MIS MOMENTOS DE FEBRERO 2018

Febrero ha sido un mes... un poco regulero, para qué negarlo. Además del frío y las inclemencias del tiempo, me he tirado dos semanas de baja médica, de las cuales gran parte de las mismas me las pasé en la cama. Indudablemente, ha tenido cosas positivas como descansar, leer, ver una serie que tenía ganas de ver (y que me ha defraudado), pero también me ha impedido hacer muchísimas cosas. Sin embargo, como prefiero ponerle al mal tiempo la mejor cara posible que permitan las circunstancias, pues aquí estoy quedándome con lo bueno de febrero. 

Pilla lejano pero a principios de mes nevó en Madrid, algo que no suele suceder habitualmente. La foto no es mía sino de mi costillo, que disfrutó de esta mañana radiante con mi Athos entre la nieve. Me parece una foto tan bonita y que encierra tantas cosas que quiero compartirla con vosotros. 





Y en febrero llegó ¡¡¡Carnaval!!! Personalmente, en mi etapa adulta, no soy nada fan de carnaval, pero sí que lo soy, absolutamente, en cuanto al carnaval de mi hija se refiere. Ya os conté, que la niña de mis ojos este año decidió dejar de ser princesa (ya lo decía Sabina cuando cantaba aquello de las niñas ya no quieren ser princesas...) y decidió ser ¡¡¡súper-heroína!!! y más concretamente Wonder Woman. El disfraz, absolutamente handmade y que os conté cómo lo hicimos aquí fue todo un acierto, porque estaba fantástica, se lo pasó fenomenal y eso de llevar por capa una buena manta, nos sirvió para no pasar frío. La fiesta de Carnaval del cole fue divertidísima y ella fue tan feliz que yo lo fui aún más. 



Y febrero (a pesar de que el de 2018 no ha sido ni de lejos mi mejor febrero) es un mes estupendo porque es ¡¡¡¡el cumple de mi súper-heroína favorita!!!! Mi princesa de 6 añazos, evento al que por supuesto también le dediqué este post. Aquí la doña tiene tres celebraciones de cumple: con sus compis del cole (que se lo pasaron de fábula en un parque de bolas), con la familia en casa y con sus otros amigos en el teatro. El de los compis del cole me pilló antes de la baja, el de la familia me pilló súper fastidiada, sólo me levanté a soplar las velas (creo que no se nota, pero incluso estoy en pijama) y me perdí El Circo Mágico, que por supuesto les encantó y que había reservado entradas desde hacía un montón de tiempo, pero la lumbalgia me lo impidió. Aún así, fue muy feliz y sí me hubiese encantado poder celebrarlo como estaba previsto pero bueno, otra vez será. El del teatro con sus amigos tuvimos que posponerlo por mi baja, pero lo vamos a celebrar próximamente, así que habrá post sobre ello, porque es un planazo. 



Y a partir de mediados de mes, me he pasado muuuucho, pero muuuuuuuucho tiempo en casa. No he sacado fotos, pero he leído tres libros (os hablé de uno sobre el Ikigai aquí, que me encantó), he dormido un montón, he visto la tele mucho más que en todo el 2017 (eso es fácil, casi no la veo), me he visto tres temporadas de House of cards y me decepcionó muchísimo (quizá me anime a hablar sobre ello). Y ya cuando empecé a estar un poco mejor he probado un par de nuevas recetas con las thermomix, he hecho un par de customizaciones de algunas cosas viejas y he aprovechado para tirar algunas cosas y subir al Wallapop otras. Sigo intentando liberar de trastos mi vida. 

Henar sigue pintando y dibujando... y yo creo que se le da muy bien, así que la animo a probar cosas nuevas e incluso difíciles. 




En todo el tiempo que he estado en casa, siempre, absolutamente siempre, aunque fuese simplemente dormitando a mi lado, he tenido la presencia y compañía de este ángel de grandes orejotas que es mi Athos.



Mi mejor recuerdo del mes: ver lo inmensamente feliz que fue mi hija en la fiesta de Carnaval y en su fiesta con sus compis del cole.

Lo que he aprendido: que lo malo también tiene algo bueno y que mi cuerpo me ha obligado a descansar, por lo que no he tenido más remedio que hacerle caso y soy consciente de que más allá del tremendo dolor, realmente necesitaba ese parón, aunque haya sido impuesto. 

El post nuevo de febrero con más lecturas y que parece que más ha gustado: El disfraz casero de Wonder Woman (pero creo que tiene un claro componente de temporalidad) y también Las necesidades afectivas de los niños, que aunque lleva publicado apenas dos días ha suscitado mucho interés o eso me habéis transmitido. 

Adiós febrero... ¡¡¡bienvenido marzo!!!!

Comentarios

  1. A por un marzo mucho mejor. El cuerpo, a veces, es más sabio que nosotros, y cuando necesitamos parar y no lo hacemos, él lo hace por nosotros. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro! El cuerpo nos dice hasta y aunque no le hagamos caso llega un momento en que él marca los tiempos. Espero que marzo también sea mucho mejor para ti.

      Eliminar
  2. Te deseo que Marzo sea mejor que febrero, que seguro que lo será-
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que si! Esto mismo te he deseado yo a ti en tu post hace unos minutos. Un abrazo!

      Eliminar
  3. Que marzo te venga con mejor salud! Y a seguir disfrutando de esos buenos momentos con tu hija! Bueno, y con la familia al completo, incluido el fiel Athos.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Margari, mis mejores deseos también para ti ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? Déjanos unas palabras ;)