EL JUEGO Y LOS NIÑOS PARTE 3. JUEGA CON TUS HIJOS

Antes del verano (me alucina la velocidad con la que pasa el tiempo) escribí un par de posts sobre los beneficios del juego en los niños.  Y la verdad es que ahí se quedaron... sin embargo, éste sigue siendo uno de esos temas que me gustan y me interesan, sobre los que suelo leer y que me gustaría retomar en este blog. Por ello, me gustaría compartir aquí algunos de los aprendizajes. No sé si esto terminará convirtiéndose en una nueva serie de este blog, pero de momento me apetece al menos escribir este post centrado en por qué padres y madres debemos jugar con nuestros hijos

Es cierto que ser padre o madre no significa ser amigo de nuestros hijos, sino que los roles existen por algo. El progenitor tiene el deber de cuidar al niño, educarle, acompañarle y demostrarle que siempre estará ahí para ayudarle. Pero la maternidad y la paternidad también han evolucionado y, ahora, no se educa o se vive la relación como se hacía en generaciones anteriores.

A través del juego los niños aprenden, desarrollan su creatividad, favorecen su autoestima, participan, consiguen motivación,  mejoran la comunicación... y cuando juegan con otros niños además socializar. Los beneficios del juego son innegables. Si tenéis interés en este tema, os remito a los posts que en su día escribí sobre este tema, especialmente: El juego y los niños Parte I: Beneficios.

Pero jugar con papá y mamá también es sumamente importante. Esta vida de locos que llevamos, en la que a menudo tenemos poco tiempo y acumulamos cansancio, nos hace olvidar la importancia de compartir tiempo con nuestros hijos y jugar con ellos. Es una pieza fundamental en el desarrollo de nuestros hijos y tiene claros beneficios. Por ejemplo,  los siguientes: 


1. Fomenta la autoestima del niño y fortalece las relaciones interfamiliares 

El juego por sí mismo fomenta la autoestima del niño, pero cuando juega en familia los vínculos y las relaciones familiares salen fortalecidos. Ponernos a su altura, sentarnos en el suelo, involucrarnos en el juego, seguir sus códigos... todo ello suma. Hace que nuestros hijos también vean en nosotros ese apoyo lúdico. Papá y mamá comparten una parte de su mundo. Además, el juego per se puede ser una herramienta fantástica para educar y transmitir valores, por lo que podemos aprovechar doblemente esa oportunidad.


2. El niño adquiere seguridad y fortalezas

A través del juego los niños adquieren seguridad y desarrollan sus propias fortalezas, es algo que ha sido estudiado abundantemente y que está demostrado. Participar junto a nuestros hijos en ese proceso suyo y acompañarles en su desarrollo emocional es una gran oportunidad que yo como madre no quiero perderme. Para ello, en ese proceso, durante el juego, debemos apoyarles, mostrarnos sus fans, animarles a que desarrollen sus fortalezas, sus seguridades, su creatividad... pero también aprovechando para transmitirles valores, cumpliendo las reglas y dando ejemplo.

Juego niños felicidad desarrollo emocional


3. Desarrolla la creatividad y fija muchos más aprendizajes

Soy fan del desarrollo de la creatividad. No hace falta más que pasarse por la etiqueta Hazlo tú mismo de este blog y ver que con mi hija predico con el ejemplo. Las manualidades, la creatividad, también es un tipo de juego; y el juego desarrolla la creatividad y nos ayuda a aprender. Podemos ser creativos con el propio juego, inventarnos variantes, retarnos y hacer cambios, aprender... Soy fan del aprendizaje por el juego, porque además de que pasándolo bien y siendo divertido llegas más lejos, aprendes más sin darte cuenta, creo que también está el hecho de que aprendes a aprender de manera natural. En la actualidad, disponemos de un montón de juegos muy didácticos que ayudan mucho a nuestros hijos a otros niveles más allá de la diversión. Elijamos bien como padres.


4. Favorece la atención 

El propio juego en sí es un proceso de aprendizaje en el que hay que conocer las reglas, ponerlas en práctica, iniciarte en la dinámica y aprender del proceso. Para ello, es fundamental prestar atención. Los niños pequeños tienen déficit de atención, es una habilidad que deben aprender a desarrollar con el tiempo y el mundo lúdico nos puede ayudar mucho en este aspecto. Ayudar a nuestros hijos en ese proceso, acompañarlos, ver su desarrollo... me parece algo súper bonito que quiero impulsar y que tampoco quiero perderme.


Juego niños atención


5. Hace a los niños más felices

¿Qué quiere hacer un niño prácticamente el 100% del tiempo que está despierto? Jugar. Somos nosotros, los adultos, los que queremos que respeten horarios, que nos escuchen, que nos hagan caso, que se comporten... pero para los niños el mundo es un universo entero por descubrir y qué mejor que hacerlo a través del juego. Además, el juego tiene muchísimos beneficios como hemos podido ver y promueve las habilildades socio-emocionales. Los niños son felices jugando, salen reforzados del juego y si son acompañados por sus padres los beneficios se multiplican. 



Yo lo tengo clarísimo: quiero ver crecer a mi hija, que sea feliz, que crezca sintiéndose querida y que disfrute jugando. 

Recuerda que jugar con tus hijos nunca, absolutamente nunca, significa perder el tiempo



Comentarios

Publicar un comentario

Este blog no es nada sin tus comentarios :)