ROMA ES UN TIOVIVO A ORILLAS DEL TEVERE

El viernes pasado tenía la idea era publicar un post sobre Viernes Vitales, ya que desde que empezó 2018 aún no he retomado esta temática. Pero las musas sin duda se han ido de vacaciones, no las siento cerca y no encuentro la inspiración, ni tan siquiera la temática para afrontar un viernes vital. Así que, echando mano de borradores y brujuleando a ver si encontraba en ellos algún tema perdido que me gustaría recuperar, hallé un borrador cuyo título simplemente decía Roma. En su interior, ni una sola palabra, pero sí unas cuantas fotos de nuestro último viaje a Roma, del que, por cierto, ya ha llovido. 

Hago memoria y, si no recuerdo mal, corría el otoño del 2013 y pasamos allí tres días soleados inolvidables. Nos llevamos a la peque, que por aquel entonces aún iba en silla y que probablemente no conserve recuerdos de la Ciudad Eterna. Por eso, entre otras cosas, Roma es uno de los destinos al que queremos volver en este 2018 (propósito de año nuevo). Cuando viajas con niños, tienes que adaptarse a sus tiempos y es muy cierto que no es lo mismo que cuando viajas solo o con pareja o amigos. Pero también es muy verdad que con niños descubres otra dimensión de los lugares que visitas. Sin ir más lejos, para mí Roma es un tiovivo a orillas del Tévere. Si tuviera que condensar en una frase aquel viaje sería precisamente ésta, la que he utilizado para titular este post. Porque, efectivamente, pasamos media tarde en un precioso carrousel de caballos y luces, que hacía las delicias de niños y mayores. Henar se lo pasó fenomenal allí, tenemos fotos y recuerdos maravillosos. Pero nosotros también, porque ves la vida a través de los ojos de un niño, y eso es de lo más bonito del mundo. Desconozco si aquel tiovivo era temporal o si sigue allí. Muy probablemente, si hubiésemos pasado a su lado sin niña, jamás nos habríamos parado. Pero recuerdo ese rato como algo mágico que formará parte siempre de mis recuerdos. Si volvemos a encontrarlo en nuestro próximo viaje, estoy segura de que lo disfrutaremos igualmente. 


Este post no pretende ser una guía de viaje a Roma, ni tampoco una guía de viaje con niños. Lo que pretende ser es un post de recuerdos y de buenos momentos, los que me inspiran estas fotos que para mí son bonitas pero además tienen algo mágico. Algunos de estos lugares serán fácilmente reconocibles para casi todo el mundo. Sin ir más lejos, la siguiente foto es de uno de mis lugares favoritos de Roma: la Piazza del Popolo. Se puso muy de moda a raíz de Ángeles y Demonios, la novela de Dan Brown, porque en una de sus iglesias gemelas se hallaba uno de los cadáveres de los preferiti. Esta plaza para mí tiene muchísima magia. Es muy bonita, a ella se llega por calles principales de Roma, como son la vía del Babuino y sobre todo la vía del Corso. Está justo al lado de los Jardines de la Villa Borghese (otro de mis lugares favoritos de esta ciudad). Os recomiendo invertir un tiempo de vuestro viaje en la Villa Borghese y sus jardines, pero si estáis en el Popolo y aún no la habéis visitado, subid las escaleras hasta el mirador, desde allí contemplaréis unas vistas impresionantes de Roma con la cúpula de San Pedro del Vaticano al fondo. 

Las dos iglesias gemelas de la Piazza del Popolo, aunque poco o nada tienen que ver, sin embargo a mí me recuerdan a las iglesias gemelas del Paseo de San Antonio de la Florida. En la plaza del Popolo ocurrieron muchas cosas. Por ejemplo, veréis unas grandes puertas al final de la plaza, por ahí entró la reina Cristina de Suecia acompañada de su séquito y allí encontraréis una placa conmemorativa de este hecho. Como os decía antes, desde esta plaza surgen varias calles emblemáticas de Roma, una de ellas especialmente bonita: la vía del Babuino, encontraréis una estatua del Babuino si la transitáis y además un montón de establecimientos con encanto. Os llevará a mi siguiente foto. 




No es la Piazza de Spagna uno de mis lugares favoritos de Roma, pero reconozco que muy probablemente tus pasos, antes o después, te llevarán hasta allí. Desde que la mítica Audrey Hepburn transitara este escenario en la inolvidable Vacaciones en Roma, este lugar y su escalinata es imprescindible visita y foto para millones de turistas cada año, especialmente para los españoles, ya que es nuestra plaza. Estamos en el corazón de Roma, cerca de aquí está la Fontana de Trevi y otros lugares que no debes perderte. Por cierto, yo no soy fan de los helados, pero en la Fontana de Trevi, haciendo esquina, hay una heladería fantástica.


Como os decía antes, estas fotos las encontré directamente en uno de los borradores del blog y las estoy utilizando para hilar un recorrido por Roma. Me faltan algunos lugares que para mí son imprescindibles, que os apuntaré al final si no tienen foto. 

Pero una de las visitas imprescindibles es sin duda la de los Foros Imperiales. La Roma de los Césares es la que aún habita entre sus piedras. Recorrer el foro sí que es algo que no puedes dejar de hacer, el paseo sobre sus adoquines te mecerá entre los brazos de la historia. Aquí sucedieron muchos de los acontecimientos que vertebraron nuestra civilización. 

Al lado del foro existen lugares que merecen mucho la pena. Algunos de ellos tan conocidos como El Coliseo, el gran anfiteatro romano por excelencia. Otros de reciente apertura al público, como la Domus Aurea, que yo aún no he visitado pero que por supuesto no pienso perderme en mi próxima visita ya que en las ocasiones anteriores no estaba abierta al público. O el Capitolio, al lado de los foros imperiales y con la grandiosa escultura del emperador Marco Aurelio a caballo.  Además, yo os recomendaría algunos otros lugares no tan famosos como la vecina Iglesia de San Cosme y San Damián o sobre todo la Iglesia de San Clemente de Letrán, situada en la parte posterior del Coliseo. Esta basílica esconde en su subsótano el templo romano dedicado al Dios Mitra. En esa zona hay trattorías maravillosas donde degustar la clásica comida romana. No suelen estar llenas de turistas, porque no llegan hasta allí, así que bien merecen la pena. 

Cercano al Coliseo se encuentra también la Iglesia de San Pietro in Vincoli, donde se encuentra el Moisés de Miguel Angel.



La Piazza Navonna fue durante muchos años mi lugar favorito de esta ciudad. Me sigue gustando mucho ese barrio, las callejuelas de alrededor del Panteón de Agripa, especialmente por las tardes-noches. Es la roma única, que mantiene el espíritu a pesar de los miles de turistas que la transitan. Allí cerca está la plaza en la que acuchillaron a Julio César unos Idus de Marzo. Al otro lado, el Ara Pacis de Augusto, que tampoco debéis perderos. Entre medias, la Piazza Navonna y su historia milenaria, decenas de callejuelas donde cenar pasta estupenda, con recetas milenarias. Un lugar lleno de encanto y de magia cuyas noches cuando estoy en Roma procuro no perderme. 

Por cierto, esta foto tiene un punto imprescindible para mí, porque si durante muchos años esta plaza fue mi lugar favorito de Roma, esta estatua también fue una de mis favoritas. Forma parte del conjunto escultórico de la fuente de los Cuatro Ríos, de Bernini (alguno también la conocerá por Ángeles y Demonios. Bernini es uno de los grandes nombres de Roma, si en el Renacimiento fue Miguel Ángel, sin duda en el Barroco no hubo nadie como Bernini. Pero en su tiempo tuvo una gran rivalidad con otro artista de la época: Borronimi. Quiso la casualidad, o no, que Borromini levantase la fachada de la iglesia de Santa Inés, situada justo frente a la estatua de los Cuatro Ríos y Bernini, que era su acérrimo enemigo levantó la mano de la escultura que representa el Río de la Plata y se sitúa justo frente a la fachada de Santa Inés, ante el miedo de que la fachada se le cayera encima. Aquella rivalidad ha permanecido viva por los siglos, mucho más allá de la vida y la muerte de sus protagonistas, y hoy forma parte de las anécdotas romanas. 


El Castello di Sant'Angelo (o Mausoleo de Adriano) es otro de esos lugares que tenemos en la retina si pensamos en Roma. Muy cerca de la ciudad del Vaticano (con la que se encuentra conectada por túneles subterráneos), fue la vía de escape de muchos Papas. No es que sea éste uno de mis lugares favoritos de Roma, pero sí me gusta especialmente el puente de los ángeles, que es precisamente desde donde está sacada esta foto. Aquí cerca se encuentra el tiovivo del que os hablaba al principio de este post. 


Como os decía, han sido las fotos que tenía en el borrador las que han ido determinando mi paseo por Roma, pero hay algunos sitios que para mí son preciosos y que me gustaría compartir con vosotros.

El Trastévere es uno de mis imprescindibles en Roma.  El barrio latino de la ciudad latina por antonomasia es un lugar que no debes perderte; si abandonas Roma sin visitarlo te faltará una parte esencial de esta ciudad maravillosa. Es como un pequeño pueblo, con un espíritu único y diferencial de la Roma que vive al otro lado del río. Imposible no acordarse de otros lugares como el barrio de Triana en Sevilla, el Barrio Latino en París, La Alfama en Lisboa... todos comparten un poco de ese espíritu que sin embargo les convierte en algo único. El Trastévere es un barrio bonito, con pequeñas iglesias preciosas, mucho adoquín y trattorías maravillosas, donde comer carne de manzo y vino tinto. Muy recomendables sus atardeceres y esa forma que tienen de disfrutar la vida. 

Además, siento devoción por una estatua: El éxtasis de Santa Teresa de Bernini, que ocupa uno de los altares laterales de la Iglesia de Santa María de la Vittoria, cerca de Términi y del Tritón. 


Pero sobre todo, me gusta perderme entre las callejuelas romanas, especialmente al atardecer... 

Es una ciudad impresionante, que nunca te cansas de pasear y que siempre te sorprende. He tenido el placer de visitarla en muchas ocasiones y nunca llegas a conocerla del todo. Ha habido lugares que sólo he visto una vez, otros que he repetido prácticamente en todos los viajes y algunos que aún tengo por descubrir. Como decía antes, este post no pretende ser una guía o un listado de lugares pero sí una formar de hilar algunos de los lugares que más me gustan de Roma y compartirlos con vosotros


¿Te ha gustado? Sígueme en Facebook 

Comentarios

  1. Ey!! Que chulo! Ahora tengo ganas de volver y ver cosas que no hemos podido ver por falta de tiempo...jajaja Me alegra que hayas recuperado recuerdos a través de este post. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Roma bien merece muchas visitas, tiene tanto por descubrir que nunca la conoces del todo y siempre hay algo que te sorprenda, incluso los lugares no te parecen igual, van cambiando con el paso del tiempo.

      Eliminar
  2. Si me salen bien las cosas (cruzo los dedos) este año espero poder ir a Roma. Es mi sueño desde... desde... Desde siempre! Así que he disfrutado mucho con este paseo de hoy.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que cumplas tu sueño. Si vas y necesitas alguna recomendación, escríbeme y te cuento todo lo que sé. Un abrazo!

      Eliminar
  3. Todo lo que veo de Roma , me sabe a poco.

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente, Roma es eterna y no sólo como concepto, siempre hay algo que descubrir, siempre hay mil razones para volver.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? Déjanos unas palabras ;)