VIERNES VITALES 79: REVISA TU DÍA, HAZTE PREGUNTAS

¡Buenos días, querido lector! Hoy vuelvo con una nueva entrega de Viernes Vitales, espero que la disfrutes. 

Una de las cosas que he aprendido en los últimos años (y que he de reconocer que no siempre llevo a cabo) es revisar mi día. Al final de la jornada, es el momento de echar la vista atrás y ver qué ha sido nuestro día. Es un ejercicio estupendo para tener más presente la vida, para tener más claro que el presente es lo único que importa y que cada día cuenta. No se trata de evaluar nuestro día, de ponerle una nota, de decir qué bien... o qué mal... pero sí de tomar conciencia y para eso hay que echar la vista atrás, mirar y además hacerlo con otros ojos, reflexionando con mayor profundidad sobre lo que ha sido nuestro día. 

Os propongo una serie de preguntas que yo me hago y que me ayudan, pero por supuesto hay muchísimas otras que os podéis hacer. De mi lista, podéis tomar las que creáis que también os pueden ayudar a vosotros a tomar más conciencia sobre nuestro día, dejar de lado aquellas que no os resulten tan interesantes y añadir otras que creáis que os encajen mejor. De hecho, estaré hiper-agradecida si en los comentarios incluís preguntas que vosotros añadiríais, porque estoy segura de que entre ellas encontraré algunas que también me vendrán bien y que podré incluir en mi lista.


1. ¿Qué tal ha sido tu día? 

Decía antes que no se trata de ponerle un número, una valoración, la etiqueta de bueno o malo. Se trata de observar sin enjuiciar, pero obviamente, más allá del número, puedes haber tenido un día estupendo, un día malo o un día de cualquier matiz gris. A mí esta pregunta, simplemente me ayuda a situarme


2. ¿Qué te ha gustado del día de hoy? 

Reconozco que las preguntas 2 y 3 las suelo intercambiar. Si he tenido un día bueno, de manera natural me sale esta pregunta, ya que me permite profundizar en lo bueno de ese día, lo que me ha gustado especialmente. Cuando se tiene un día malo o regulero, a veces siento la tentación de hacer primero la pregunta número 3 (que tienes más abajo). Aún así, creo que esta número 2 es mejor hacerla justo en este lugar, aunque hayas tenido un día malo o regulero. Sobre todo, porque me permite enfocar lo bueno, incluso en días malos y, a veces, incluso ya empiezan a parecerme no tan malos o con momentos buenos. 


3. ¿Qué cambiarías del día de hoy? 

No me pregunto exactamente qué es lo que no me ha gustado (puede ser que muchas cosas) pero sí me pregunto qué cambiaría. Normalmente, cambiaría algo que no me haya gustado, pero a veces también cambiaría algo simplemente mejorable. Estas tres preguntas, así hechas, me permiten enfocar mucho mi día y verlo desde fuera pero además incluso con algo positivo o al menos un aprendizaje, que también es súper positivo.


Digamos que, hasta aquí, estas tres preguntas son el mínimo de cada día. No te llevan más de cinco minutos y no hay excusas para no hacértelas al final de cada día.



Pero si tenéis un poco más de tiempo, yo también me añado otras preguntas más.


4. ¿Por qué te sientes agradecida hoy?

Hay infinitas cosas para agradecer, la propia vida es un regalo y el día de hoy, aunque haya sido malejo, también lo ha sido. Pero el agradecimiento hacia la vida es básico para tener una buena vida, y a menudo se nos olvida en medio de la rutina. Cada día tiene mil momentos para agradecer en los que ni reparamos. Pero cuando te haces esta pregunta, para mí es genial apuntarlo. Reconozco que no lo hago todos los días, pero sí intento hacerlo al menos semanalmente, apuntar todas las cosas por las que te sientes agradecido. Cuando lo lees, en días de bajón, ayuda muchísimo.


5. ¿Qué has aprendido hoy?

En el camino ¿qué hay? Los negativos me dirán piedras, los neutros kilómetros y los positivos: aprendizaje. La vida es un continuo aprendizaje y, por ello, preguntarme qué he aprendido hoy, ser consciente de mis aprendizajes, a mí personalmente me sirve muchísimo. Creo que también es algo que merece la pena apuntar. Para mí, no es necesario apuntar cualquier cosa (porque todos los días aprendemos muchas cosas), pero sí aquellas que para nosotros son significativos.


6. Si ha habido algo malo hoy, ¿qué hay de interesante en ello? 

Esta pregunta la saqué de un profesor de coaching. Y el término importante es interesante. Detrás de ese término vienen cosas tan buenas como la curiosidad, el aprendizaje, el comportamiento... Puedes analizar sobre tu reacción, si lo has hecho mejor o peor, si has acertado o te has equivocado... Todo, como decía al principio, desde la conciencia, no desde el juicio. Sirve muchísimo para avanzar.





7. ¿Qué preguntas has hecho hoy? 

Esto entronca directamente con la curiosidad. Le gente que tiene buena curiosidad, avanza. Cuando me refiero a la buena curiosidad es a la que está bien entendida, la que te hace aprender, la que se aleja del cotilleo y del radio-patio. Yo soy una persona muy curiosa y sin embargo nada cotilla. Hacerse preguntas es algo buenísimo y creo que es algo también que se entrena. Puedes pensar en las preguntas que te has hecho, en las que te has hecho y que quizá no te habrías hecho hace un tiempo, en las que no te has formulado y puedas hacer la próxima vez...


 8. ¿En qué te has equivocado hoy? 

Lo mismo, siempre desde la conciencia, desde la curiosidad, no desde el juicio. De los errores y las equivocaciones es de donde más se aprende. Si ha habido algo que creo que no he hecho de la mejor manera posible, me sirve para aprender y tenerlo en cuenta para la próxima vez.


 9. ¿Qué solución encontraste? 

La solución no tiene que ir vinculada a un problema, sino simplemente a una circunstancia o a una reflexión. Pero, en mi opinión, pasa lo mismo que con el agradecimiento, las reflexiones, las ideas... las soluciones también se entrenan. Cuantas más soluciones piensas llega un momento en que van apareciendo casi solas por arte de magia.


10. ¿En qué has mejorado hoy? 

La vida es un proceso de mejora continua, es muy posible que te hayas equivocado en algo, pero también es muy posible que hayas mejorado en otras cosas. Es bueno hacer una reflexión sobre ello.


Éstas son las 10 preguntas que yo me hago, no todos los días, aunque ojalá me las hiciese todos los días. Pero creo que sí todas, o casi todas las semanas. A mí, personalmente, me permiten avanzar muchísimo, crear nuevos caminos. Espero que os resulten útiles o interesantes y que tengáis un gran fin de semana.

¡¡Gracias!!





Comentarios

  1. Pues sí, muy útil. No creo, sinceramente, que lo haga todos los días, pero voy a intentar hacerlo aunque sea una o dos veces pro semana.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no lo hago todos los días, aunque las tres primeras preguntas lo intento. Pero cuando contemplar el tiempo bajo estas preguntas yo al menos noto un avance.

      Eliminar
  2. Mira esto lo hago yo y me va muy bien, aunque no tan exhaustivo como tú, pero lo voy a intentar, pero me acuesto tan cansada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adelantado, hazlo a media tarde, o una vez por semana... Pero es un buen ejercicio vital !

      Eliminar
  3. En mi caso en la segunda pregunta ya me he dormido. Yo tengo junto a la cama la agenda andalusí de crecimiento personal que me regaló el costillo, y el día que no me duermo antes escribo una frase que me mi día o una reflexión. Yo creo que ya reflexiono bastante a lo largo del día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta claro que para hacerse todas estas preguntas necesitas un buen rato y ya decía que yo confieso no hacerlo la mayoría de los días. Pero las tres preguntas si procuro hacermelas antes de dormir, puedes utilizar el tiempo mientras te limpias los dientes o un momento anterior a media tarde por ejemplo 😄, si quieres claro !

      Eliminar

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? Déjanos unas palabras ;)