parque con columpios para los peques, o podéis hacer un picnic. Hay muchas opciones. También es posible hacerlo como solemos hacerlo nosotros. Vamos en coche hasta la Casa de Campo y aparcamos en el espacio habilitado frente al Teleférico. Desde allí nos subimos en una de las cabinas y hacemos el recorrido completo de ida y vuelta sin bajarnos. A la vuelta, disfrutamos un rato como os contaba antes: ella en el parque de bolas y yo tomándome un café y leyendo con Madrid en el horizonte.

Para mí, Madrid sin el Teleférico no será el mismo, por lo que espero que de verdad no nos dejen durante un tiempo a los madrileños sin nuestro pequeño viaje por el cielo de Madrid.


Más posts de Madrid con niños


Si te ha gustado este post, más abajo puedes darle a Compartir en tus redes sociales y hacerlo llegar a quien creas que le pueda interesar. GRACIAS! 

6 comentarios:

  1. Cuando era yo pequeña era rojo y no "hablaba". La última vez que estuve me encantó, además esa zona me encanta. Espero que con el cambio de titularidad siga todo igual pero no sé yo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces habla y otras no, no te fíes. Pero en rojo o en azul es algo muy especial en Madrid, una pena que se pierda :(

      Eliminar
    2. A mí me habló en el tramo de Rosales a la Casa de Campo.

      Eliminar
    3. Teóricamente debería haber una locución en todas las cabinas y en todo el trayecto, pero a veces te subes y funciona y otras no hay nada. No sé si depende de la suerte que tengas, de que la cabina en cuestión tenga la locución on o de que algunos días las ponen y otras no. En cualquier caso, depende, a veces hay locución y otras no

      Eliminar
  2. oooh, espero que lo reabran pronto y que todo sea para mejorarlo. el teleférico es a vuestros días lo que el jardín botánico a los nuestros, entiendo tu disgusto/preocupación. yo moriría si cerraran el jardín...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual no llegan a cerrarlo, Bego, pero ya sabes cómo funcionan las cosas cuando entran la burocracia y la instituciones de por medio. Sí, nos gusta el Teleférico y vamos varias veces al año, se parece a vuestro Botánico en ese sentido ;)

      Eliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)