TRUCOS DE AHORRO 13: VIVIR POR ENCIMA DE LAS POSIBILIDADES


Hace unas semanas quedé con mi amigo Manu y salió el tema vivir por encima de tus posibilidades. Conozco mucha gente concienciada con el ahorro y con unas finanzas personales saneadas, pero también muchas otras personas que se pasan la vida entera renqueando para llegar a fin de mes porque la realidad es que llevan un estilo de vida superior al que sus posibilidades económicas les permiten. Por ello, me pareció que esta temática vendría fenomenal para el número 13 de la serie de Trucos de Ahorro.

¿Qué es vivir por encima de mis posibilidades? Gastar más de lo que ingreso. Parece fácil pero está claro que no lo es del todo. Por ello, quiero profundizar un poco más allá en rasgos habituales de este comportamiento.

1- No ahorro nada o casi nada. Los porcentajes de españoles que no cuentan con ningún tipo de ahorro, ni tan siquiera para emergencias, son atroces. No quiero ni mirar el dato pero era cercano a uno de cada tres personas.

2- Sin nómina no podría vivir más allá de seis meses. Esta es la denominada Libertad Financiera, que consiste en el tiempo que serías capaz de vivir tirando únicamente de tus ingresos y manteniendo el ritmo actual de gastos que tienes. Lo idóneo es tener una libertad financiera de dos años como mínimo, pero la realidad es que si vives por encima de tus posibilidades no tendrás ni siquiera un par de meses de libertad financiera.

3- Habitualmente tiro de tarjeta de crédito a partir del día 20 porque ya no me queda nada. En la línea de lo anterior, no llego a fin de mes y tiro de crédito.

4- Me voy de vacaciones con un crédito que tardo un año en devolver, hasta el próximo año que pido otro para las nuevas vacaciones. También pido créditos para muchas otras cosas: para financiar mis compras, hacer frente a gastos imprevistos, para pagar el coche a ocho años, o el móvil a dos…  Incluso en ocasiones se puede haber llegado a exceder el límite del crédito.

Vivir por encima de las posibilidades

5- Ya no sé ni cuántos recibos tengo, pero son demasiados. En la cuenta aparece un cargo tras otro, más aún si tengo decenas de pagos aplazados. El dinero vuela y no sé ni a dónde va. Esto va muy en relación con el siguiente punto.

6- No soy consciente de en qué se me va el dinero. Esto es muy habitual, no saber en qué te gastas el dinero, qué porcentaje va a gastos fijos, cuál a ocio, a pagar créditos…

7- He pagado comisiones por descubierto. Como no era suficiente con el tema crédito y los intereses que se pagan, en ocasiones viviendo al día y por encima de mis posibilidades, es muy posible quedarse al descubierto en la cuenta y tener que pagar penalizaciones por ello.

8- Tengo deudas pero sigo realizando gastos prescindibles cada día. No llego a fin de mes pero se me olvida el tupper en casa, o no lo hago porque estoy cansado, o me cojo un taxi porque se me han pegado las sábanas. Sigo comprando ropa aunque tenga el armario lleno y saliendo todos los días aunque no llego a fin de mes.

9- Hay cosas que podría hacer yo pero pago para que me las hagan. Estoy cansado y ocupado, así que pago para que me limpien la casa, para que vayan a recoger a mis hijos, para que me cocinen, para que me arreglen cosillas… algunas de esas cosas las podría hacer yo directamente, pero no me organizo y estoy cansado, así que prefiero pagar para que alguien las haga.

Vivir por encima de las posibilidades

10- Quiero ahorrar pero terceras personas me lo impiden. Mis amigos me llaman para que salga de fiesta o vaya al cine, organizan un viaje en primavera, los compañeros van a comer fuera etc. Sigo gastando porque lo necesito para mi vida social.


Bien, si cumples tres o cuatro características de las anteriores, está claro que vives por encima de tus posibilidades. Ojo, que no digo que sea fácil, porque es cierto que los gastos son altos (cada vez más) y los ingresos cada vez más bajos. Pero las posibilidades son tu realidad. Ojalá ganes más, ojalá consigas otros ingresos, ojalá muchas cosas. Lo cierto es que hoy por hoy lo que tienes es lo que hay y si tus gastos superan a tus ingresos o tu capacidad de ahorro es mínima vas a vivir continuamente con problemas.

¿Qué puedo hacer? Muchas cosas, si empiezas a poner en práctica algunos trucos y sobre todo si empiezas a organizarte, te irá mucho mejor. Por ejemplo:

1- Haz un presupuesto. ¿Cuánto dinero tienes? Si le restas todos los gastos a los que tienes que hacer frente, ¿cuánto dinero te queda? Si el saldo es positivo, aunque sea pequeño, enhorabuena, ya partes de una posición bastante avanzada. Si es positivo (debería serlo porque no hemos metido los gastos prescindibles) seguro que poniendo en práctica los siguientes puntos podremos mejorar la situación. Si es negativo, tenemos un problema enorme que debemos atajar ya.

2- Recorta gastos. Sea cual sea tu situación, seguro que hay gastos que puedes recortar.

Revisa tus recibos y suscripciones, muy probablemente tendrás algunas que ni siquiera recuerdas. Algunas de ellas las podrás cancelar, en otras quizá puedas cambiar de proveedor, rebajar lo contratado, paquetizar etc.

Recorta gastos invisibles. Hice un post específico sobre ello, que tienes linkado. Los gastos invisibles son aquellos pequeños gastos que tenemos constantemente: el café con los compañeros, los billetes de autobús, las tonterías que compramos de más en el súper. Hay decenas de gastos invisibles. Si te molestas en reducirlos un poco y meter en un bote el dinero que te dejas de gastar, es muy probable que te sorprenda.

Deja de comprar durante un tiempo. Yo he puesto en práctica algún reto sin compras, hay quien incluso ha estado sin comprar nada prescindible durante un año. Lo puedes hacer perfectamente durante un mes y probar. También probablemente te sorprenderás.

3- Apunta todo lo que te gastas. Esto es el método japonés kakebo, del que ya os hablé y que es el post de este blog con más lecturas en lo que llevamos de 2018. Si apuntas todo, absolutamente todo lo que gastas (independientemente del importe), te darás cuenta de en qué se te va el dinero. Dónde gastas mucho, dónde puedes recortar, qué puedes cambiar.

4- Como habréis visto, la organización es clave. Esa organización de tener las cuentas claras, saber cuánto dinero tienes, cuánto dinero necesitas, en qué te gastas el dinero, intentar recortar gastos de aquí y de allá, organizarte para hacerte tu propia comida, utilizar lo que tienes (muy probablemente tengas ropa en el armario que no usas, pero aún así sigues comprando; quizá puedas esperar unos meses más a cambiar el móvil, o ir al cine el día del espectador y ahorrarte un dinero… todo suma).

5- Si no tienes dinero, no te endeudes más. Si no puedes irte de vacaciones este año, no pasa nada, empieza a ahorrar y podrás irte el próximo. Pero no te pases la vida pagando letras e intereses, porque es una espiral absurda. Si no tienes dinero para comprar ropa, no la compres, lo mismo con el móvil, con las copas con tus amigos de este sábado. Cuando tengas dinero, ¡hazlo! Así, conseguirás utilizar bien tu dinero cuando lo tengas, no pagar deudas y más deudas, descubiertos en cuenta… Eso también es dinero que estás tirando.

6- Hazlo tú mismo. Ya sabéis que soy fan del hazlo tú mismo, de reciclar, reutilizar… de la pirámide de consumo responsable al fin y al cabo. Hay muchas cosas que puedes hacer tú, especialmente si no llegas al final de mes. Limpia tu casa, cocina tu comida, reutiliza, recicla, intercambia, pide prestado… Hay muchas pequeñas cosas de bricolaje que puedes hacer y que aunque creas que no sabes, se aprenden bien. Para otras más complejas quizá puedas pedir ayuda a alguien.


7- Empieza a ahorrar y a construir tu libertad financiera. Empieza a hacerlo ya, ¿puedes volver del trabajo andando dos o tres veces por semana?, ¿puedes reducir tus comidas fuera y cocinar tu comida?, ¿puedes empezar a meter lo que ahorras en botes y cajas para diversos fines? Lo primero que tienes que hacer es acabar con tus deudas (es lo prioritario) y luego empezar a ahorrar. Tu libertad financiera se irá construyendo a través del ahorro, día a día, mes a mes, aunque sea difícil. Pero si no haces nada de lo anterior, ¿qué pretendes construir?

8- Genera nuevos ingresos. En principio iba a dar 7 tips para organizar tus finanzas y salir de la situación de vivir por encima de tus posibilidades, pero creo que hay otra alternativa: generar nuevos ingresos. Hay muchas fórmulas que quizá no te hayas planteado: vender a través de plataformas de segunda mano, cambiar de trabajo por uno con mejor sueldo, conseguir que te aumenten el sueldo en el que tienes, hacer artesanía y venderla entre tus conocidos… Explora nuevas oportunidades.

Creo que si estás en una situación en la que vives por encima de tus posibilidades, no llegas al final de mes y esto sucede invariablemente mes a mes y año a año… ¿de verdad quieres seguir así el resto de tu vida?, ¿qué vas a hacer para cambiarlo?

Comentarios

  1. Eva, te lo digo desde el cariño, pero la sensación que yo tengo al leer tus trucos de ahorro es que le le falta la coletilla “para gente pudiente”. Lo de vivir por encima de las posibilidades ha sido el lema (poco acertado) que nuestros gobiernos han elegido para culpabilizar a la gente de los derroches de un gobierno que no merecemos.
    A mi alrededor conozco gente que cuando hace ese balance a principios de mes resulta negativo o rozándolo, y ahora dile a esa pesona que acumula en algunos casos varios trabajillos, que por qué no cambia de trabajo o pide un aumento de sueldo.
    Hay quienes no compran nunca, quienes van de prestado siempre que pueden, quien cuando quedamos para un día de campo o playa se pertrecha con sus bocatas y su termo de café.
    Entre toda la gente que conozco también hay gente sin problemas económicos pero con poca o nula capacidad para él ahorro, y quizás, tal vez, un 1 o 2 % que viven por encima de sus posibilidades.
    Supongo que nos movemos en ambientes y/o con personas distintas, pero son muchas las personas que conozco que por más esfuerzos que hagan les cuesta llegar a fin de mes, y no te digo ya generar nuevos ingresos.
    Un beso, y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu sincero comentario, Esther, no lo había visto desde esa perspectiva, pero es cierto y puede que tengas mucha razón. Para mí el ahorro supone planificación y creo que falta mucha planificación en general. Pero es muy cierto que cuando no se llega, no se llega. En cualquier caso, creo que a veces hay modos de conseguir dinero extra (wallapop por ejemplo) aunque no te saquen de aprietos. Un abrazo muy fuerte y gracias por tu sinceridad!

      Eliminar
  2. Creí haberte dejado otro comentario, pero oh, raras habilidades de mi iPad, ha desaparecido.
    Te decía que comentamos a veces Álex y yo, que en nuestros viajes por España de sur a norte y al revés, notamos un costrate bastante considerable en cuanto a nivel de vida, como ocurre con nuestros vecinos mediterráneos (Italia, Portugal...), y no te digo nada en zonas como Cádiz, o aquí en esta parte de la costa del sol donde vivimos, más próxima a la provincia gaditana que a la malagueña, el nivel de desempleo es brutal.
    En mi centro, curiosamente, somos bastantes mujeres cuyas parejas carecen de estabilidad en el empleo, cuando no están parados o enlazan diversos mini-jobs.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, creo que hay bastante contraste. Pero también creo que muchas personas no se organizan, independientemente de lo que ingresen y las cargas que tengan. Yo sigo varios blogs especializados en ahorro y muchas veces hay cosas en las que no reparamos. Pocas personas llevan un presupuesto, menos aún lo cumplen, muchas veces le preguntas a la gente, ¿en qué se va tu dinero? y no lo saben. Por eso empecé con estos tips de ahorro. La verdad es que yo intento llevarlos a rajatabla y eso te aseguro que me permite ahorrar muchísimo más. Por eso, es cierto que si no hay dinero suficiente no hay por donde recortar, pero también que a veces cuando recortas y te comprometes con el ahorro, terminas ahorrando.

      Eliminar

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? Déjanos unas palabras ;)