Ir al contenido principal

UN MINUTO PARA PIPO


Pipo es un yorkshire, y en parte el protagonista de este post (o cuanto menos su instigador). Me lo encuentro cada mañana en el parque, cinco o diez minutos antes de las ocho de la mañana, cuando generalmente voy corriendo, incluso volando, empujando el carrito de Henar y maldiciéndome porque un día más, llegamos tarde.

En los últimos meses mi vida se resume en un solo verbo: correr, correr, correr…. Me levanto corriendo, vivo corriendo, trabajo corriendo, voy de aquí a allá corriendo, casi siempre sin cumplir mis horarios por mucho que lo intento y cada vez tengo mayor complejo del conejo ése de Alicia en el País de las Maravillas que siempre iba diciendo ¡Llego tarde!, ¡Llego tarde!

Desgraciadamente, creo que el vivir demasiado deprisa es la pandemia de la vida moderna. Se empeñan en decirnos que pasarse la vida trabajando y corriendo, llegando exhausta cada noche es una vida plena. Pero no lo es. Hay quien trabaja demasiado, hay quien corre demasiado, y en esa ecuación, esas mismas personas son las que viven demasiado….poco. Creen que viven, pero no es verdad, dejan pasar días y días, corriendo de aquí a allá, sin darse cuenta de que la vida pasa deprisa y de que todo ese tiempo nunca volverá. Yo, hace ya tiempo que comprendí, quizá a base de hostias (y perdón por la expresión), que el trabajo no es un fin, sino un medio, aunque haya quien persevere en hacerme cambiar de opinión. No creo que lo consigan…

El metro de Madrid me encantaba cuando era una adolescente que venía de viaje a Madrid. Como en mi ciudad no había metro, viajar en el suburbano madrileño me hacía creer que era algo así como un personaje de una novela de Auster en versión española. Ahora lo odio. No cojo el metro salvo que sea absolutamente necesario. Me estresa ver gente corriendo. Hasta hace poco, yo era de los que corrían, ahora me tomo unos segundos en observar, pararme, no correr y ver cómo el universo hierve a mi alrededor. La mayoría de la gente corre, pero a veces, hay alguno que se para unos segundos a contemplar, a pararse a vivir.

A las ocho de la mañana yo siempre tengo prisa, casi siempre voy corriendo, con frecuencia ya llego tarde. Perosiempre, absolutamente siempre, tengo un minuto para Pipo. Un minuto para pararme, dejar que me salude, que mueva el rabo en señal de alegría, que se deje hacer una carantoña. Y esos instantes iluminan mi mañana.

El día que no me cruzo con él, lo echo de menos. Echo de menos ese momento de alegría mañanero y no me importaría llegar cinco minutos más tarde aún, porque esos minutos merecen la pena.

Pero no sólo es Pipo, hay muchas cosas que merecen la pena y a las que a veces no les dedicamos el tiempo que precisan. Llego tarde, pero tengo un minuto para Pipo, otro minuto para saludar a la profe de mi hija, otros dos para saludar al del bar de al lado de la guarde (que por cierto es un hombre encantador) a que el chico del garaje me cuente algún chascarrillo cada mañana. Y probablemente eso haga que llegue justa a trabajar, a veces incluso cinco minutos tarde, que luego tengo que recuperar y me hacen salir también tarde.

 No importa, hay que dedicarle ese tiempo y todo el que podamos a las cosas verdaderamente necesarias. A la sonrisa de mi hija, a su forma de tirarme del pelo (que aunque me haga a veces ver las estrellas, sé que algún día echaré de menos), a la despedida de mi perro Athos cuando me voy, a una caricia con mi marido por las tardes, a saludar al vecino, a pararse a disfrutar del arcoiris tras la lluvia…

Hay gente que nunca tiene tiempo, que siempre van corriendo, que hay cosas más importantes que les requieren. Hay gente que trabaja, y trabaja… y trabaja… Yo intento vivir, porque no hay nada peor que se te pase la vida sin enterarte y cuando esté acabando la función, ya demasiado tarde, te des cuenta. Porque no hay marcha atrás.

Por eso, siempre tengo y tendré un minuto para Pipo cada mañana, por lo menos durante todas las mañanas que el azar tenga a bien regalarme esos instantes con él. Porque sé que algún día ya no será posible cruzarme con él cada mañana. Y sé que entonces, lo echaré mucho de menos.  

Comentarios

  1. Pues es una pena que no todo el mundo sea consciente como tú de que hay cosas por las que merece la pena "perder" el tiempo. A mí esto de las prisas me mata, y dentro de lo posible intento como tú dices pararme un momento y ver cómo todo el mundo corre a mi alrededor; pero yo paso de estresarme...

    ResponderEliminar
  2. Como decía una canción de Alejandro Sanz "viviendo deprisa la vida no se aprecia". El metro me gusta porque puedes leer, pero ese ritmo de vida tan rápido, es muy estresante. Alguna vez que fui a Madrid, lo noté. Cuando vivía ahí como hacia una vida muy tranquila, tampoco se puede decir que vivía muy rápido. Eso sí, ese ritmo te pone las pilas a lo bestia.

    ResponderEliminar
  3. Tanto queremos hacer correr al tiempo, que lo conseguimos y, cuando nos queremos dar cuenta, ha pasado tan deprisa que se nos ha ido. Y aquella criatura enana que acunábamos, ya no es una cría y nos hemos perdido su presencia... Bueno, si el comentario ha quedado demasiado melancólico, no me eches la culpa a mí sino a Pipo

    ResponderEliminar
  4. Mucha melancolía destilan tus palabras, Pedro...

    ResponderEliminar
  5. Mucha melancolía destilan tus palabras, Pedro...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Este blog no es nada sin tus comentarios :)

Entradas populares de este blog

24 HORAS EN LA VIDA DE UNA MUJER

Este año me he dedicado a ampliar mi formación y mi tiempo libre se ha esfumado. Por ello, una de las actividades que se han visto reducidas ha sido mi asistencia al teatro. Que conste que pienso recuperar el tiempo perdido, pero aún le queda un poco, me temo.
El caso es que, para mí, ir al teatro es siempre una alegría, es una de mis actividades favoritas. Y además del teatro infantil (que creo que no se ha visto reducido sino incrementado), me gusta ir a obras para público adulto. Hace unas semanas disfruté junto a mi amiga Rosana de una de esas obras que son capaces de transportarte a otro universo y hacer que te olvides del mundo.
La obra, 24 horas en la vida de una mujer, protagonizada por una Silvia Marsó que nunca defrauda. Recuerdo a esta actriz con especial cariño por varias obras suyas que he podido disfrutar sobre las tablas. Especialmente, tengo un grato recuerdo suyo de cuando la vi en el Teatro María Guerrero en el mítico papel de Yerma. No me encajaba por edad (recor…

EL SIGNIFICADO DE LAS ITACAS

LA HISTORIA DE ULISES
Personalmente, he de confesar que siempre he sentido fascinación por la historia de Ulises y de su patria, Ítaca. Esa historia fantástica, llena de aventuras y de peligros que Homero retrató de forma tan fiel en "La Odisea". Ulises, rey de Ítaca. Cuando se produce la Guerra de Troya a consecuencia del rapto de la bella Helena, el rey Agamenón convence a Ulises para que vaya a la guerra. Una vez producida la caída de la mítica Troya con la historia del famoso caballo, Ulises comienza el periplo que habrá de llevarle de vuelta a las playas de Ítaca. Lo que él no sabe entonces es que tardará en arribar a Ítaca más de veinte años, en los cuales habrá de recorrer las aguas de medio Mediterráneo y vivir todo tipo de aventuras, buenas y malas, conocer nuevos territorios, nuevas gentes, la ira de los dioses y la obsesión por él de alguna diosa, incluso el canto de las sirenas que hace que los hombre enloquezcan.
Pero Ulises finalmente regresará a Ítaca, tras un…

VIERNES VITALES 82: CENTRA TU ATENCIÓN EN LO IMPORTANTE

Estoy avanzando bastante en mis prácticas de coaching. Desde que acabé el curso, tengo sesiones con diferentes personas que me brindan la oportunidad de acompañarles en su proceso de cambio. Eso, además de ser un auténtico regalo, me permite también aprender y avanzar personalmente.
Además, el otro día vi una foto en Instagram de uno de los famosos post-its de Patricia Ramírez y que, con su permiso, quisiera compartir con vosotros. Si aún no conocéis a la psicóloga Patricia Ramírez Loeffler, estáis tardando. Yo la sigo desde hace años y de hecho os reseñé en este blog uno de los últimos libros suyos que leí: Cuenta contigo, que me encantó. 


Lo cierto es que sigo a Patricia Ramírez desde hace años, en concreto desde que la descubrí en una ponencia de un congreso de Mentes Brillantes. Pero además la sigo en Instagram, donde sus fotos contagian alegría de vivir. Y no sólo fotos, sino que en esta red comparte con nosotros sus ya famosos post-it, en los que nos brinda muchos buenos consej…

VIAJES CON NIÑOS: PORTUGAL DOS PEQUENITOS EN COIMBRA

Esta Semana Santa hemos disfrutado de unos días increíbles en Portugal. Es cierto que nuestra visita a Oporto fue pasada por agua, pero luego el tiempo cambió y pudimos disfrutar muchísimo de algunos bellos rincones del país vecino. Aún así, en Oporto también lo pasamos fenomenal, más adelante prometo un post específico sobre cosas que hacer en Oporto con niños. Pero de momento, hoy quiero hablaros de un plan conmnilos imprescindible, la visita a Portugal dos pequeñitos en Coimbra. 
Para quien no lo conozca, Portugal dos pequenitos, como su propio nombre indica, es un parque para los más pequeños. Se encuentra en la ciudad de Coimbra, al otro lado del río y lleva allí desde 1940. Os contaré que tenía muchas ganas de llevar a mi hija a este lugar porque yo misma lo visité cuando era una niña. 
Es un parque al aire libre, por lo que merece la pena visitarlo sin lluvia. Nosotros tuvimos suerte porque un día antes había estado diluviando pero aquella tarde lució el sol y pudimos disfruta…

TRUCOS DE AHORRO 13: VIVIR POR ENCIMA DE LAS POSIBILIDADES

Hace unas semanas quedé con mi amigo Manu y salió el tema vivir por encima de tus posibilidades. Conozco mucha gente concienciada con el ahorro y con unas finanzas personales saneadas, pero también muchas otras personas que se pasan la vida entera renqueando para llegar a fin de mes porque la realidad es que llevan un estilo de vida superior al que sus posibilidades económicas les permiten. Por ello, me pareció que esta temática vendría fenomenal para el número 13 de la serie de Trucos de Ahorro.
¿Qué es vivir por encima de mis posibilidades? Gastar más de lo que ingreso. Parece fácil pero está claro que no lo es del todo. Por ello, quiero profundizar un poco más allá en rasgos habituales de este comportamiento.
1- No ahorro nada o casi nada. Los porcentajes de españoles que no cuentan con ningún tipo de ahorro, ni tan siquiera para emergencias, son atroces. No quiero ni mirar el dato pero era cercano a uno de cada tres personas.
2- Sin nómina no podría vivir más allá de seis meses