Ir al contenido principal

VIERNES VITALES 8: LOS DÍAS DE LLUVIA

Esta semana ha llovido en Madrid. Bueno, esta semana y la anterior. Y no solamente ha llovido, sino que ha hecho mucho frío. A muchas personas que hacen el cambio de ropa de temporada, les ha pillado con sandalias y camisetas, pasando un frío atroz en una época del año en la que ya deberíamos respirar a veranito.

Y a mí, me ha dado por reflexionar sobre los días de lluvia. De acuerdo con que en este caso tengo ventaja, haber nacido y vivido en Asturias durante 25 años hace que la lluvia no sea un problema, sino un elemento más del día a día. Pero reconozco que, en los últimos 9 años que llevo viviendo en Madrid, me he acostumbrado a poca lluvia y no sólo no me gusta tanto como antes (aunque me sigue gustando), sino que a veces incluso me disgusta y me quejo: porque hace frío, porque dónde está el verano que todos queremos que llegue, porque no puedo sacar la moto (aunque yo la llevo incluso cuando llueve)…

Miro a mi alrededor y el panorama es aún peor. La gente que no ha crecido en una tierra donde llueve habitualmente aún lo lleva peor, mucho peor. Le molesta la lluvia en invierno, pero más aún cuando a finales de mayo el cuerpo ya va teniendo ganas de sol y calorcito. Por ello, es habitual escuchar quejas por doquier: en la oficina, en twitter, en la calle…

Entonces, me he acordado de una foto muy simpática de mi hija de este invierno. Como no me gusta mostrarla en público de internet, siempre procuro sacarla sin mirar a cámara o borrarle un poco los rasgos si está mirando fijamente al objetivo (como es el caso). Pero, aunque no le veáis exactamente su cara de satisfacción, creo que la podéis intuir muy fácilmente. Ahí está ella, en pleno invierno, en un sábado en que hacía lluvia, viento y frío. Pero no importa, porque está más feliz que una perdiz con su vestido de Minnie (que adora), su abrigo de invierno, su capucha… y su fenomenal paraguas.  Para ella, ese día de lluvia era un día estupendo, no importaba el frío, ni el viento, ni la propia lluvia…


Y eso que aún no tiene botas de agua (o katiuskas, como se llamaban en mi infancia); de hecho, en las rebajas de La Tienda Disney le compré unas katiuskas estupendas de Minnie para el año que viene, sé que le van a encantar. Porque entonces aprenderá que además es muy divertido saltar en los charcos y se lo pasará genial.

Volvamos a los días de lluvia… Si somos negativos, nos quejamos constantemente, hablamos amargamente del frío, del viento, del incordio… no vamos a arreglar nada. Quejarse sin una razón de peso (y la mayoría de las veces no las tenemos) sólo hace que la amargura se multiplique, regocijarnos en el dolor, en lo gris, entrar en bucle. Veremos las cosas peor de lo que son: más oscuras, más grises, más feas, más tristes… Y además, ni sabremos ver las cosas buenas que tiene ese día (que sin duda tiene muchas cosas buenas), ni tampoco sacarles partido.

No existen días malos, ni feos, ni tristes… depende de cómo los afrontemos. Si lo hacemos con ilusión, con positivismo, en busca de la felicidad… los días nos devolverán cosas buenas; si lo hacemos con frustración, con negrura, con tristeza… no sabremos reconocer lo bueno que tienen esos días y nos ahogaremos más y más en el pozo de la desesperanza. Y ese día habrá pasado, ya no volverá y habremos perdido la oportunidad de vivirlo con intensidad, de elegir ser felices.

Y tú, ¿cómo afrontas los días de lluvia? 

Comentarios

  1. No te digo nada aquí en Estepona, en plena costa de sol, cuando llueve o hace un poco de frío (para los esteponeros, porque no bajar de 10º no es frío que valga)las calles vacías y la gente quejándose. Me encanta la pose de tu hija y su carita, tenemos tanto que aprender de los niños (por eso me encanta trabajar con ellos, aunque los míos sean ya más creciditos). Tus viernes vitales siempre me vienen como anillo al dedo, ayer fue un mal día, o una mala tarde por culpa de un comentario inapropiado de una persona. Y ahora me doy cuenta que la culpa fue en parte mía por darle tanta importancia al comentario de una desconocida. Un beso y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. (de que la culpa fue mía) Corrección de erratas.

    ResponderEliminar
  3. En Madrid hace mucho frío en invierno y las lluvias suelen ser en primavera. De pequeña me encantaba ver llover, pero cuando iba por el norte en verano, me fastidiaba. Ahora me da igual, pero es cierto que donde estén los días soleados, que se quiten los grises, ya que parece que mi sentido del humor se ve afectado cuando hay nubes. Besos!

    ResponderEliminar
  4. no te falta razón. yo también vengo de zona de lluvia y he vivido en el norte de europa, así que no te cuento lo acostumbrada que estoy. yo también, como henar, me calzo mis katiuskas o unas buenas botas y salgo a disfrutar del día como si no hubiera lluvia. al fin y al cabo solo llueve.
    un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Este blog no es nada sin tus comentarios :)

Entradas populares de este blog

TRUCOS DE AHORRO 14: PAGA MENSUAL DE OCIO

Hoy vengo hablaros de un truco para ahorrar totalmente efectivo y que veo que se está poniendo de moda últimamente. Ya había leído sobre él pero me ha sorprendido que, en los últimos meses, tres personas cercanas me han dicho que lo utilizan, así que me he propuesto utilizarlo yo también y ver qué ocurre.
Se trata de la paga de toda la vida. Creo que la mayoría de nosotros tuvimos paga cuando éramos niños o adolescentes. Podía ser semanal o mensual pero al final era lo mismo, tenías una cantidad determinada de dinero y cuando se acababa, no había más. Aprendías por tanto a administrarte, a pensar en qué ibas a invertir ese dinero, para qué tenías dinero suficiente y para qué no, y en definitiva aprendías a ahorrar.
Sin embargo, cuando fuimos ya mayores y empezamos a tener cuentas corrientes, tarjetas de crédito etc. el concepto de paga ya no tenía sentido. Pero quizá ahora vuelva a tenerlo. A todos nos cuesta ahorrar todos los meses, incluso si tienes hábito y capacidad de ahorro, …

EL SIGNIFICADO DE LAS ITACAS

LA HISTORIA DE ULISES
Personalmente, he de confesar que siempre he sentido fascinación por la historia de Ulises y de su patria, Ítaca. Esa historia fantástica, llena de aventuras y de peligros que Homero retrató de forma tan fiel en "La Odisea". Ulises, rey de Ítaca. Cuando se produce la Guerra de Troya a consecuencia del rapto de la bella Helena, el rey Agamenón convence a Ulises para que vaya a la guerra. Una vez producida la caída de la mítica Troya con la historia del famoso caballo, Ulises comienza el periplo que habrá de llevarle de vuelta a las playas de Ítaca. Lo que él no sabe entonces es que tardará en arribar a Ítaca más de veinte años, en los cuales habrá de recorrer las aguas de medio Mediterráneo y vivir todo tipo de aventuras, buenas y malas, conocer nuevos territorios, nuevas gentes, la ira de los dioses y la obsesión por él de alguna diosa, incluso el canto de las sirenas que hace que los hombre enloquezcan.
Pero Ulises finalmente regresará a Ítaca, tras un…

FLORENCIA CON NIÑOS: OTRA VISIÓN DE UNA CIUDAD MARAVILLOSA

En la semana del puente del 1 de mayo, en lugar de puente hicimos acueducto y nos fuimos a recorrer una parte de Italia en familia. Estuvimos en diversas ciudades italianas, ya que además del avión, nos alquilamos un coche que nos permitió visitar muchas localidades que de otro modo nos hubiese sido imposible. Pero hoy quiero hablaros de mi ciudad italiana favorita: Florencia; y además de una visión de Florencia con niños.
Un viaje con niños puede ser diferente al viaje que haríamos sin ellos, pero no debe de ser menos especial, sino simplemente diferente. Os diré que el viaje a Italia fue maravilloso, pero también fue una auténtica paliza y que Henar anduvo muchísimo y se portó como una jabata. Aún así, como os contaba el verano pasado en el post viajar con niños: aprendizajes de verano, simplemente hay que intentar readaptar el viaje al ritmo de los niños, pero sin hacer excesivas renuncias.
Florencia, además de ser un lugar apasionante (estoy enamorada de esta ciudad desde mi ad…

VIAJES CON NIÑOS: PORTUGAL DOS PEQUENITOS EN COIMBRA

Esta Semana Santa hemos disfrutado de unos días increíbles en Portugal. Es cierto que nuestra visita a Oporto fue pasada por agua, pero luego el tiempo cambió y pudimos disfrutar muchísimo de algunos bellos rincones del país vecino. Aún así, en Oporto también lo pasamos fenomenal, más adelante prometo un post específico sobre cosas que hacer en Oporto con niños. Pero de momento, hoy quiero hablaros de un plan conmnilos imprescindible, la visita a Portugal dos pequeñitos en Coimbra. 
Para quien no lo conozca, Portugal dos pequenitos, como su propio nombre indica, es un parque para los más pequeños. Se encuentra en la ciudad de Coimbra, al otro lado del río y lleva allí desde 1940. Os contaré que tenía muchas ganas de llevar a mi hija a este lugar porque yo misma lo visité cuando era una niña. 
Es un parque al aire libre, por lo que merece la pena visitarlo sin lluvia. Nosotros tuvimos suerte porque un día antes había estado diluviando pero aquella tarde lució el sol y pudimos disfruta…

TRUCOS DE AHORRO 13: VIVIR POR ENCIMA DE LAS POSIBILIDADES

Hace unas semanas quedé con mi amigo Manu y salió el tema vivir por encima de tus posibilidades. Conozco mucha gente concienciada con el ahorro y con unas finanzas personales saneadas, pero también muchas otras personas que se pasan la vida entera renqueando para llegar a fin de mes porque la realidad es que llevan un estilo de vida superior al que sus posibilidades económicas les permiten. Por ello, me pareció que esta temática vendría fenomenal para el número 13 de la serie de Trucos de Ahorro.
¿Qué es vivir por encima de mis posibilidades? Gastar más de lo que ingreso. Parece fácil pero está claro que no lo es del todo. Por ello, quiero profundizar un poco más allá en rasgos habituales de este comportamiento.
1- No ahorro nada o casi nada. Los porcentajes de españoles que no cuentan con ningún tipo de ahorro, ni tan siquiera para emergencias, son atroces. No quiero ni mirar el dato pero era cercano a uno de cada tres personas.
2- Sin nómina no podría vivir más allá de seis meses