MADRID CON NIÑOS 45: VISITA Y TALLER A LA EXPOSICIÓN DE TOULOUSE-LAUTREC EN LA FUNDACIÓN CANAL

Una de las actividades queteníamos previstas en abril era la visita y taller de la exposición Toulouse-Lautrec en la Fundación Canal. Parece mentira, pero creo que en todo este curso no habíamos ido a la Fundación Canal, y mira que tienen un montón de talleres y actividades muy chulas para niños, además de que nos pilla muy bien desde casa. Este tipo de cosas son las que me sorprenden con el paso del tiempo…

A lo que iba, teníamos reservadas dos entradas para esta exposición y taller desde hace semanas. Este tipo de talleres lo realiza el equipo de Mirarte y hemos tenido muy buenas experiencias con ellos. El año pasado asistimos al que hicieron en relación a la exposición Barbie, más allá de la muñeca,. Explicaron muy bien a los niños la exposición y luego hicieron un taller de familias relacionado con ella, un plan estupendo para una tarde de domingo. Os lo contamos en su momento aquí, por si te apetece leerlo. 

Allá nos fuimos Henar y yo, a la Fundación Canal, dispuestas a pasar una estupenda tarde de domingo visitando la exposición de Toulouse-Latrec y la Belle Èpoque. La visita dura aproximadamente una hora y en ella, Sabela, la guía de Mirarte, les contó a nuestros niños muchísimas cosas súper interesantes no sólo sobre la figura de Toulouse-Lautrec y su obra, sino también sobre el París de finales del siglo XIX, la belle epoque, en el que París se convirtió en el epicentro del mundo.


Me gusta el París de esa época, aunque en realidad, ¿a quién no? Por eso me llamaba la atención esta exposición y me ha gustado especialmente poder compartirla con mi hija. Tengo ganas de que vaya aprendiendo cositas sobre París para poder hacer quizá el año que viene una escapada a la capital francesa. Y qué mejor que adentrarse en ese mundo de la bohemia, los grandes pintores impresionistas, la noche parisina de Montmartre y el mítico Moulin Rouge. Seguro que esas pequeñas cosas van calando y cuando vea París lo verá con otros ojos, o eso espero. A este respecto, quiero compartir también con vosotros una pequeña anécdota. Durante el recorrido de la visita por la exposición, nuestra guía preguntó a los niños si habían estado en París. La respuesta de una niña fue “medio medio”, a lo que la guía le volvió a preguntar intrigada… y ella dijo: “bueno, no he estado en París pero sí en EuroDisney”. Entonces, en seguida Henar dijo “yo también”. Y es cierto, hemos estado en Disneyland París, anteriormente conocido como EuroDisney, pero no en París. Para el año que viene yo creo que toca un viaje combinado en el que todos disfrutemos, pero en el imaginario de un niño, obviamente está Disney casi por defecto, pero ahí entra nuestro enfoque como padres para que empiecen a saber de París. 

Volviendo a la figura de Toulouse-Lautrec, esta exposición se fija en la obra de cartelería del famoso pintor francés, así como carteles de otros artistas parisinos de la época. Me pareció un enfoque diferente y aprendí mucho de las explicaciones dadas a los niños. Reconozco que la idea que yo llevaba de Toulouse-Lautrec en mi cabeza antes de la exposición se centraba en su faceta como pintor. Conocía varios datos de su historia, como el hecho de que procedía de una familia noble que prácticamente le había repudiado por sus problemas físicos y su aspecto, así como que era un habitual consumidor de absenta en los locales de la noche parisina como Moulin Rouge, Le Chat Noir o la Folies Bergière, donde había tenido contacto con bailarinas y chicas de alterne, algunas de las cuales se convirtieron en sus grandes amigas, como es el caso de Jane Avril, a quien resulta sencillo identificar en el cartel que hizo de ella y que es la imagen de esta exposición en la Fundación Canal. Pero desconocía esta faceta suya de cartelista, que me ha sorprendido bastante gratamente.

Junto a algunos de sus carteles más conocidos, se exponen también otros carteles icónicos de París, como el cartel del Chat Noir, otro de los icónicos locales de la noche parisina de finales del XIX y principios del XX. Reminiscencias de ese París de cabarets y noches de vino y rosas que los pintores de aquella época inmortalizaron.


Como veis, la exposición está muy bien, tanto para niños como para adultos. Es totalmente gratuita y además podéis aún disfrutar de ella hasta el 6 de mayo, por lo que estáis a tiempo. Sobre las 3 o las 4 de la tarde el fin de semana es una hora idónea, porque no hay follón y se puede ver tranquilamente.

Después de la visita a la exposición, subimos a disfrutar del taller familiar. El precio de visita más taller es de 5 euros por persona, pagamos todos, niños y adultos. En este caso, siguiendo la temática de la exposición teníamos que hacer nuestro propio cartel. Para ello, utilizamos los colores básicos: azul, amarillo y rojo, que eran los que se utilizaba en la cartelería de la época. Nos propusieron una serie de temáticas, pero también podíamos hacerlo con temática libre e, inspirados por lo que habíamos visto, Henar dibujó una bailarina, con el Moulin Rouge, grandes letras imitando los carteles de la época y algún que otro aderezo parisino, Torre Eiffel mediante. 

El taller dura también aproximadamente una hora, por lo que la duración total de ambas actividades está en torno a las dos horas. Resultó bastante entretenido, los padres podíamos ayudar a los niños, pero también era una temática sencilla en la que ellos podrían involucrarse y hacer y deshacer, que es de lo que se trata en estos casos. 

En definitiva, una buena experiencia que sin duda recomendamos como plan de Madrid con niños. 

Comentarios

  1. Pero qué envidia sanita me das con tantas y tantas actividades! Y ésta desde luego, se ve fantástica. Me atrae, me atrae mucho.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste, hay muchas cosas chulas para hacer con niños en Madrid ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? Déjanos unas palabras ;)