ADIÓS 2017, BALANCE FINAL DE AÑO

Ya estamos a 31 de diciembre y al 2017 le quedan horas... tiempo para recapitular sobee lo vivido y lo que nos deja este año. Hace ahora seis meses publiqué un post con mis propósitos del año y su grado de cumplimiento en aquella primera mitad. Hoy, releyėndolo, me doy cuenta de que no me puedo quejar de 2017 pues, aunque ha tenido sus cosillas, mirándolo con perspectiva ha sido un buen año. Una de las cosas que me aporta el blog es precisamente poder tener un cuaderno de bitácora que me cuenta sobre lo vivido. Resulta mucho más sencillo cuando simplemente tienes que revisarlo, pasar las hojas virtuales, y encuentras allí muchas de las cosas importantes y sobre todo de las pequeñas cosas de Serrat, que son las que construyen verdaderamente la vida

A nivel de propósitos, 2017 se ha portado bien o yo me he portado bien en estos 365 días. Tenía tres propósitos importantes y que requerían su tiempo y los tres han visto la luz al final del túnel. Uno de ellos no se ha terminado, pero esta aproximadamente en el 50% de su ejecución, tal y como lo había planeado, así que no se puede pedir más. 

Pero además de grandes propósitos, los había más pequeñitos y también muy importantes, de los que cumplir día a día. Algunos de ellos eran los siguientes: 

1. Mi hija Henar

Ella y su vida, nuestra vida, es en sí mismo un propósito de vida, de los más importantes de todos. Me encanta ver crecer a mi hija, pasar tiempo con ella, explorar el mundo juntas... Este año lo hemos disfrutado muchísimo porque hemos invertido mucho tiempo juntas (de calidad y de cantidad, que ya sabéis que ahora se cree que estar al 100% con un hijo media hora a la semana nos exime de todas las ausencias según algunos, yo no lo creo asi). Ha crecido, ha madurado, cada vez es más fácil y más divertido todo. 


Este año hemos hecho muchísimas cosas juntas: infinidad de manualidades, la mayoría de ellas las he compartido en el blog. Nos han hecho pasar estos estupendos y se han convertido en una gran manera de aprender y pasar tiempo juntas. 

También hemos viajado un poquito, hemos descubierto Londres juntas, porque Londres con niños es otra visión muy diferente a lo que yo conocía. Por supuesto hemos disfrutado nuestro clásico e imprescindible verano en el norte y hemos descubierto juntas muchos rinconcitos de nuestro querido Madrid. En el enlace tenéis un montón de sitios que hemos ido descubriendo juntas, pero de este año me quedo con El tren de Arganda (recomendación de Begobolas), nuestro imprescindible Teleférico (a ver qué ocurre con él en 2018),  el Museo del Ratón Pérez y nuestro también imprescindible Museo Sorolla entre otras muchas cosas, talleres, visitas, cine, teatro... y además, estoy segura de que 2018 nos deparará muchas más cosas y momentos preciosos. Yo disfruto de mi hija y de ir a recogerla al cole, leyendo con ella, dibujando, viviendo al fin y al cabo. 


2. Mi familia 

Pasar tiempo con mi familia era uno de mis propósitos, pasar mucho tiempo de cantidad y de calidad. Obviamente mi hija forma parte de mi familia, aunque ella tiene su apartado propio. Mi familia = hija + marido + perro. 2017 ha sido un año con algunos sobresaltos de salud pero que afortunaamente hoy ya están solventados. Ha sido un año de lucha y de ilusión, de días y de pequeños momentos, de rutina y vacaciones, de sueños... 


3. Más tiempo para mí  

Aquí habría mucho que contar, pero en general puedo afirmar que he tenido más tiempo para mí. Este propósito estaba muy relacionado con otro: organizarme mejor.  En tema de organización, creo que 2017 fue el año del paso adelante en este tmea: mejor organizados los horarios, los tiempos familiares y personales, dando hueco a más tiempo para uno mismo. Es cierto que la organización tiene una segunda pata, lo de ser más ordenada con las cosas y digamos que ése es un reto para 2018! Estamos en proceso, que no es poco... 

Pero dentro de ese apartado de tiempo para mí misma he podido hacer algunos viajes con mis amigos, fines de semana en Salamanca y León (espero repetir en 2018 y además incluir Málaga y mi Silvia), teatro, tiempo y conversaciones con buenos amigos, reencuentros... 



4. Una vida más simple 

La he nombrado así y se refiere a dos puntos que incluía el año pasado: vivir con menos y vivir mas conscientemente. Vivir con menos implica tener menos cosas comprar menos, ser más minimalista y a su vez tener una vida más simple, donde lo importante tenga su lugar y todo lo que sobre se vaya. Es un camino de vida pero me alegro de estar embarcada en él. Vivir más conscientemente también va en esta misma línea, valorar lo importante, desdeñar lo superfluo. Esto es lo que quiero también en 2018, vivir mas plenamente y de manera más sencilla, sin cosas materiales y con personas y experiencias maravillosas. 



5. Aprender y seguir formándome 

Este capítulo también es fundamental y en este sentido 2017 ha sido un gran año. Hacía ya varios años que llevaba dándole vueltas en la cabeza, una y otra vez, a la idea de hacer un máster de coaching y por fin me he embarcado en la aventura. Estoy absolutamente emocionada con ello, ya casi llevo la mitad pero me parece un mundo apasionante y me encantaría poder dedicarme profesionalmente a ello a medio plazo. Aún me queda mucho el 2018 y seguro que en años sucesivos, pero volver a estudiar y formarme me ha dado un chute de ilusión y de energía, además de que me ha permitido ciertos reencuentros y otros encuentros nuevos maravillosos. 


Además, 2017 me ha reconciliado con la lectura, una actividad que me encantaba y a la que le dedicaba muchísimo tiempo antes de ser madre, pero que por falta de tiempo fui relegando. Este año me ha dejado gratas lecturas y muy buenos ratos leyendo. Da igual el número, lo importante, una vez más, vuelve a ser el nuevo camino recuperado. 

Para 2018 se queda volver al zumba y al aeróbic, lo necesito y mi  cuerpo cada vez me lo pide más a gritos. 

También, seguiré ahorrado y llevando unas finanzas muy responsables y por supuesto descansar, disfrutar y VIVIR!!!!!!

MUCHAS GRACIAS 2017 POR TODO LO QUE NOS HAS DADO Y...
¡¡¡¡BIENVENIDO 2018!!!!!


Y gracias a ti querido lector, por leer lo que escribo, tú eres también un trocito importante de mi vida 

Comentarios

  1. Yo creo que una de las causas de ese problema que tenemos todos con la organización es el exceso de cosas que mencionas. Hay que soltar lastre. Yo pensé que había soltado pero en la mudanza me di cuenta de que aún podía soltar más. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puffff, lo del lastre es infinito Bego. Lastre de cosas, impresionante lo que acumulados. Llevo dos meses deshaciendome de mil cosas, me vengo a Oviedo cuatro días y ni me caben las cosas en el coche, no digo MÁS! Pero también lastre de un montón de actividades, propósitos, metas... que chocan con la vida más simple que quiero llevar, pura paradoja con patas que soy...

      Eliminar
  2. Tu 2017 ha estado muy bien. Dos cosas: ¿Has escrito visa más simple queriendo decir eso, un juego de palabras o ahí iba a decir vida? Lo digo porque me hizo gracia, ya que vivir con menos también simplifica la visa, je je. Y segunda, si vienes a Málaga, avisa y nos vemos en el sur. Un abrazo y feliz 2018.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Corregido, quería decir vida, aunque a la visa también le aplica 😁! Tengo que ir a Málaga, no lo conozco y mi amiga Silvia, por cierto sevillana como tú, siempre me dice año a año que ya es HORA!!!!

      Eliminar

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? Déjanos unas palabras ;)