Ir al contenido principal

CRISIS, JÓVENES Y LICENCIADOS

Este post está llamado a ser una pateleta más que otra cosa, pero me apetece escribirlo. Por ello, aunque no sirva de nada, me voy a dar el gusto y voy a escribirlo.

Bien, voy a comentar cuál es mi perfil, de manera pública en internet. Tengo 30 años, soy licenciada, llevo más de siete años trabajando de manera ininterrumpida (un año con un contrato de colaboración sin cotizar a la seguridad social y el resto en Régimen General de la Seguridad Social, pagando religiosamente a la Tesorería de esta entidad y por supuesto a Hacienda). Puedo considerarme una absoluta privilegiada porque he tenido trabajo e incluso porque he tenido la oportunidad de cambiarme de empresa en varias ocasiones y crecer profesionalmente. Digamos que la crisis no me ha afectado tan duramente como les ha afectado a otros, pero aún así no todo el campo es orégano.

Mis padres hicieron un esfuerzo económico para que hable dos idiomas y chapurree otros dos, me costearon cinco años de Universidad, un Máster, una carrera completa de música, me enviaron a estudiar fuera de España, me pagaron cursos de informática y todo lo que estuvo en su mano. A cambio, yo me maté a estudiar durante años, con jornadas maratonianas de clases y actividades que hacían que saliese de mi casa a las 7 de la mañana y no volviese hasta las 10 de la noche. Saqué todos los cursos (incluyendo la Universidad) año tras año, lo que implicó que tuviese que decir que no muchas veces a planes que me apetecían más y quedarme encerrada estudiando.

En la Universidad fui becaria de uno de los departamentos de la facultad, colaboré en varios periódicos universitarios y tuve infinidad de trabajillos varios como dar clases particulares, hacer de canguro, trabajar en el guardarropa de una discoteca... Después, vendí seguros por teléfono, fui pasante en un despacho de abogados, y empecé a trabajar duramente en varias empresas con contratos de prácticas. Tuve épocas en que no tenía vacaciones, he ido a trabajar con 40 de fiebre y me he matado por hacer todo lo que se me pedía e intentar hacerlo bien.

Y sí, ahora mismo tengo un trabajo mucho mejor que el de un porcentaje muy importante de mi generación, trabajo en el que deposito mi ilusión y mi esfuerzo día tras día, al que acudo nieve o truene o tenga una fiebre de caballo. Y es un trabajo que no estoy exenta de perder en cualquier momento, porque la situación económica es la que hay y pertenezco a una generación que vamos a tener que redecorar nuestras vidas (nos guste o no) muchas veces de aquí a esa lejana jubilación.

Y es que los jóvenes de mi generación engrosamos uno de los colectivos a los que esta crisis les está afectando más, así como los mayores de 50 años. Soy consciente de que mi Gobierno y mi País están haciéndolo lo mejor que se puede, pero eso no quita para que, basándome en la reforma laboral, no esté exenta de quejarme. Y es que además de joven, pertenezco a esa generación que nos hemos dejado los cuernos para aprobar, para salir adelante, para construirnos un futuro... Nos lo pintaban muy de rositas y al final ha acabado siendo de un color que no se le parece en absoluto.

Mientras, otras personas de mi edad, se lo pasaban bomba de aquí para allá mientras nosotros estábamos estudiando, mientras nuestros padres nos seguían no solamente manteniendo, sino también pagándonos todas nuestras clases, nuestros libros, nuestros desplazamientos... lo que hiciese falta.

No tengo nada en contra de quienes escogieron otro camino, ni tampoco les envidio en absoluto, porque me siento muy orgullosa de ser quién soy, lo que soy, y de los padres que he tenido. Pero cuando con 20 años yo tiraba como podía con la paga que me daban, había otras personas de mi generación que tenían coche, tenían dinero, no se habían esforzado en estudiar como yo y que ganaban 3.000€ en la obra. Cuando la burbuja explotó se quedaron sin trabajo y ahora viven malos tiempos, pero malos tiempos que la generación de licenciados de 30 años o menos siempre hemos vivido, y nosotros no hemos tenido burbujas.

El caso es que en la reforma laboral se incluye una bonificación para las empresas, entre otros supuestos, para menores de 30 años pero siempre que no tengan estudios. Y si los tienes, probablemente tu empresa te contrate en práctica si tienes suerte (maldito contrato de prácticas pero bendito porque hoy por hoy al menos es un contrato) y luego ya verán si te hacen indefinido para cobrar una bonificación. Y digo yo... ¿qué pasa con los licenciados que llevamos años estudiando y matándonos? Pues eso, que la reforma no cuenta con nosotros, a pesar de los altos índices de paro. Y no todas las empresas lo tienen  en cuenta, pero sí hay algunas que si no tienen bonificación, no te contratan.

Reitero: no es mi situación, doy gracias porque a mí aún no me ha pasado, pero eso no quita para que me siente indignada como perteneciente a esa generación de licenciados que nos hemos matado por serlo, cuyos padres se han matado para que lo fuésemos, y que seguimos saliendo a luchar cada día llueve o nieve. Pero parece ser que no contamos demasiado...

Y digo yo, ¿sabrá España lo que es la fuga de cerebros y lo que puede suponer a medio plazo? Yo creo que no, pero ésta es únicamente mi opinión, nada más.

Comentarios

  1. Pues me da que no, que por aquí hay muchos que todavía no se han enterado bien de lo que es la fuga de cerebros. En fin, y nosotros dando gracias por tener trabajo...

    ResponderEliminar
  2. A mi también me pasa por la cabeza de vez en cuando lo de "Tanto esfuerzo, ¿mereció la pena?"

    Me alegra leerte porque alguna vez me he sentido bicho raro por haber intentado siempre devolver a mis padres el esfuerzo que ellos hacían porque yo tuviese una buena educación con trabajo y algún sacrificio por no perder ningún año de estudio y por haberme costeado mis caprichos (como irme unos meses a mejorar mi inglés a Irlanda) con mi propio dinero.

    Pero, en fin, creo que somos excepciones ...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Este blog no es nada sin tus comentarios :)

Entradas populares de este blog

TRUCOS DE AHORRO 14: PAGA MENSUAL DE OCIO

Hoy vengo hablaros de un truco para ahorrar totalmente efectivo y que veo que se está poniendo de moda últimamente. Ya había leído sobre él pero me ha sorprendido que, en los últimos meses, tres personas cercanas me han dicho que lo utilizan, así que me he propuesto utilizarlo yo también y ver qué ocurre.
Se trata de la paga de toda la vida. Creo que la mayoría de nosotros tuvimos paga cuando éramos niños o adolescentes. Podía ser semanal o mensual pero al final era lo mismo, tenías una cantidad determinada de dinero y cuando se acababa, no había más. Aprendías por tanto a administrarte, a pensar en qué ibas a invertir ese dinero, para qué tenías dinero suficiente y para qué no, y en definitiva aprendías a ahorrar.
Sin embargo, cuando fuimos ya mayores y empezamos a tener cuentas corrientes, tarjetas de crédito etc. el concepto de paga ya no tenía sentido. Pero quizá ahora vuelva a tenerlo. A todos nos cuesta ahorrar todos los meses, incluso si tienes hábito y capacidad de ahorro, …

EL SIGNIFICADO DE LAS ITACAS

LA HISTORIA DE ULISES
Personalmente, he de confesar que siempre he sentido fascinación por la historia de Ulises y de su patria, Ítaca. Esa historia fantástica, llena de aventuras y de peligros que Homero retrató de forma tan fiel en "La Odisea". Ulises, rey de Ítaca. Cuando se produce la Guerra de Troya a consecuencia del rapto de la bella Helena, el rey Agamenón convence a Ulises para que vaya a la guerra. Una vez producida la caída de la mítica Troya con la historia del famoso caballo, Ulises comienza el periplo que habrá de llevarle de vuelta a las playas de Ítaca. Lo que él no sabe entonces es que tardará en arribar a Ítaca más de veinte años, en los cuales habrá de recorrer las aguas de medio Mediterráneo y vivir todo tipo de aventuras, buenas y malas, conocer nuevos territorios, nuevas gentes, la ira de los dioses y la obsesión por él de alguna diosa, incluso el canto de las sirenas que hace que los hombre enloquezcan.
Pero Ulises finalmente regresará a Ítaca, tras un…

VIAJES CON NIÑOS: PORTUGAL DOS PEQUENITOS EN COIMBRA

Esta Semana Santa hemos disfrutado de unos días increíbles en Portugal. Es cierto que nuestra visita a Oporto fue pasada por agua, pero luego el tiempo cambió y pudimos disfrutar muchísimo de algunos bellos rincones del país vecino. Aún así, en Oporto también lo pasamos fenomenal, más adelante prometo un post específico sobre cosas que hacer en Oporto con niños. Pero de momento, hoy quiero hablaros de un plan conmnilos imprescindible, la visita a Portugal dos pequeñitos en Coimbra. 
Para quien no lo conozca, Portugal dos pequenitos, como su propio nombre indica, es un parque para los más pequeños. Se encuentra en la ciudad de Coimbra, al otro lado del río y lleva allí desde 1940. Os contaré que tenía muchas ganas de llevar a mi hija a este lugar porque yo misma lo visité cuando era una niña. 
Es un parque al aire libre, por lo que merece la pena visitarlo sin lluvia. Nosotros tuvimos suerte porque un día antes había estado diluviando pero aquella tarde lució el sol y pudimos disfruta…

TRUCOS DE AHORRO 13: VIVIR POR ENCIMA DE LAS POSIBILIDADES

Hace unas semanas quedé con mi amigo Manu y salió el tema vivir por encima de tus posibilidades. Conozco mucha gente concienciada con el ahorro y con unas finanzas personales saneadas, pero también muchas otras personas que se pasan la vida entera renqueando para llegar a fin de mes porque la realidad es que llevan un estilo de vida superior al que sus posibilidades económicas les permiten. Por ello, me pareció que esta temática vendría fenomenal para el número 13 de la serie de Trucos de Ahorro.
¿Qué es vivir por encima de mis posibilidades? Gastar más de lo que ingreso. Parece fácil pero está claro que no lo es del todo. Por ello, quiero profundizar un poco más allá en rasgos habituales de este comportamiento.
1- No ahorro nada o casi nada. Los porcentajes de españoles que no cuentan con ningún tipo de ahorro, ni tan siquiera para emergencias, son atroces. No quiero ni mirar el dato pero era cercano a uno de cada tres personas.
2- Sin nómina no podría vivir más allá de seis meses

VIERNES VITALES 82: CENTRA TU ATENCIÓN EN LO IMPORTANTE

Estoy avanzando bastante en mis prácticas de coaching. Desde que acabé el curso, tengo sesiones con diferentes personas que me brindan la oportunidad de acompañarles en su proceso de cambio. Eso, además de ser un auténtico regalo, me permite también aprender y avanzar personalmente.
Además, el otro día vi una foto en Instagram de uno de los famosos post-its de Patricia Ramírez y que, con su permiso, quisiera compartir con vosotros. Si aún no conocéis a la psicóloga Patricia Ramírez Loeffler, estáis tardando. Yo la sigo desde hace años y de hecho os reseñé en este blog uno de los últimos libros suyos que leí: Cuenta contigo, que me encantó. 


Lo cierto es que sigo a Patricia Ramírez desde hace años, en concreto desde que la descubrí en una ponencia de un congreso de Mentes Brillantes. Pero además la sigo en Instagram, donde sus fotos contagian alegría de vivir. Y no sólo fotos, sino que en esta red comparte con nosotros sus ya famosos post-it, en los que nos brinda muchos buenos consej…