EL JUEGO Y LOS NIÑOS 4: BENEFICIOS DEL TEATRO


El teatro es una de mis grandes pasiones, si lleváis tiempo leyéndome por aquí, lo sabéis de sobra. Es cierto que no voy al teatro todo lo que me gustaría, pero, aún así, es una actividad que disfruto mucho y que también quiero que disfrute mi hija. Por eso, desde pequeñita la he ido llevando a diferentes espectáculos teatrales (la primera vez que fue tenía sólo nueve meses). Hoy por hoy, el teatro también forma parte importante de su vida y espero que lo siga formando siempre.

Hace unos meses, la llevé a unos talleres de teatro. No lo había hecho hasta ahora, aunque a sus tiernos tres años estuve muy tentada a matricularla en una actividad que imparten en su cole y que se llama Cuentos vivos y no es, ni más ni menos, que teatro para niños muy pequeños. Sin embargo, a mi hija le encanta bailar, por lo que yo era muy consciente de que lo que ella quería hacer entonces (y sigue queriendo hacer tres años después) era Chiquirritmo, así que allí la apunté. Creo que es importante respetar la personalidad de cada niño, y aunque nos encante reconducirlos a lo que nos gusta a nosotros, dejarles desarrollarse y que ellos vayan decidiendo cuáles son sus aficiones.

El caso es que el verano pasado, mis queridísimos amigos Patri y Carlos, de Edulogic Producciones, nos comentaron que durante los últimos meses del año iban a hacer unos talleres de teatro para niños los sábados por la tarde. Entre el amor que les tenemos a estos dos personajes únicos (actorazos, amigos y personas estupendas) y que además se trataba de un taller para niños y ¡¡¡de teatro!!!, ya os podéis imaginar la reacción de Henar. Conclusión, que a finales del año pasado descubrió el maravilloso mundo de los talleres de teatro, abriendo un nuevo universo en nuestras vidas.

Hacer teatro es un auténtico juego para niños, pero que además contiene un montón de beneficios añadidos. Es una actividad lúdica en la que los niños disfrutan pero también aprenden muchísimo adquieren habilidades muy válidas para la vida diaria.

Algunos de los beneficios del teatro:

Ayuda a desarrollar la expresión verbal y la expresión corporal. Favorece que los niños mejoren su comunicación, hablen con mejor dicción y claridad, amplíen su vocabulario… Pero además los niños, a través del teatro, toman conciencia de su cuerpo, de sus sentimientos y de las sensaciones que experimentan.

A través del teatro, los niños aprenden a conectarse con sus emociones y reflexionar sobre ellas. Así, desarrollan también la empatía y amplían su visión sobre el mundo en el que viven. Esto nos habría venido muy bien a los de mi generación.

Ayuda en la relación con sus compañeros y estimula el trabajo en equipo. Los niños se ayudan unos a otros y aprecian el trabajo que construyen entre todos.

Adquieren seguridad y les ayuda a ganar confianza en sí mismos. Es muy cierto el dicho “de tímidos están los escenarios llenos”. Muchos de los actores y actrices que conocemos tienen una personalidad tímida, aunque a simple vista no lo parezca. Mediante el teatro, los niños (y también los adultos) adquieren seguridad y al sentirse más seguros y tener más confianza en sí mismos les ayuda a desinhibirse y romper el cascarón de su timidez.

Estimula la creatividad y la imaginación. Ya he dicho en varias ocasiones por este blog que me parece que la creatividad y la imaginación son dos básicos imprescindibles en este mundo en que vivimos, dos habilidades clave para subsistir y que aún lo serán más en el futuro. El teatro es pura creatividad, de principio a fin.

Aprenden grandes valores: respeto, colaboración, compromiso, igualdad, tolerancia… también claves en el mundo en que vivimos y al que tendrán que enfrentarse nuestros hijos.

Ayudar a valorar el trabajo y la constancia. Una de las cosas que yo siento más difíciles de transmitir a un niño es la constancia, ya que están acostumbrados a metas inmediatas. En el teatro las metas son a medio plazo, deben de colaborar en varias sesiones para llegar a un resultado. Me parece otro gran plus de esta actividad.

En definitiva, creo que el teatro es una actividad muy completa y que les ayuda a formarse como personas, como buenas personas. Crecen, ganan confianza, seguridad, motivación… y por el camino descubren muchas habilidades que no sabían que tenían y se atreven a mostrarlas.

El teatro es juego y diversión, pero como habéis podido ver, también es mucho más que eso

Actualización septiembre 2018: el laboratorio de teatro en el centro sociocultural de Montecarmelo empieza de nuevo a partir del 15 de septiembre los sábados de 18 a 20 horas. Una oportunidad estupenda para que los niños jueguen y disfruten haciendo teatro del bueno con Efulogic Producciones. 

Comentarios

  1. Me hubiera gustado apuntar a mi hija a talleres parecidos cuando era más peque. Pero aquí, salvo el teatro que todos los años hacían en el cole... Y nunca le ha llamado la atención, quizás porque el enfoque que le daban no era el adecuado.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me encantaría que mi hija quisiera estudiar teatro más en serio, pero de momento estos pequeños talleres le enganchan y tienen muchísimos beneficios.

      Eliminar

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? Déjanos unas palabras ;)