#SALVEMOSLOSMUEBLES: DIY CON LA CÓMODA ANEBODA DE IKEA

Hace un par de semanas fuimos a Ikea a comprar una cómoda Brimnes a la que le tenía echado el ojo desde hace tiempo. Aprovechando que durante el mes de octubre estaba de oferta, ya no había más excusas. Tenía el sitio perfecto en mi habitación, era un mueble más grande que la cajonera Aneboda que ya tenía sus años y que tan buen trabajo había hecho, pero que ya merecía una jubilación.  

Sin embargo,  la cajonera Aneboda no esperaba que no sólo no se iba a jubilar en la casa del pueblo (donde también haría su apaño pero menos), sino que iba a convertirse en el nuevo mueble molón de la  habitación de la princesa. Quienes me leéis de manera habitual, ya sabéis que me suele gustar el hazlo tú mismo y me gusta mucho ponerme manos a la obra y tunear cosas. Reconozco que había visto miles de cosas chulísimas que se podían hacer con muebles, pero nunca hasta ahora me había embarcado en esa aventura. Sin embargo, cuando la princesa pidió un mueble nuevo para ella, lo vi claro. La cómoda Aneboda de Ikea tuneada quedaría perfecta y a ella le encantaría.  

Además, probablemente hayáis oído hablar del proyecto Salvemos los muebles (hastag #salvemoslosmuebles), con el que Ikea quiere reutilizar, reciclar y darle nueva vida a viejos muebles. Me gustan mucho los muebles de Ikea, en casa tenemos unos cuantos (si lo pienso, no hay ni una sola habitación que no tenga un mueble de la marca sueca), son útiles, muy prácticos y además disfruto mucho montándolos. Pero la idea de tunearlos y darles más vida, una segunda oportunidad,  me parece fantástica.  El proceso (al menos en mi caso) me parece súper divertido pero además me gusta reutilizar y reciclar, en definitiva hacer un consumo más responsable.


El mueble tenía algo más de diez años (según mis calculos) y en determinadas partes necesitaba una mano de pintura.  Nada que un pincel y un poco de chalk paint de color blanco no resolviera en pocos minutos. Pero además poniéndole un poco de imaginación podía quedar muy molón. 


¿Qué necesitamos? 

Lo primero, pintura chalk paint,  será vuestra mejor aliada. Quien haya inventado esta pintura se merece un premio a nivel mundial. Nada de lijar, decapar, imprimación y capas de pintura. Coges el pincel, lo impregnas en la pintura y le das una mano. Con una segunda mano, queda perfecto y puedes cambiar de un color a otro sin ningún problema. 

Nosotras (porque Henar también ayudó) utilizamos pintura chalk paint blanca para mejorar las imperfecciones y manchas del paso del tiempo y chalk paint verde, amarilla mostaza y frambuesa para los tiradores. Utilicé pinturas La Pajarita porque creo que son fantásticas. Las tenía por casa de otros DIY anteriores por lo que no las compré específicamente.  Elegí las que mejor quedaban con los colores de los gatos. 


Si os fijáis,  hay dos listones de color rosa claro, arriba y abajo. Sin también de chalk paint pero en este caso de la mezcla resultante entre frambuesa y blanco. 

Por supuesto también necesitamos un par de pinceles (uno más ancho y otro más estrechito para los detalles) y quizá para las franjas de colores os pueda venir bien también la cinta de carrocero. 

Y más allá de la pintura, seguro que os habréis fijado en las láminas de gatos. En realidad son piezas de tela, saqué la inspiración de Pinterest. Sin embargo, se pueden utilizar otros materiales como papel adhesivo, papel normal o incluso de pared según he visto en internet. Mi idea era comprar un papel adhesivo pero no encontré en internet algo que me gustase y busqué en su defecto otras alternativas que tenía por casa. Otra vez poniendo en práctica lo de utilizar lo que tienes y reciclar (mandamientos de la pirámide del consumo responsable). Podéis elegir entre un montón de telas diferentes, este mueble estaba orientado a una habitación infantil pero las opciones son infinitas. 

Ahora os cuento cómo hice las placas de tela. Medí al milímetro el tamaño del plástico de los cajones de este modelo de Aneboda. Podéis utilizar esta táctica tanto con Aneboda como con Brimnes porque además es muy sencillo. Recortamos un trozo de buen cartón  (también reciclado, en este caso de una caja de una tostadora, pero podéis utilizar cualquiera, el de Ikea esta genial) y lo recortamos exactamente con la forma y medidas de la parte de plástico de Aneboda. Se trata de que encaje a la perfección,  así que poner interés en hacerlo lo mejor posible. La tela esta pegada sin más, extendiéndola y tensándola al máximo,  para sujetarla por detrás con cola y un celo que sea adherente de verdad. Encima, por la parte trasera, pegué un trozo de cartulina para estar doblemente segura de que no se saldría la tela. La pegué con cola. 

La idea es que la pieza encaje perfectamente en el orificio del cajón,  ya que lo bueno es que tiene una pequeña profundidad. No sería necesario ni siquiera pegarla, ya que encajando perfectamente hace clac y no se mueve, pero aún así yo la pegué también directamente a la parte plástica con la misma cola. 

El resultado final, ya colocado en la habitación de mi princesa, ha sido este. Como veis, queda muy bien en el conjunto y nos proporciona un espacio extra de almacenaje, para intentar mantener el orden, en la medida de lo posible... Desde luego Henar está tan contenta, porque además colaboró en la pintura, así que este trabajo en equipo aún lo hace más especial. La familia que customiza unida.... 



¿Os ha gustado? ¡Salvemos los muebles!

4 comentarios:

  1. No me ha gustado... ¡Me ha encantado!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchísimas gracias, MARGARI!!! 😉

      Eliminar
  2. Que guay te ha quedado! Fíjate que he oído lo de Salvemos los muebles pero lo había entendido diferente, me sonaba que era algo de donarlos...gracias por la aclaración. Yo este verano he hecho una obra de caridad con un aparador de hace 30 años y estoy encantadísima con el resultado. Tengo ganas de sacarle unas buenas fotos y hacer un antes y un después. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, creo que hacen las dos cosas. Por un lado aceptan muebles que te compran por un módico precio, y por otro además organizan talleres para repintarlos y darles nuevo uso 😄

      Eliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)