RETO MINIMALISTA DE NOVIEMBRE: 465 COSAS FUERA DE MI VIDA

Lucía Terol, de Sencillez Plena, nos proponía hace unos días lo que ella denomina juego y yo reto. En realidad, creo que tiene un poco de ambas cosas. Pero más allá del nombre, me parece un proyecto fantástico que voy a intentar poner en práctica con todas mis fuerzas y que os comparto aquí, por si alguien quiere unirse. 

Se trata del Juego Minimalista de los 30 días. Se trata de un reto (con mi denominación) que te ayudará a simplificar tu vida, a llevar una vida más minimalista y menos llena de cosas inútiles. En palabras de Lucía, deja ir aquellas cosas que no te aportan valor y sobre todo deja espacio para que la magia ocurra

Igual vosotros sois de esas personas capaces de tener todo en orden, pero desgraciadamente no es mi caso, el caos es algo habitual. Y aunque me esfuerce en ordenar, nunca acabo del todo, y cuando algo está ordenado, con el paso de un par de semanas o meses seguro que dejará de estarlo. Es cierto que parte de la culpa reside en mí misma y mi desorden personal (falta de hábito), pero otra también es que tengo demasiadas cosas. Lo de tener demasiado es algo a lo que le llevo dando vueltas en los últimos meses y una de las cosas que he aprendido reflexionando es que es cierto que compro mucho menos pero también es cierto que aún acumulo cientos o miles de cosas que no necesito y que continúan ahí. 

Con este juego, Lucía nos propone ponernos manos a la obra y cada día del mes dejar ir un número de cosas

El primer día, dejas ir una cosa; el segundo día, dos; el tercero, tres... y Así sucesivamente hasta que el último día dejas ir treinta cosas. 

Como podréis imaginar, los primeros días está chupado. Por lo menos en mi caso, pero ay, madre, que a partir del día 10 o 12 yo calculo que la cosa se va a complicar muchísimo. Y ahí es donde está el reto, en elegir y dejar ir de verdad cosas que no necesitamos. Porque si vais sumando 1+2+3+4+5+6+7 etc. hasta 30, te encuentras con que si logro terminar el reto, al final de mes me habré desprendido de ¡¡¡465 cosas!!! No estoy en absoluto segura de poder lograrlo, pero sí de que lo voy a intentar, de hecho ya he empezado a hacerlo. 


Lucía nos da unos consejos fantásticos para este juego, así que los comparto con vosotros: 

¿Qué cosas puedo dejar ir? Aquellas que no te inspiran felicidad y que no necesitas. Reflexionando un poco sobre esto y planificando sobre qué quiero hacer este mes y de qué quiero desprenderme, creo que yo tengo muchas cosas de este tipo. Objetos que tengo repetidos, que fueron regalos que nunca usé, que compré y nunca he utilizado, que no me gustan, prendas de ropa que ya no me valen o que no me quedan bien... Como veis, la lista es amplia. Más allá de ello existen también objetos útiles, que puedo usar, que incluso están bien pero que en realidad no me hacen feliz, ahí está el reto, en conseguir sacarlos de mi vida. Pueden ser objetos físicos o también aprovechar para hacer una limpieza digital

¿Qué hago con las cosas que dejo ir? Si se trata de objetos, antes de tirarlo, puedes donarlos, regalarlos, venderlos... intentar que tengan una segunda vida, que alguien los pueda utilizar y darles uso. 

¿Quién gana el juego? Teóricamente quien consiga llegar más adelante con los días, o quien consiga terminar el mes con 465 objetos menos en su vida. Pero personalmente creo que todos los que jugamos ganamos. Esto no es una competición, sino un reto personal, un desafío en el que podremos avanzar más o menos pero del que seguro sacaremos grandes aprendizajes. Dentro de unos días estaremos dejando ir más de 10 objetos cada día y creo que no resultará sencillo (aunque en mi caso yo tengo muchas cosas de las que desprenderme). Lucía dice que ella cree que la competición no es necesaria, pero sí lo es compartir el camino, porque lo hace más divertido. Eso es precisamente lo que yo estoy haciendo con este post :) 

Para ello, además nos da la oportunidad de compartir tus avances en el grupo de Facebook Esencia Minimalista

Yo ya he empezado, ¿y qué he hecho hasta ahora? Bueno, lo primero es decir que no estoy tirando cada día, sino que ayer domingo me puse a revisar un par de cajones y un rincón de mi habitación y empecé a tirar cosas. Ha sido sólo un espacio pequeño, pero del que han salido 22 cosas que ni necesitaba ni me hacían feliz. Obviamente, me ha resultado súper sencillo, porque tengo muchísimas cosas, demasiadas, que no necesito. Entre ellas había un poco de todo: tres camisetas, un par de pulseras, varias películas en VHS que estoy segura de que no volveré a ver en mi vida, cosméticos viejos... 

Soy consciente de que esas primeras cosas son un grano de arena en la playa y que, de momento, no me ha supuesto ningún esfuerzo. Pero también de que según vaya avanzando el mes el reto será cada vez más grande, pero lo afronto con la mayor ilusión. No sé si seré capaz de desprenderme de casi 500 cosas, pero como dije antes, sé que es un camino de aprendizaje. De momento, además, he empezado a pensar en cosas de las que quiero desprenderme, que por varias razones no he tirado aún pero que tienen que irse fuera porque no las necesito y no me hacen feliz. Mi idea es ir abordando poco a poco determinados ámbitos: mis cajones, mis armarios, mis estanterías, el baño, la cocina etc. Además, el domingo también conseguí identificar unas cuantas cosas que no quiero y que he puesto en venta a través de Wallapop. De momento no las cuento como cosas de las que me he desecho, pero todas las cosas personales que venda en Wallapop a lo largo de noviembre, también pasarán a engrosar esta lista, y entre todas ellas, espero conseguir el reto de los 465 objetos, o incluso más, ¿quién sabe? (de repente me ha dado la venta positiva). 

¿Qué os parece el reto? ¿Os animáis? 

8 comentarios:

  1. Me animo y voy a empezarlo mañana mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial, otra más al reto!!!! Gracias, Tracy!

      Eliminar
  2. Casi que lo acabo de hacer, que como he estado de obras he aprovechado y sacado todo cuanto ya no necesitaba y me aportaba nada. Libros, ropas, aparatos que ya no usaba... Y todo lo que se podía todavía aprovechar, lo he donado. Que tirar no me gusta.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has hecho por adelantado entonces, Margari, qué bien!

      Eliminar
  3. Yo esto lo hice después de leerme el libro de Marie Kondo hace tres años, doné y reciclé la mitad de las cosas que tenía en mi casa. Una liberación a todos los niveles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo con Marie Kondo me dediqué más bien a ordenar lo que tenía y a ser más consciente de lo que tengo, usarlo más y comprar mucho menos. Sin embargo, creo que ahora ha llegado el momento de deshacerse de muchas cosas ;)

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Me alegro! Ánimo ya por el reto!

      Eliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)