Ir al contenido principal

VIERNES VITALES 12: JUICIOS PERSONALES. ¿CONSTRUYES O DESTRUYES?

Lo confieso. Estoy harta de críticas. Sobre todo de las críticas que no construyen en absoluto, sino que lo único que quieren es extenuarte, exprimirte o simplemente defraudarte. Y no me toméis por donde no voy. Creo que soy una persona que acepta razonablemente bien las críticas, que hace análisis de conciencia a menudo y que, aunque consciente de mis defectos, procuro o al menos intento mejorarlos.

Pero estoy un poquito hasta las narices de la gente del tipo Consejos vendo pero para mí no tengo. Esa gente que vive en otro nivel, a veces en otro planeta, pero que tiene muy claro qué haces mal, por qué y que está constantemente juzgándote y, lo que es peor, emitiendo sus juicios de valor. Esa gente que parece que hay que decirles a todo que sí, porque como dice mi amiga E (ella sabe quién es), se creen que como ellos están arriba y tú abajo, pueden decirte lo que les dé la gana.

Y esa gente te las encuentras en cualquier parte: desde el parque a la oficina, desde el ascensor de tu casa hasta bajo la bandera, falsa por cierto, de soy tu amig@ y te aprecio  (pero te pongo verde).

No me voy a subir a un pedestal precisamente, porque como todo hijo de vecino, yo también juzgo. Juzgo casi sin darme cuenta. Voy por la calle y pienso qué mona va este chica… o lo contrario. ¿cómo puede salir así de casa?  Y también juzgo a los que me juzgan Ésta dice que no le pongo interés, pero no se ha pasado la noche en vela con la niña vomitando. ¿Quién se creerá que es?

Juzgar es de humanos y, corregidme si me equivoco, lo hacemos de manera instintiva. No siempre juzgamos mal sino que también juzgamos bien y a menudo (por no decir siempre), de manera natural solemos juzgar a los de nuestro alrededor conforme a los sentimientos que nos despiertan. Esta persona me cae bien… veo mejor incluso sus defectos. Esta persona no me cae nada bien, la juzgo negativamente constantemente, incluso las cosas que hace bien realmente no las hace tan bien…

Bien, asumo que yo juzgo (igual que tú también lo haces) pero intento juzgar de manera más neutral, y, sobre todo, no emito esos juicios a la ligera. Vale que no estoy arriba en la estructura piramidal y no puedo espetarle al de abajo lo que me dé la gana. Pero aunque esté en medio, aunque tenga gente debajo, aunque pudiera emitir un juicio… muchas veces no lo hago. Y cuando lo hago, procuro hacerlo bajo ciertos límites.
 
Se puede dar una opinión, claro que sí.

Pero en primer lugar, si nos la han pedido. Si no, por mucho que seas mi madre, mi jefe, mi profesor… ya soy mayorcita y no debes meterte donde no te llama (ni yo tampoco debo hacerlo, no nos olvidemos).

Y en segundo lugar, si voy a aportar, a intentar construir, no a destruir. Os pongo un ejemplo que me han contado y es real. Una jefa le hace la revisión anual a una persona que trabaja para ella (hasta ahí normal). Lo hace en un avión (algo que puede conllevar una situación un poco incómoda, ya que aunque no conozcamos a los de alrededor, este tipo de cosas, solemos preferir que se hagan a puerta cerrada y sin terceros). Y saca ocho puntos negativos. Da igual cuáles fuesen esos puntos, pero ocho me parecen demasiados, aunque fuesen reales y aunque la persona revisada realmente mereciese (o no) esos puntos. Al terminar los ocho puntos esa persona (a quien conozco) le pregunta: ¿Y no hay ningún punto positivo? A lo que la otra le responde: Sí, pero dan igual, ya los conoces de sobra y sólo me he apuntado los negativos.

Es posible que entre los ocho puntos negativos, alguno sirviese de aprendizaje para superación personal, para reflexionar sobre él o darnos cuenta de que no lo habíamos localizado y que podemos mejorar. Pero el simple hecho de sacar en una evaluación, del tipo que sea, ocho puntos negativos y ninguno positivo, desdeñando sin más los positivos que sin duda hay, a mí no me parece constructivo.

Por eso, con esta reflexión de los viernes vitales quisiera que nos preguntásemos algunas cosas.

¿Yo juzgo?
¿Cómo lo hago?
¿Lo expreso?
¿Debería hacerlo?
¿Soy constructiva o puramente destructiva?

Pues bien, como a mí no me gustaría que me juzgasen, procuro no hacerlo. Y desde luego, no emitir mis juicios con ligereza. 


En la otra cara de la moneda, hay ciertas cosas por las que ya no paso. A nivel vital. Y eso engloba todo lo demás. 

NOTA: La imagen está sacada de internet y es una famosa frase de Bob Marley que deberíamos reflexionar más.  

Comentarios

  1. ¡Qué gran frase de Marley! Y tienes razón. Juzgamos todo el tiempo, instintivamente. Y dices bien, cuando se juzga, cuando se opina en voz alta, hay que tener unos límites. Y aparte de emitir la opinión con respeto, con educación, debe tener una base sólida. Y señalar, como bien dices, los puntos negativos y los positivos. Que de estos últimos siempre nos olvidamos. Y todos tenemos virtudes y defectos.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. una vez más tienes mucha razón. yo soy bastante despistada y no me fijo mucho en los demás pero con esto de la maternidad sí que me cuido de dar consejos, cada uno hace lo que puede lo mejor que sabe, aunque reconozco que a veces me cuesta aguantarme.
    un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Este blog no es nada sin tus comentarios :)

Entradas populares de este blog

TRUCOS DE AHORRO 14: PAGA MENSUAL DE OCIO

Hoy vengo hablaros de un truco para ahorrar totalmente efectivo y que veo que se está poniendo de moda últimamente. Ya había leído sobre él pero me ha sorprendido que, en los últimos meses, tres personas cercanas me han dicho que lo utilizan, así que me he propuesto utilizarlo yo también y ver qué ocurre.
Se trata de la paga de toda la vida. Creo que la mayoría de nosotros tuvimos paga cuando éramos niños o adolescentes. Podía ser semanal o mensual pero al final era lo mismo, tenías una cantidad determinada de dinero y cuando se acababa, no había más. Aprendías por tanto a administrarte, a pensar en qué ibas a invertir ese dinero, para qué tenías dinero suficiente y para qué no, y en definitiva aprendías a ahorrar.
Sin embargo, cuando fuimos ya mayores y empezamos a tener cuentas corrientes, tarjetas de crédito etc. el concepto de paga ya no tenía sentido. Pero quizá ahora vuelva a tenerlo. A todos nos cuesta ahorrar todos los meses, incluso si tienes hábito y capacidad de ahorro, …

EL SIGNIFICADO DE LAS ITACAS

LA HISTORIA DE ULISES
Personalmente, he de confesar que siempre he sentido fascinación por la historia de Ulises y de su patria, Ítaca. Esa historia fantástica, llena de aventuras y de peligros que Homero retrató de forma tan fiel en "La Odisea". Ulises, rey de Ítaca. Cuando se produce la Guerra de Troya a consecuencia del rapto de la bella Helena, el rey Agamenón convence a Ulises para que vaya a la guerra. Una vez producida la caída de la mítica Troya con la historia del famoso caballo, Ulises comienza el periplo que habrá de llevarle de vuelta a las playas de Ítaca. Lo que él no sabe entonces es que tardará en arribar a Ítaca más de veinte años, en los cuales habrá de recorrer las aguas de medio Mediterráneo y vivir todo tipo de aventuras, buenas y malas, conocer nuevos territorios, nuevas gentes, la ira de los dioses y la obsesión por él de alguna diosa, incluso el canto de las sirenas que hace que los hombre enloquezcan.
Pero Ulises finalmente regresará a Ítaca, tras un…

VIAJES CON NIÑOS: PORTUGAL DOS PEQUENITOS EN COIMBRA

Esta Semana Santa hemos disfrutado de unos días increíbles en Portugal. Es cierto que nuestra visita a Oporto fue pasada por agua, pero luego el tiempo cambió y pudimos disfrutar muchísimo de algunos bellos rincones del país vecino. Aún así, en Oporto también lo pasamos fenomenal, más adelante prometo un post específico sobre cosas que hacer en Oporto con niños. Pero de momento, hoy quiero hablaros de un plan conmnilos imprescindible, la visita a Portugal dos pequeñitos en Coimbra. 
Para quien no lo conozca, Portugal dos pequenitos, como su propio nombre indica, es un parque para los más pequeños. Se encuentra en la ciudad de Coimbra, al otro lado del río y lleva allí desde 1940. Os contaré que tenía muchas ganas de llevar a mi hija a este lugar porque yo misma lo visité cuando era una niña. 
Es un parque al aire libre, por lo que merece la pena visitarlo sin lluvia. Nosotros tuvimos suerte porque un día antes había estado diluviando pero aquella tarde lució el sol y pudimos disfruta…

TRUCOS DE AHORRO 13: VIVIR POR ENCIMA DE LAS POSIBILIDADES

Hace unas semanas quedé con mi amigo Manu y salió el tema vivir por encima de tus posibilidades. Conozco mucha gente concienciada con el ahorro y con unas finanzas personales saneadas, pero también muchas otras personas que se pasan la vida entera renqueando para llegar a fin de mes porque la realidad es que llevan un estilo de vida superior al que sus posibilidades económicas les permiten. Por ello, me pareció que esta temática vendría fenomenal para el número 13 de la serie de Trucos de Ahorro.
¿Qué es vivir por encima de mis posibilidades? Gastar más de lo que ingreso. Parece fácil pero está claro que no lo es del todo. Por ello, quiero profundizar un poco más allá en rasgos habituales de este comportamiento.
1- No ahorro nada o casi nada. Los porcentajes de españoles que no cuentan con ningún tipo de ahorro, ni tan siquiera para emergencias, son atroces. No quiero ni mirar el dato pero era cercano a uno de cada tres personas.
2- Sin nómina no podría vivir más allá de seis meses

VIERNES VITALES 82: CENTRA TU ATENCIÓN EN LO IMPORTANTE

Estoy avanzando bastante en mis prácticas de coaching. Desde que acabé el curso, tengo sesiones con diferentes personas que me brindan la oportunidad de acompañarles en su proceso de cambio. Eso, además de ser un auténtico regalo, me permite también aprender y avanzar personalmente.
Además, el otro día vi una foto en Instagram de uno de los famosos post-its de Patricia Ramírez y que, con su permiso, quisiera compartir con vosotros. Si aún no conocéis a la psicóloga Patricia Ramírez Loeffler, estáis tardando. Yo la sigo desde hace años y de hecho os reseñé en este blog uno de los últimos libros suyos que leí: Cuenta contigo, que me encantó. 


Lo cierto es que sigo a Patricia Ramírez desde hace años, en concreto desde que la descubrí en una ponencia de un congreso de Mentes Brillantes. Pero además la sigo en Instagram, donde sus fotos contagian alegría de vivir. Y no sólo fotos, sino que en esta red comparte con nosotros sus ya famosos post-it, en los que nos brinda muchos buenos consej…