VIAJES CON NIÑOS: PORTUGAL DOS PEQUENITOS EN COIMBRA

Esta Semana Santa hemos disfrutado de unos días increíbles en Portugal. Es cierto que nuestra visita a Oporto fue pasada por agua, pero luego el tiempo cambió y pudimos disfrutar muchísimo de algunos bellos rincones del país vecino. Aún así, en Oporto también lo pasamos fenomenal, más adelante prometo un post específico sobre cosas que hacer en Oporto con niños. Pero de momento, hoy quiero hablaros de un plan conmnilos imprescindible, la visita a Portugal dos pequeñitos en Coimbra. 

Para quien no lo conozca, Portugal dos pequenitos, como su propio nombre indica, es un parque para los más pequeños. Se encuentra en la ciudad de Coimbra, al otro lado del río y lleva allí desde 1940. Os contaré que tenía muchas ganas de llevar a mi hija a este lugar porque yo misma lo visité cuando era una niña. 

Es un parque al aire libre, por lo que merece la pena visitarlo sin lluvia. Nosotros tuvimos suerte porque un día antes había estado diluviando pero aquella tarde lució el sol y pudimos disfrutar de este parque, cuyo tamaño reducido lo convierten en una visita estupenda con niños. No os llevará más de una hora aproximadamente visitarlo con calma, pero os aseguro que los niños saldrán encantados. 

parque niños coimbra

Porque, aún no lo he dicho, pero Portugal dos pequenitos no es sólo un parque para niños, si no que es un parque construido al tamaño de los niños. Dentro de él, los niños se lo pasan fenomenal. No es para menos, yo aún lo recuerdo, cuando eres niña y encuentras un lugar donde las casas son pequeñitas, como tú, como si fuesen casas de muñecas de tamaño de niño. Puedes entrar, salir, subir las escaleras, asomarte a las ventanas... en definitiva, que te lo pasas fenomenal. 

Además, el parque tiene dos subzonas. Por un lado, representa las edificaciones típicas de las colonias portuguesas. Además, el parque tiene dos subzonas. Por un lado, representa las edificaciones típicas de las colonias portuguesas. No debemos olvidar el pasado colonial de este país en América, África y Asia. En este parque se rinde un pequeño tributo a esos países y podremos ver construcciones típicas de esos lugares, donde los niños podrán entrar y salir y disfrutarlo al máximo. A mi hija le gustó especialmente la zona de China ya que Macao fue la última colonia portuguesa hasta hace pocos años.

En mitad del parque existe además un gran mapa del mundo en el que poder ver la situación de todos los países por los que se extendió el imperio portugués.

La otra parte del parque se centra en Portugal como tal. Personalmente, me gusta más esta parte que la otra, porque además dispone de un montón de pequeñas casitas que representan las típicas construcciones regionales portuguesas. Son más pequeñas que las coloniales, están hechas a la dimensión de los niños y éstos disfrutan muchísimo entrando y saliendo de ellas, haciéndose fotos, subiendo por las escaleras… Desde luego, Henar se lo pasó fenomenal y como ésa era la intención, fue una tarde estupenda. Además, como os decía al principio, a mí me hizo especial ilusión volver a este lugar que había visitado cuando era una niña y compartirlo con mi hija, ver cómo disfrutaba de cada momento, lo feliz que se la veía. 

Coimbra, parque temático

Y a este respecto, decir que en el parque hay un pequeño trenecito que da un par de vueltas por una parte del mismo. Es un tren muy pequeño, también tamaño para peques, pero pueden montarse los adultos, aunque un poco encogidos. Cada billete cuesta 2 euros y personalmente creo que no merece la pena porque el recorrido es muy corto y no aporta nada. Pero, como decía antes, Henar estaba muy feliz y quería montarse en el tren, así que ya que estábamos de vacaciones, accedí a su deseo. Pero sigo pensando que no merece la pena.

La entrada al parque cuesta 5,95 euros por niño y 9,95 euros por adulto. Nosotras nos ahorramos dos o tres euros en total que nos dieron en la recepción del hotel. Aún así, como veréis, pagar 2 euros por cada billete de trenecito que dura unos diez minutos me parece bastante caro e innecesario, pero todo sea para que los peques se lo pasen genial. 

Coimbra tren

En definitiva, me parece que este plan con niños es imprescindible si visitas Coimbra. Es fácil, puedes ir andando, se ve en una hora u hora y pico y, lo que es más importante, los niños lo disfrutan muchísimo. Como era de esperar, yo lo recordaba más grande, pero claro, tiene tamaño de niño y hace muchos años que abandoné mi infancia. 

Recomendaciones:

No suele haber mucha gente (nosotras fuimos la tarde del sábado santo y casi no había cola para entrar), por lo que no es necesario comprar las entradas por adelantado. Además, yo buceé en su web y no encontré ninguna manera de sacarlas online. Cuando llegamos había dos taquillas, ambas abiertas, y muy poca cola de gente. En 5 minutillos teníamos nuestras entradas. 

Es un parque al aire libre, por lo que está muy ligado a la meteorología. O lo que es lo mismo, si está lloviendo a cántaros, mejor os buscáis otro plan alternativo porque no lo disfrutaréis igual. Los días previos había caído la del pulpo, pero la tarde que fuimos lucía el sol.

La visita no lleva más de una hora y media, dos a lo sumo. Depende un poco de cada niño, pero es un recinto pequeño, no hay colas para entrar a ningún sitio… en definitiva, que en una o dos horas está visto. Henar hizo un taller de manualidades de pascua (no sé si tienen talleres habitualmente, pero como era pascua, esos días sí que había), se subió en el tren, se comió un helado y entró y salió de casi todas las casas y monumentos. Y aún así, creo que en una hora y media estábamos fuera. Es cierto que hay una zona de columpios que nosotras prácticamente ni pisamos, pero, lo dicho, no da para mucho más.

Lleva tu cámara o tu móvil con batería y espacio suficientes. Te gustará inmortalizar a tu peque, así que vete preparado y que no te encuentres con que no tienes batería o memoria, porque se hacen fotos muy muy chulas. 


niños monumentos parque Coimbra

Explorad al niño que lleváis dentro, dejadlo salir fuera (aunque haga mucho que hayáis abandonado vuestra infancia) y sin duda disfrutaréis de este lugar a través de los ojos de niño

Comentarios

  1. Pues ya mi niña no es tan niña, pero creo que lo disfrutaríamos igual, así que me apunto bien el lugar. Y a ver si me animo a conocer el país vecino.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que a los niños pequeños les "impacta" más, pero es un pequeño lugar que se disfruta a cualquier edad ;)

      Eliminar
  2. Qué chulada, a ver si lo puedo encajar en una escapada de este año. Me parece un planazo :D

    ResponderEliminar
  3. A mí ya me encantaba de antes Portugal, pero esta semana santa, aunque pasada por agua, hemos disfrutado mucho de Oporto, Aveiro y Coimbra. Si vas, dímelo, porque las barcas de Aveiro también me parecen otro imprescindible, y en Oporto hay cosas muy chulas para niños y mayores.

    ResponderEliminar
  4. Yo, como si fuera una niña, je je, me parece un planazo, y me encanta el país vecino, en cuanto tenga oportunidad quiero conocer el norte, ya te dije que tengo a los más tíos, temporalmente, en Aveiro. Un Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te va e encantar Stherca, ya me contarás!

      Eliminar

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? Déjanos unas palabras ;)