TROYANAS, EL GRAN DRAMA CLÁSICO

Antes de las vacaciones de Navidad, asistí a mi última representación teatral del año, en el Teatro Español (uno de los teatros con más encanto de Madrid), donde pude disfrutar de una obra magnífica: Troyanas. Llevo un poco de retraso en contar algunas cosas por este blog, pero ha estado bien parar y recargar pilas en las vacaciomes navideñas, así que aquí estoy de vuelta para escribir mi primera opinion sobre teatro en Madrid en 2018, aunque técnicamente la viese y la disfrutase el año pasado.

Hay ciertos títulos que te resuenan en cuanto los oyes, y éste es uno de ellos. Tenía esta obra en la retina (clarísimamente tenía que ir a verla), desde que leí sobre ella cuando se representó en el Festival del Teatro Romano de Mérida el pasado verano. A mí, todo lo que tenga que ver con Troya y aunque sea de manera tangencial con Itaca... ya sabéis que me pierde. Cierto es que las alusiones que se hacen a Ulises en Troyanas no son precisamente buenas, pero eso es harina de otro costal.

Se trataba de una obra de corte clásico que hablaba del mito de Troya tras la destrucción de la ciudad. La guerra ya ha terminado, los hombres troyanos  han muerto: Héctor, Paris, el rey Príamo… incluso algunos de los grandes héroes como Aquiles. Troya es una ciudad devastada en la que sólo habitan mujeres a la espera de un destino aún más cruel que el que han vivido hasta entonces. Las míticas mujeres troyanas fueron repartidas entre los ganadores de la guerra, con total impunidad. Esta obra aborda el momento en que conocen su destino y deben asumirlo.

Encontramos la presencia de un hombre, Taltibio, soldado griego que debe convertirse en el mensajero que habrá de llevar el conocimiento de su destino a las grandes mujeres troyanas: Hécuba, Políxena, Casandra, Andrómaca, Briseida y Helena. La Reina Hécuba, interpretada por Aitana Sánchez Gijón, sigue luchando por la dignidad de todas las mujeres y por la suya propia.



Ni qué decir que desde que Aitana interpretase tan magistralmente su Medea, se ha ganado a pulso el reconocimiento como la mejor actriz española actual de drama clásico. Un título que sin ninguna duda revalida con su magistral interpretación de la reina Hécuba. Hécuba lo ha perdido todo, a sus dos hijos varones, Héctor y Paris, en la guerra; a su hija Polixena (cuyo fantasma aparece en este montaje) sacrificada ante la tumba de Aquiles; a su ciudad… sólo le queda una hija, Casandra, un nieto apenas niño que verá morir en breve y, en realidad, lo único que la salva de la locura es su dignidad. Aitana Sánchez Gijón es sin duda una de las mejores actrices de la actualidad nacional, aunque he de reconocer que a mí me ha enamorado en algunos de sus papeles (desde su temprana Ana de Ozores a Medea y Hécuba pasando por La Chunga y otros papeles memorables), como no me ha gustado en otros (aún no me quito de la memoria Los cuentos de la peste en este mismo Teatro Español). Sin embargo, en la piel de Hécuba está simplemente espectacular en este montaje

Está muy bien acompañada por seis actrices y un actor (así como un niño). Inicialmente fue Ernesto Alterio quien ostentaba la única voz masculina de la obra, testigo de la gran tragedia, pero cuando los vi en el Teatro Español ya lo sustituía otro conocido actor, Nacho Fresneda. Entre las actrices, encontramos algunas caras conocidas como Maggie Civantos en el papel de Helena o Alba Flores como el fantasma de Políxena. Me gustó especialmente la interpretación de la pequeña de las Flores, sin duda una actriz de raza. Cierran el elenco Gabriela Flores, Miriam Iscla y Pepa López

Me gustó esta obra, un mito renovado de la gran tragedia griega con una estética actual y unas interpretaciones brillantes, capitaneadas por una grandísima Aitana Sánchez Gijón que borda el papel de reina, madre y mujer luchadora

Porque cuando todo está perdido, aún nos queda nuestra dignidad y por ella debemos de luchar hasta el último instante

Nota final: Aunque las funciones en el Teatro Español terminaron antes de Navidad, esta obra tiene gira. Visitará Sevilla y Segovia en enero, San Sebastián de los Reyes, Vitoria, Pamplona y Valladolid en febrero, Córdoba y Barcelona en marzo. Por ello, aún tenéis muchas oportunidades de disfrutar este montaje, que sin duda bien merece la pena. 

Comentarios

  1. Ay, yo la iba a ver en Sevilla este finde, pero he regalado las entradas, una lesión en la rodilla me impedirá ir. Estaré pendiente de Córdoba en marzo, gracias por el soplo. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, espero que mejore la rodilla... y que en marzo tengas la oportunidad de verla en Córdoba ☺

      Eliminar
  2. Qué buena pinta tiene esta obra! A ver si amplían la gira y pasa por aquí también.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si les va bien y les contratan en otros lugares probablemente la amplíen, no? ;)

      Eliminar
  3. Van a venir a Córdoba y espero ir a verla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, aprovecha la oportunidad, Tracy, merece la pena.

      Eliminar

Publicar un comentario

Este blog no es nada sin tus comentarios :)