TRUCOS DE AHORRO 11: RECORTANDO GASTOS INVISIBLES

Una de las cosas que más me llama la atención es que, en general, no somos capaces de identificar el esfuerzo que nos cuestan las cosas. Me refiero a que salimos de casa, vamos a una tienda, nos gusta cualquier chuminada y, si es barata o de un importe pequeño, la compramos sin siquiera pararnos a pensar. Es algo instintivo, casi automático. Total, ¿qué más da si son sólo 5 euros?, o sólo 20 euros?

Más aún, gastos habituales de nuestro día a día que tenemos tan interiorizados que no nos damos ni cuenta. Gastos tales como el café de media mañana, el billete de autobús, las chucherías y chuminadas varias que se nos van antojando... Se llaman gastos invisibles precisamente por eso, porque no los vemos, no los contabilizamos, no somos conscientes... Por ejemplo, el café en el bar de la oficina no es nada, 1,50 euros por cada café, pero si son cinco a la semana serían 7,50 euros a la semana, por cuatro semanas... 30 euros, por todo el año... sí, unos 350 euros en café, ¿lo habías pensado antes? Y hablamos sólo de café, si además le metemos el desayuno completo, pues fácilmente a casi el doble. 


Con esto, no estoy diciendo que haya que dejar de tomar el café, menos aún si es un momento de esparcimiento y desconexión. Pero sabéis por dónde voy, hay muchos pequeños gastos que recortar. Algún café lo puedes sustituir por un paseo, o te lo puedes hacer en la ofi, o incluso hay quien se lleva el termo de su casa. Algún billete de autobús se puede cambiar perfectamente por un paseo y además hacemos ejercicio. De hecho, una de las cosas que creí que podía mejorar era hacer más ejercicio, en concreto andar más. Por eso, me he propuesto volverme andando del trabajo los viernes que vaya a buscar a mi hija al cole. Son algo más de tres kilómetros que, además de producir un ahorro, me van a reportar un beneficio adicional: hacer más ejercicio.

Para ahorrar más, estoy segura de que el primer paso es conocer en qué gastamos nuestro dinero. Es algo que sigue sorprendiéndome mucho, pero la mayoría de las personas no son conscientes de a dónde se va su dinero. Quizá herramientas como el Kakebo (del que os hablé aquí) os puedan ayudar, porque al final no es ni más ni menos que un lugar donde apuntar todos nuestros gastos, incluidos los invisibles. Así, podremos tomar conciencia de cuánto dinero gastamos y en qué. Es el primer paso, identificar para después poder recortar parte de esos gastos en nuestro objetivo de ahorro.

El segundo paso es precisamente identificar dónde estamos tirando el dinero. Hay gastos absurdos y que además son absolutamente innecesarios.

Por ejemplo: las comisiones por sacar dinero de un cajero. Tira de tarjeta o busca el cajero donde no te cobren e intenta sacar siempre dinero de ahí (salvo fuerza mayor), si no, estarás tirando el dinero. El tema comisiones es ampliable absolutamente a todo: cualquier comisión que te cobren por un servicio deberás revisar si puedes conseguir ese mismo servicio con otra empresa sin pagar esa comisión. Ahorrarás mucho dinero.

Otro habitual: los stand by de los electrodomésticos. Ahí se va el dinero para nada, lo mismo si te dejas el ordenador o la tablet siempre encendido. Es dinero tirado literalmente a la basura.

Las bolsas del supermercado (o ahora de cualquier compra). Se supone que ya no deberían darte bolsas gratuitas en ningún establecimiento, lo que está francamente bien para que seamos más conscientes de su valor y de lo innecesarias que son (además de nocivas para el planeta). Llévate tu propia bolsa siempre en el bolso, que sea reutilizable y que la tengas siempre a mano. Ahorrarás bastante dinero a lo largo de un año.

En definitiva, podéis extender la lista a todo aquello que sea superfluo y que conlleve un gasto innecesario. Y dentro de ello, escoger dónde podéis recortar. Os aseguro que al final el ahorro se nota y podréis juntar bastante dinero recortando pequeñas cosillas.

Ah, otra cosa importante, al menos para mí. El ahorro tiene que verse. Me refiero a que claro que cuando ahorras el dinero se queda en la cuenta bancaria, pero no es tangible, y por lo tanto no tomas conciencia de ello. Por eso, yo prefiero hacer otra cosa, y es utilizar botes y cajas. También os hablé de ello (en este post). ¿Has ido andando en lugar de coger el autobús? Pues saca de tu cartera el dinero del billete de autobús (como si lo hubieses cogido y te lo hubieses gastado) y mételo en un bote. Lo mismo si has reducido la factura de luz o si te has ahorrado la comisión bancaria al ir al cajero de tu banco y no al que tienes al lado de casa. Si vas metiendo dinero en un bote durante todo el invierno con estos pequeños gestos, te aseguro que cuando llegue el verano tendrás un dinerito extra que podrás utilizar fantásticamente en tus vacaciones. ¿Te animas a ponerlo en práctica?

8 comentarios:

  1. Yo tengo mi cerdito de los dos euros y mi hucha de las 52 semanas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial! dos formas muy chulas de ahorrar ;) ¿y qué tal llevas los gastos invisibles?

      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo que es en las pequeñas cosas en las que no son importantes de verdad en las que tenemos que ahorrar, parece que es poca cosa pero si echamos ese dinero en un bote ,al final de mes nos sorprenderíamos gratamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto! Pero además es que muchas personas ni siquiera son conscientes de todo el dinero que se les va en esas pequeñas cosas. Luego es cuestión de elección de cada uno, pero lo primero es saber en qué gastas tu dinero.

      Eliminar
  3. Sinceramente, como he estado unos años de vacas flacas, esto de ahorrar lo he aprendido muy bien. Así que, aunque ahora estoy en la época de las gordas, salvo algún capricho de vez en cuando, que alguna alegría hay que darse, sigo recortando de estos gastos invisibles. Que ya no me fío de cuánto puede durar esta época. Lo que no hago es lo de la hucha. Pues mira, mañana mismo me la voy a comprar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los caprichos también son importantes, porque la vida sólo es una. Pero el ahorro lo es igualmente. Veo que tú lo tienes muy claro ;)

      Eliminar
  4. Yo hace ya unas semanas que voy apuntando cosas innecesarias que me he comprado, y empiezo a tener muy presente lo que me puedo ahorrar si no me gasto nada en algunas cosas. Espero que en Junio vea un resultado muy positivo en mi caja de viajes, he decidido abrirla por mi cumpleaños...jajajja Un beso y me ha gustado mucho, como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que tu caja de viajes en junio está llena ;) Me alegro mucho de que te haya gustado el post, un abrazo, preciosa!

      Eliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)