DIY: PECECITO DE COLORES

El jueves pasado fue fiesta en Madrid, el Día de la Almudena, patrona de la ciudad, y por tanto ni hubo cole ni trabajo en nuestro caso y pudimos disfrutar de un gran día en familia, celebrando de verdad como se merece que era fiesta. Salimos a comer fuera,  dimos un paseo por el centro  (al que hacía mucho tiempo que no íbamos juntos) y aunque el plan teatral se nos fastidió en el último minuto, nos volvimos antes a casa y Henar y yo aún tuvimos un buen rato para disfrutar de un pequeño ejercicio de hazlo tú mismo, Manualidades con niños de las que tanto disfrutamos. 

Como fue improvisado, se me ocurrió sobre la marcha recuperar una idea que tenía en recámara.  De hecho, hace un par de meses os había escrito un post sobre manualidades con niños facilitas para hacer en casa y con temática marina, más concretamente manualidades de peces de colores. Uno de aquellos do it yourself  era bastante fácil y precisaba de materiales que normalmente tenemos en casa, especialmente cartulinas o folios de colores, tijeras, pegamento, celo y poquito más.

Al fin y al cabo se trataba de hacer algo sencillo y rápido, que nos mantuviese entretenidas durante un rato y algo en lo que Henar pudiese participar de manera activa. Porque una de las razones para hacer manualidades con los niños, yo diría que la primera, es que los niños exploren y desarrollen su creatividad. Para ello, aunque a veces (como en esta ocasión), tomemos una referencia, lo cierto es que hay que dejar que los niños desarrollen su potencial. Y por eso, debemos dejarles hacer a su gusto y a su manera. Que recorten, aunque no quede perfecto, que dibujen, peguen, den ideas... Y así, de esta manera, cuanto más vayan creciendo más habilidades irán teniendo y disfrutarán muchísimo del proceso del do it yourself pero también de su propia creatividad, explotando más ideas y atreviéndose a hacer cosas a su gusto. No hay nada que perder y muchísimo por ganar. 

Por eso debemos abandonar esa idea que a veces los adultos tenemos de hacer que las cosas sean perfectas o casi. Las manualidades tienen esa magia: no son perfectas y por eso son únicas. No las ha hecho una máquina "a granel", no encontrarás dos iguales, aunque las hagas tú y pongas todos tus sentidos en conseguir que sean lo más parecidas posible. No lo son, ni les hace falta, son únicas y maravillosas.

Por cierto, el modelo que tomamos de referencia fue éste. Lo saqué de la página de Pequeocio y me pareció algo divertido y como dije antes sencillo de hacer, ya lo tenía yo en mi radar de manualidades. Sin embargo, si lo comparáis con el pez que hicimos Henar y yo, encontraréis notables diferencias. Y ahí es donde radican cosas tan importantes como la orginalidad, la imaginación, la creatividad... Es cierto que seguimos un modelo claro, que en este caso lo imitamos, pero también lo hicimos un poco a nuestro modo.

Lo primero que hicimos es coger lo que teníamos a mano. Y teníamos folios de colores (de esos del Ikea que son de un gramaje un poco mayor que el folio mayor pero que no llegan a ser cartulina), así que escogimos los colores entre las dos y nos pusimos manos a la obra. No teníamos pajitas de colores (de hecho teníamos sólo una que utilizamos como espina central del pez) pero improvisamos con tiras de los papeles de colores. Y por ejemplo, tiramos del toque mágico de las estrellitas, que se nos ocurrió sobre la marcha. Para ello, tenemos un pequeño troquelador que compré hace tiempo en una Tienda Tiger y que da muy buenos efectos, o al menos a nostras nos lo parece. Yo troquelaba las estrellas (ya que se necesita un poco de fuerza y Henar se cansaba) y mi hija las iba pegando a su gusto. Empezamos por la cola del pez y luego decidimos añadir alguna que otra más como podéis ver.

Fue un proceso muy divertido y en equipo ir decidiendo qué colores poníamos, cómo los colocábamos y Henar se involucró mucho en la realización: cortando, pegando, proponiendo... Insisto en que para que los niños disfruten de las manualidades debemos dejarles hacerlo por ellos mismos, aunque no quede perfecto, aunque se equivoquen, ¿qué importa? Forma parte del aprendizaje. 

Aquí os dejo algunas fotos en las que ella iba cortando y haciendo cosas. No tienen muy buena luz porque ya había anochecido y teníamos las luces encendidas, además de que a mi hija, eso de que le saques fotos mientras "está trabajando" cada vez le mola menos.


En el caso del ojo del pez ella misma cogió un lápiz y le dibujó el ojo. Mi idea inicial había sido superponer varios círculos de diferentes colores pero a ella le gustó así, pues así se quedó, y tan bien que está. Es importante también dejar a los niños que sus ideas se hagan realidad. Si nosotros como padres insistimos en no salirnos del guión, seguir el manual y hacer las cosas como dice el libro o modelo en cuestión, ¿dónde está el terreno para la imaginación y la creatividad? 



De momento nuestro pececito de colores se quedó colgado en el salón. Es cierto que es muy probable que a no tardar termine adornando la habitación de la princesa de la casa, que al fin y al cabo ha sido la artista de esta obra de arte y nada mejor que ser ella quien atesore su obra.

Espero que os sirva de inspiración y os animéis a hacer esto o algo similar con vuestros niños, disfrutando del proceso y pasando un rato estupendo, que al final es de lo que se trata. En esta manualidad podéis además utilizar un montón de materiales ya que, como habréis visto, acepta casi cualquier cosa. Quizá algún día nos animemos a hacer otro con materiales reciclados, utilizando cartones, retales, recortes de revista... lo que se te ocurra será perfecto.



Sí te interesa, aquí puedes encontrar muchos otros posts e ideas de Hazlo tú mismo.

6 comentarios:

  1. Parece fácil, pero por si acaso no lo haré.
    UN BESO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy fácil y divertido, animate a hacerlo con tus nietos 😄

      Eliminar
  2. Qué chulo os quedó!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Mil gracias! aun es muy pequeño mi hijo pero me encanta ir recopilando ideas para hacer manialidades cuando crezca un poco más. Y esta alternativa del pez me encantó, busco cosas sencillas.

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El gran filón está en Pinterest, de todas formas en este blog en la sección Hazlo tú mismo hay cosas que fui haciendo con mi hija cuando era más pequeña, igual alguna te sirve ya ;)

      Eliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)