Ir al contenido principal

VIERNES VITALES 43: APRENDER A DECIR NO

Hace ya un mes y medio escribí un post titulado ¿Qué pasa si no lo hago?, en el que reflexionaba sobre todas esas cosas que muchas veces hacemos porque, por una razón u otra, creemos que tenemos que hacer. Y sin embargo, si nos paramos a pensar, muchas de ellas no son tan obligatorias como pensábamos y no pasa nada si no las hacemos o si simplemente las retrasamos o las cedemos a otros.
Recupero este tema porque hace poco leí un post de mi amiga Esther en el que exponía lo difícil que le resultaba decir que no. “Se supone” que en estas fechas prevacacionales, donde por fin ha llegado el verano y tenemos buen tiempo, siempre debemos estar disponibles para salir, hacer vida social, disfrutar del buen tiempo… pero a veces quizá no nos viene bien o incluso no nos apetezca. Si dices que no te apetece, en seguida te colgarán la etiqueta de rara (o algo peor) y son esos miedos los que nos empujan a decir que sí, cuando en realidad nos encantaría decir que no.
A riesgo de resultar borde, me temo que yo practico la sinceridad. Al menos lo hago en mi parcela de vida privada de libertad. Hay momentos y situaciones (profesionales, familiares, vitales, de agenda…) en que no puedes decir no. Pero existen muchas otras (a menudo muchas más de las que podríamos creer inicialmente) en que sí puedes hacerlo. Podéis encontrar decenas de libros que hablan sobre los mejores métodos para decir que no. Algunos de ellos apuestan por ser sincero, otros por poner excusas creíbles. He leído tres o cuatro que creo que tocan todas las corrientes respecto el no, y las conclusiones a las que he llegado son las siguientes:
Me plantean un plan que puede ser súper apetecible, pero lo cierto es que no me apetece. Las razones pueden ser varias: porque me siento cansada, porque incluir esa actividad en mi agenda me va a estresar, porque no me apetece (por mil razones: prefiero estar sola, prefiero hacer otra cosa, no me apetece hacer precisamente eso o con esas personas) y sin embargo me entran mil remordimientos y lo que me apetece es decir no, pero tengo miedo a que siente mal, creo que debo decir que sí y el largo etcétera. Pues bien, allá vamos con lo que yo suelo hacer.

1. ¿Qué es lo que yo quiero?
¿me apetece o no me apetece?
Aquí habla el corazón, tu yo interior, tu primera necesidad, lo que dirías si fueses totalmente sincero. Sí o No. Si es sí, no hay problema en aceptar la propuesta, ¿por qué entonces hay tantos problemas (o me lo parece a mí) en decir no?

2. ¿Qué es lo que yo necesito?
 ¿realmente me vendría bien hacer eso o no?
Aquí hablan mi cuerpo, mis fuerzas… Quizá no me apetezca nada pero puede que me venga bien airearme, que ese café con una amiga me refuerce el ánimo aunque mi agenda explote. Pero puede ser que no, que lo que realmente necesite es quedarme en casa y descansar, salir a dar un paseo sola o hacer otra cosa, con otras personas y en otro lugar.


3. ¿Cuál es mi prioridad?

Después de los dos primeros puntos, deberé tener claros cuáles son mis prioridades. Las prioridades que sólo me afectan a mí, mi universo interior, no lo que quieren, desean o esperan otros. Establece prioridades: en tu vida, tus amistades, tu mundo, tu casa, tu agenda.


Como este post va sobre el NO (decir sí suele ser mucho más sencillo), pongámonos en la situación de que alguien a quien queremos nos plantea algo, pero en realidad mi yo interior me grita que diga que no, que ni me apetece ni me viene bien hacer eso.


4. Piensa en la otra persona. 
Evalúa y escanea todas las implicaciones.

La otra persona es alguien a quien quiero y está claro que quiere pasar ese tiempo conmigo, hacer ese plan. Pero a mí no me viene bien. Eso no quiere decir que la quiera menos, o que esa persona sea menos importante para mí. Que haga o deje de hacer eso no cambia en absoluto lo que siento a esa persona. Puede ser que me encantase hacer ese plan con ella en otra ocasión pero no precisamente ahora.

Evalúa cómo crees que es de importante eso para ella en este preciso momento. Quizá simplemente quiera que nos veamos, o que pasemos un tiempo juntas, pero no le importaría que fuese para otra cosa, o en otro momento. Podríamos posponerlo o cambiarlo por otra actividad en otra fecha que nos venga bien a ambos.

O quizá realmente sí sea importante para esa persona. Pero, ¿cómo de importante es en realidad? No es lo que tú creas que esa persona piensa, sino lo que piensa en realidad, ¿por qué no se lo preguntas directamente?


5. Habla con sinceridad y sin miedo.

Es una de esas situaciones en las que para la otra persona es importante, pero realmente a ti no te viene bien y debes decir que no. No le des más vueltas, plantéalo con sinceridad y dile sin miedo que no te viene bien. No pongas excusas, simplemente dile la verdad: no me apetece, estoy cansada y prefiero quedarme en casa, o prefiero hacer otra cosa. No tengas miedo. Querer a alguien implica aceptar cosas que no siempre nos gustan de esa persona. Si la persona te quiere y no es una absoluta egoísta, deberá entender también que otras veces sí pero que esta vez no. Y que nada está cambiando, ni nos queremos más ni menos, pero esta vez tengo que decirte que no. Si no lo entiende (hay almas muy egoístas por el mundo), quizá debas plantearte qué harías tú si fueses ella, esperar a que se le pase el enfado (si crees que es un enfado y que debes permitirle la pataleta, que todos tenemos días malos). Pero si es de esas personas egoístas que siempre exigen, siempre se enfadan, siempre quieren imponer las cosas… creo que en ese caso deberías plantearte si te merece la pena seguir manteniendo esa relación.

Eso sí, sé asertivo (esa palabra que está tan de moda), ponte en la piel del otro, al que probablemente no le gustará tu respuesta y no seas tan vehemente o combativo que le hagas daño con ese no. Explícale las razones y normalmente entenderá que debas decir no. Habrá otros muchos momentos en el futuro para decir sí.


¿Ves? El No también ayuda para muchas cosas. La vida es cuestión de prioridades, son cambiantes, no hay normas siempre aplicables, pero debes encontrar tus prioridades en cada momento, establecerlas bien, ser consciente de por qué estás estableciendo esas prioridades y aceptar el mundo como es, también con todos esos NO (lo siento, no me gusta noes) que pronunciarás tú y también te pronunciarán otros).




Quizá te interese leer un post en el que hablaba de personas que un día compartieron nuestro camino y otro sobre cómo decir adiós a lo que nos hace daño

Comentarios

  1. Ayer, hablando con "mi Carmen" (psicoterapeuta y osteopata) creo que llegué a una conclusión. Y es que yo antes me apuntaba a todos los saraos y estaba en todos los fregaos, pero de un tiempo a esta parte y con todo lo que me ha ocurrido me he retirado bastante, porque necesito mis energías para otras cosas, y este fin de curso ha resultado muy agotador. Quizás sea sólo que algunas personas me echan de menos. No fui a la cena fin de curso, entre otras cosas porque ese día me tocó estar en Málaga corrigiendo reclamaciones de Selectividad, y luego pasé allí el resto del día con una compi. Resultado: ayer (último día de curso) muchas personas me llamaron rancia. Pero hice lo que me apetecía, con lo cual me sentí estupendamente. Gracias por este viernes vital. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente quien te llame rancia no merece la pena. Y lo que sí merece es que tú estés bien, porque si no te cuidas tú no te van a cuidar los que te llaman rancia. Un abrazo y buen verano, preciosa!

      Eliminar
  2. Yo esto lo llevo regular nada más... pero me entreno, y voy sin prisa pero sin pausa. Tengo la ilusión de conseguirlo totalmente algún dia.
    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A entrenarse, Ali EB, que es bueno saber decir no.

      Eliminar

Publicar un comentario

Este blog no es nada sin tus comentarios :)

Entradas populares de este blog

TRUCOS DE AHORRO 14: PAGA MENSUAL DE OCIO

Hoy vengo hablaros de un truco para ahorrar totalmente efectivo y que veo que se está poniendo de moda últimamente. Ya había leído sobre él pero me ha sorprendido que, en los últimos meses, tres personas cercanas me han dicho que lo utilizan, así que me he propuesto utilizarlo yo también y ver qué ocurre.
Se trata de la paga de toda la vida. Creo que la mayoría de nosotros tuvimos paga cuando éramos niños o adolescentes. Podía ser semanal o mensual pero al final era lo mismo, tenías una cantidad determinada de dinero y cuando se acababa, no había más. Aprendías por tanto a administrarte, a pensar en qué ibas a invertir ese dinero, para qué tenías dinero suficiente y para qué no, y en definitiva aprendías a ahorrar.
Sin embargo, cuando fuimos ya mayores y empezamos a tener cuentas corrientes, tarjetas de crédito etc. el concepto de paga ya no tenía sentido. Pero quizá ahora vuelva a tenerlo. A todos nos cuesta ahorrar todos los meses, incluso si tienes hábito y capacidad de ahorro, …

EL SIGNIFICADO DE LAS ITACAS

LA HISTORIA DE ULISES
Personalmente, he de confesar que siempre he sentido fascinación por la historia de Ulises y de su patria, Ítaca. Esa historia fantástica, llena de aventuras y de peligros que Homero retrató de forma tan fiel en "La Odisea". Ulises, rey de Ítaca. Cuando se produce la Guerra de Troya a consecuencia del rapto de la bella Helena, el rey Agamenón convence a Ulises para que vaya a la guerra. Una vez producida la caída de la mítica Troya con la historia del famoso caballo, Ulises comienza el periplo que habrá de llevarle de vuelta a las playas de Ítaca. Lo que él no sabe entonces es que tardará en arribar a Ítaca más de veinte años, en los cuales habrá de recorrer las aguas de medio Mediterráneo y vivir todo tipo de aventuras, buenas y malas, conocer nuevos territorios, nuevas gentes, la ira de los dioses y la obsesión por él de alguna diosa, incluso el canto de las sirenas que hace que los hombre enloquezcan.
Pero Ulises finalmente regresará a Ítaca, tras un…

VIAJES CON NIÑOS: PORTUGAL DOS PEQUENITOS EN COIMBRA

Esta Semana Santa hemos disfrutado de unos días increíbles en Portugal. Es cierto que nuestra visita a Oporto fue pasada por agua, pero luego el tiempo cambió y pudimos disfrutar muchísimo de algunos bellos rincones del país vecino. Aún así, en Oporto también lo pasamos fenomenal, más adelante prometo un post específico sobre cosas que hacer en Oporto con niños. Pero de momento, hoy quiero hablaros de un plan conmnilos imprescindible, la visita a Portugal dos pequeñitos en Coimbra. 
Para quien no lo conozca, Portugal dos pequenitos, como su propio nombre indica, es un parque para los más pequeños. Se encuentra en la ciudad de Coimbra, al otro lado del río y lleva allí desde 1940. Os contaré que tenía muchas ganas de llevar a mi hija a este lugar porque yo misma lo visité cuando era una niña. 
Es un parque al aire libre, por lo que merece la pena visitarlo sin lluvia. Nosotros tuvimos suerte porque un día antes había estado diluviando pero aquella tarde lució el sol y pudimos disfruta…

TRUCOS DE AHORRO 13: VIVIR POR ENCIMA DE LAS POSIBILIDADES

Hace unas semanas quedé con mi amigo Manu y salió el tema vivir por encima de tus posibilidades. Conozco mucha gente concienciada con el ahorro y con unas finanzas personales saneadas, pero también muchas otras personas que se pasan la vida entera renqueando para llegar a fin de mes porque la realidad es que llevan un estilo de vida superior al que sus posibilidades económicas les permiten. Por ello, me pareció que esta temática vendría fenomenal para el número 13 de la serie de Trucos de Ahorro.
¿Qué es vivir por encima de mis posibilidades? Gastar más de lo que ingreso. Parece fácil pero está claro que no lo es del todo. Por ello, quiero profundizar un poco más allá en rasgos habituales de este comportamiento.
1- No ahorro nada o casi nada. Los porcentajes de españoles que no cuentan con ningún tipo de ahorro, ni tan siquiera para emergencias, son atroces. No quiero ni mirar el dato pero era cercano a uno de cada tres personas.
2- Sin nómina no podría vivir más allá de seis meses

VIERNES VITALES 82: CENTRA TU ATENCIÓN EN LO IMPORTANTE

Estoy avanzando bastante en mis prácticas de coaching. Desde que acabé el curso, tengo sesiones con diferentes personas que me brindan la oportunidad de acompañarles en su proceso de cambio. Eso, además de ser un auténtico regalo, me permite también aprender y avanzar personalmente.
Además, el otro día vi una foto en Instagram de uno de los famosos post-its de Patricia Ramírez y que, con su permiso, quisiera compartir con vosotros. Si aún no conocéis a la psicóloga Patricia Ramírez Loeffler, estáis tardando. Yo la sigo desde hace años y de hecho os reseñé en este blog uno de los últimos libros suyos que leí: Cuenta contigo, que me encantó. 


Lo cierto es que sigo a Patricia Ramírez desde hace años, en concreto desde que la descubrí en una ponencia de un congreso de Mentes Brillantes. Pero además la sigo en Instagram, donde sus fotos contagian alegría de vivir. Y no sólo fotos, sino que en esta red comparte con nosotros sus ya famosos post-it, en los que nos brinda muchos buenos consej…