LECTURAS INSPIRADORAS 10: IKIGAI, LOS SECRETOS DE JAPÓN PARA UNA VIDA LARGA Y FELIZ

Había leído antes sobre el Ikigai, pero mi amiga Maribel me regaló por Navidad un libro fantástico sobre este temática. Su lectura me ha permitido profundizar mucho más allá en un término que en realidad esconde una auténtica filosofía de vida que los japoneses han puesto en práctica durante décadas con excelentes resultados. Últimamente parece que de un modo u otro la filosofía japonesa se va colando en mi vida, o al menos parte de ella. No me refiero a los niveles de estress de lugares como Tokio y su adicción al trabajo, de lo que no quiero saber nada si fuese posible, sino de las buenas y lentas costó bres milenarias japonesas que nos permiten vivir mejor. Hace unas semanas os hablé del Kakebo, una buena manera de conocer lo que gastamos y controlar nuestras finanzas. Hoy quiero compartir con vosotros lo que he aprendido sobre el Ikigai. 

¿Qué es el Ikigai? 

El Ikigai es la razón de ser, está escondido dentro de nosotros y para conocerlo necesitamos de una exploración paciente y profunda de nuestro ser más íntimo. Todo el mundo tiene un Ikigai aunque no todos lo han encontrado. En Okinawa, una isla japonesa que concentra el mayor porcentaje de centenarios del mundo, el Ikigai es la razón por la que nos levantamos cada mañana. 

Ikigai es algo así como tu gran pasión, produce satisfacción, felicidad y significado a la vida. 

Muchos japoneses no se jubilan nunca, siguen manteniendo cierta actividad sobre aquello que aman, incluso a una edad muy avanzada y siempre que su salud se lo permita. Investigaciones médicas sobre esta población centenaria han arrojado resultados curiosos: viven más y sufren menos enfermedades crónicas o cardiacas, tienen mucha más vitalidad que la media y un estado de salud impensable para ancianos de otros lugares del mundo, muchos menos causas de demencia, poseen un envejecimiento celular mucho más bajo y también influye positivamente en su nivel de sexualidad. Los investigadores resaltan que una parte importante de la salud y longevidad de los habitantes de Okinawa se debe a su actitud Ikigai ante la vida. 

Según los científicos, las claves de una vida larga son la dieta, el ejercicio, tener un propósito en la vida (ikigai) y buenas conexiones sociales. En la dieta, siguen la regla del 80%, nunca se sacian sino que comen únicamente hasta el 80% de su capacidad estomacal. 



Moai: lazos para una larga vida 

El Moai es un grupo informal de gente con intereses comunes y que se ayudan entre sí. Para muchos, el servicio a la comunidad se convierte en uno de sus Ikigais. Estar en un Moai ayuda a mantener la estabilidad emocional y también la financiera. Todos pagan una cantidad mensual establecida que se utiliza para las actividades del grupo y cada cierto tiempo recibes una parte de la cantidad abonada. Me parece super interesante este tipo de asociación y todos los beneficios que conllevan para todos sus miembros. 


Mente activa, cuerpo joven 

Esto nos sonará, el mens sana in corpore sano. Entre los factores esenciales para mantenerse joven se encuentra tener una mente activa, flexible y capaz de seguir aprendiendo. Una mente joven nos impulsa a buscar un estilo de vida saludable que retrasa el envejecimiento. 

La falta de ejercicio físico deteriora nuestro cuerpo y la falta de ejercicio mental provoca la pérdida de neuronas y conexiones neuronales. Cuando el cerebro desarrolla rutinas, no necesita pensar. Nuestro cerebro se aferra a las rutinas y debemos confrontarlo con nueva información. Con esa nueva información, se crean nuevas conexiones neuronales y el cerebro se revitaliza. 


El estrés, ese gran enemigo 

En periodos de crisis y de estrės el cuerpo envejece mucho más y la mayoría de problemas de salud están causados por el estrés. Hoy en día, muchas personas viven a ritmo trepidante y con grandes niveles de competencia, por tanto también con grandes niveles de estrės como respuesta a esta situación. En niveles razonables, los procesos de estrės son beneficiosos, pero el estrés al que estamos sometidos hoy en día es claramente perjudicial. El estrés sostenido en el tiempo es degenerativo. 

Los japoneses ponen en práctica remedios para mitigar el estrés. Algunos de ellos me parecen curiosos y además fáciles de incorporar en nuestro día a día, os comparto algunos de ellos: 

1. Bañarse más tiempo de lo normal y escuchar música relajante. 
2. Vivir en un entorno ordenado. Está muy de moda hace tiempo ya os hablé también del beneficio del orden y la lectura de La magia del orden, de Marie Kondo
3. Hacer ejercicio, estiramientos y respiraciones profundas. 
4. Meditar. 
5. Masajes craneales. 

Debemos ejercitarnos para reducir el estrés a conciencia. Atiende a tu propio yo, sé consciente de las señales de tu cuerpo, a través de la conciencia plena, aprendamos a apagar el piloto automático y salir del bucle continuo en que vivimos. 


Recomendaciones vitales de los supercentenarios 

Los supercentenarios son aquellos que han cumplido más de 110 años. Algunos de ellos fueron entrevistados por Héctor García y Francesc Miralles, los autores de este libro y les dieron recomendaciones de vida muy interesantes, que también me permito compartir con vosotros:

1. Coma y duerma y vivirá mucho tiempo. Hay que aprender a relajarse.
2. Todo está bien.
3. Si mantienes tu mente y tu cuerpo ocupado, estarás aquí durante mucho tiempo.
4. Celebra juntos cada día.
5. No te preocupes.
6. No dejes que tu corazón envejezca: abre tu corazón a la gente con una gran sonrisa en tu cara.
7. Establece buenas rutinas.
8. Cultiva las amistades cada día.
9. Vive sin prisas y disfrutando de las cosas.
10. Vete pronto a dormir, despierta pronto y sal a pasear.
11. Vive con optimismo.
12. Siéntete agradecido y afortunado.


Fluir con cada tarea 

Todos hemos experimentado alguna vez esa sensación de que el tiempo se diluye cuando estamos inmersos en una actividad que nos apasiona. En esos momentos fluimos, estamos en el denominado estado de flow. Debemos incrementar el tiempo que pasamos realizando actividades que nos sumergen en estado de flow. Al fluir estamos concentrados en una tarea muy concreta sin dejarnos distraer por nada, mindfulness en estado puro. 

Los japoneses tienen una gran capacidad para dejarse absorber por la tarea que tienen entre manos, olvidándose del paso del tiempo, además de gran perseverancia en la resolución de problemas. Dos de sus características principales son la atención al detalle y simplicidad. Siempre mantienen un alto nivel de reto para superarse, para estar siempre en flow.

Las personas con Ikigais muy fuertes y definidos nunca se jubilan realmente. Hacen lo que les gusta hasta el día de su muerte y no es algo propio sólo de los japoneses, pensemos en Einstein o Picasso por ejemplo. Muchas de estas personas parecen a menudo cascarrabias o ermitaño pero en realidad lo que hacen es proteger su tiempo de felicidad, a veces incluso sacrificando otros aspectos de su vida. Los artistas saben lo importante que es proteger su espacio y así poder fluir con su Ikigai.


El entrenamiento de la mente también nos puede llevar al flow, meditar es ejercitar nuestros músculos del cerebro. El objetivo de todas las meditaciones es serenar nuestra mente, observar pensamientos y emociones y concentrar nuestra atención.


Alimentación saludable 

Los nativos de Okinawa, la isla con más longevos del mundo, toman de media 18 alimentos diferentes cada día y 206 alimentos diferentes de forma regular. La mayoría de ellos son de origen vegetal. Comen al menos cinco platos de verdura y fruta cada día, los cereales son básicos en su dieta y apenas consumen azúcar. Ingieren menos de 1.800 calorías diarias. 

Además, como ya os comentaba al principio siguen la regla del 80%, hara hachi bu, cuando sientas que estas casi lleno y que podrías comer más, deja de comer. Tienes que quedarte con un poco de hambre al terminar.

También es importante el consumo de té, especialmente el té verde. El consumo habitual de té verde reduce el colesterol, disminuye los niveles de azúcar en sangre, regula el flujo sanguíneo, protege contra la gripe, favorece a los huesos, protege frente algunas infecciones bacterianas y tiene efectos depurativos. Os puedo asegurar que a partir ahora me voy a esforzar por consumir mas té verde de manera habitual.


Moverse suavemente es vivir más 

Numerosos estudios han puesto de manifiesto que quienes más viven no son quienes hacen más deporte sino quienes se mueven más. Para nuestra salud, es fatal el sedentarismo, estar sentados todo el día o que hacemos habitualmente en cada oficina. Por eso es importante levantarse cada poco tiempo, simplemente levantarte de la silla, estirar el cuerpo, dar 15 o 20 pasos para que el metabolismo adormecido vuelva a ponerse en marcha.

El yoga, aunque es de origen indio, es muy popular en Japón, busca crear armonía entre el cuerpo y la mente para afrontar la vida con serenidad. Sus ejercicios suaves benefician profundamente la salud y son especialmente apropiados para las personas mayores.

También es muy habitual en Japón el Tai Chi, que mitiga la osteoporosis, ralentiza el Parkinson, promueve la buena circulación sanguínea y tonifica los músculos, pero además genera grandes beneficios a nivel emocional: es efectivo contra el estrés y las depresiones. 

Los japoneses también practican el Chi Kung, que deriva de las artes orientales destinadas a mejorar el bienestar mental y la salud física. 


Resiliencia y wabi-sabi 

Este capítulo del libro se centra en cómo afrontar los problemas y cambios de la vida sin envejecer por culpa del estrés y la ansiedad. 

Una de las características comunes de todos aquellos que tienen un Ikigai bien definido es que persisten en su pasión pase lo que pase. No se rinden ante los reveses de la vida sino que siguen luchando. Esto es precisamente la resiliencia, la capacidad de ser perseverante y seguir luchando, pero también es una actitud que podemos cultivar, para mantenernos centrados en lo importante de la vida en vez de en lo urgente, sin dejarnos llevar por emociones negativas. Entrenar mente, cuerpo y estado emocional es fundamental para afrontar los contratiempos de la vida. Para construir una vida resiliente no debemos tener a las adversidades, porque todas ellas encierran potencial de crecimiento.

Las personas resilientes se mantienen centrados en lo importante, sin dejarse arrastrar por el desánimo. Son flexibles, se adaptan a los cambios y a los golpes de la vida. Se centran en los factores sobre los que pueden tener control y no se preocupan por lo que no pueden controlar.

Es fundamental centrarse en el ahora, vivir el momento presente. Además, debemos aceptar la impermanencia de las cosas, todo lo que tenemos y todas las personas que queremos desaparecerán en algún momento. Esto no debe entristecernos sino que nos enseña a que debemos amar el presente y los que nos rodean.  El wabi-sabi es otro concepto japonés que nos enseña la belleza de la naturaleza perecedera, cambiante e imperfecta. Busca la belleza en lo imperfecto, en lo incompleto.


Ikigai, un arte de vivir 

Una vez más encontrado tu propio Ikigai aliméntalo cada día para dar sentido a tu existencia. Cuando digas de significado a tu vida, la tarea más rutinaria se convierte en un flow feliz.

Las diez reglas del Ikigai 

1. Mantente siempre activo nunca te retires. Incluso después de jubilarse es importante seguir haciendo cosas de valor avanzando, ayudando y dando forma a nuestro mundo.

2. Tómatelo con calma. Cuando dejamos atrás las prisas y las urgencias, la vida adquiere un nuevo significado.

3. No comas hasta llenarte. Recuerda seguir la ley del 80%.

4. Rodéate de buenos amigos. 

5. Ponte en forma para tu próximo cumpleaños. Tu vehículo para la vida necesita un mantenimiento diario para que pueda durar muchos años y el ejercicio segrega las hormonas de la felicidad.

6. Sonríe. 

7. Desconecta con la naturaleza. 

8. Da las gracias. A tus antepasados, a la naturaleza que te provee de agua y alimento, a tus compañeros de vida, a todo lo que ilumina tu día, a la dicha de estar vivo. 

9. Vive el momento. No te lamentar del pasado ni te preocupes por el futuro, todo es hoy, haz que merezca ser recordado.

10. Sigue tu Ikigai. En tu interior hay una pasión, un talento único que te da sentido. Sí aún no lo has encontrado, sigue buscándolo hasta que des con él.


Como vereis, el libro Ikigai los secretos de Japón para una vida larga y feliz de Héctor García y Francesc Miralles me ha resultado una lectura inspiradora. Espero que también a vosotros este post, aunque sea largo. Que os anime a encontrar vuestro Ikigai si aún no lo conocéis y pongáis en práctica algunos buenos consejos de esta lectura que os hayan podido inspirar. Gracias por estar ahí. 

Comentarios

  1. En definitiva lo que ya sabemos, pero con otro nombre distinto. El “menos plato y más zapato” y fuera el estrés. Aún así conviene recordarlo cada día. Muy de acuerdo con casi todo, porque yo lo de levantarme de la mesa con hambre no lo puedo aplicar, je je. Me alegro de que te haya resultado inspirador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado eso de "menos plato y más zapato", creo que no lo había oído nunca, pero es super acertado!

      Eliminar
  2. Pues sí, lo que ya sabemos, pero que luego nos cuesta ponerlo en práctica. Por eso conviene recordarlo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sabía algunas cosas pero otras no, o al menos no me había parado a pensar las. Y ahora, siento , a posibilidad de ponerlas en práctica y además de una manera no muy compleja.

      Eliminar
  3. No te puedes imaginar lo que me ha gustado tu entrada de hoy, en eso estoy con mi curso de Mindfulness.
    Me voy a comprar el libro.
    Muchas gracias por tu entrada

    ResponderEliminar
  4. Muchísimas gracias Tracy, me alegro mucho de que te haya gustado y te haya resultado interesante. A mi me encantó el libro y sentí la necesidad de compartirlo por aquí. Infinitas gracias de todo corazón !!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? Déjanos unas palabras ;)