DIY CON NIÑOS: MARCAPÁGINAS DE LOS MINIONS

Hacía mucho tiempo que no venía con un nuevo post con manualidades para niños. No sé muy bien por qué, porque con el tiempo que lleva haciendo estas últimas semanas, hemos hecho muchas cositas y le hemos echado imaginación. Pero bueno, hoy recupero una manualidad muy fácil de hacer, que podéis tunear y customizar a vuestro gusto y que a los niños les encantará.

Se trata de lo que yo al menos conozco como marcapáginas de esquina. Tenemos el típico marcapáginas alargado de toda la vida y luego otro de forma cuadrada y que resulta ideal para poner en la esquina superior derecha de la página del libro por la que vayamos leyendo cuando decidimos dejarlo para después. La plantilla para el marcapáginas de esquina es muy sencilla de hacer, yo utilizo la medida de ocho centímetros por cada lado del cuadrado, pero lo podéis adaptar más o menos al tamaño que más os guste. Podéis encontrar una plantilla tipo aquí.

Si buscáis en Google marcapáginas de esquina y le dais a la sección de imágenes encontraréis cientos de ideas fantásticas: monstruos, animales, personajes de dibujos animados… Se trata, como siempre, de buscar inspiración y echarle imaginación.

En este caso, nos dedicamos a hacer marcapáginas de esquina de los Minions. ¿Por qué? Pues porque los hice una tarde en casa en un taller para niños con un par de amigos de Henar y en concreto uno de esos amigos es súper fan de los Minions y su divertida apariencia.




¿Qué necesitamos?

Pues la verdad es que poquitas cosas. Lo primero es decidir si queremos hacer estos marcapáginas con cartulina o con goma Eva, ya que creo que son los dos materiales típicos para hacer este tipo de manualidades. También se podría hacer con otros materiales como papel (aunque creo que quedaría más endeble), cartón o quizá plástico, todo es explorable. Si además aprovechamos la ocasión para reciclar, pues mucho mejor, aunque en este caso nosotros reciclamos poco, todo hay que decirlo.

Los minions son azules y amarillos, por lo que necesitábamos cartulina amarilla (la tenía por casa) y para la parte interior del marcapáginas cartulina de color azul. En realidad, para esa parte interna, que va pegada con pegamento en barra sin más a la cartulina amarilla, yo sí que reciclé y reutilicé unos sobre viejos que tenía en casa y que con el paso del tiempo estaban avejentados por las esquinas, pero la parte central servía perfectamente. Con un par de sobres tuvimos para hacer unos ocho marcapáginas de Minions.

Por supuesto, también necesitamos lo de siempre: tijeras, pegamento, regla (para las medidas, aunque si imprimís una plantilla de internet no la necesitaréis) y un rotulador negro. Los niños dibujaron directamente las famosas gafas de los Minions, cada uno a su modo. Y luego, para darle vidilla al marcapáginas utilizamos ojos de plástico con movimiento, los típicos que encontráis en bolsitas. A este respecto, me gustaría indicar dos cosas: la primera es que se pueden hacer los ojos simplemente dibujando y recortando sobre papel blanco; y la segunda, que estos ojos de plástico son en tres dimensiones, por lo que luego cuando los utilizas en un libro muy práctico no es porque terminan abollándose. Pero yo aquí lo dejo, para que cada cual decida cómo hacerlos. Os diré que probablemente, para la próxima, haremos nosotros los ojos.

El resultado, como veis, es muy chulo. Y más fácil no puede ser. Por ello, si lo que queréis es entretener un rato a los niños con manualidades chulas y facilitas, éste puede ser un buen plan y algo sencillo y resultón. ¿Os animáis a hacerlo? 


Comentarios