MADRID CON NIÑOS 52: TÍTERES EN LA CASA DE LOPE DE VEGA FESTIVAL DE VERANO

Antes de que comenzasen oficialmente las tan ansiadas vacaciones del #veranoenelnorte, hicimos un plan familiar muy castizo y molón: títeres en el jardín de la Casa Museo de Lope de Vega. La verdad es que conocí este lugar (absolutamente recomendable por cierto), hace ya años, cuando realicé una visita guiada. Pero desde hace un tiempo recibo sus newsletters y tienen una programación estupenda para niños y adultos, podéis consultarla aquí. Las actividades suelen ser gratuitas y normalmente es necesaria la reserva previa a través de la web, por lo que, como os podréis imaginar, las entradas vuelan. Merece mucho la pena, así que os recomiendo que estéis atentos. 

El caso es que, durante el mes de julio, en la Casa Museo de Lope de Vega se organizaba una actividad que me pareció muy interesante: Teatralia de Oro, un auténtico festival de títeres que, durante los sábados del mes de julio, ofrecía a los niños –y los no tan niños- una oportunidad fantástica de descubrir un magnífico espectáculo de títeres en un entorno mágico y lleno de historia.

Nosotros fuimos el sábado 21 de julio y disfrutamos de la representación de Cristóbal Purchinela, de la compañía Alauda Teatro. Os adelanto que fue toda una sorpresa porque yo, inicialmente, buscaba simplemente una actividad diferente, pero superó todas mis expectativas y a Henar, a sus seis años, le encantó. 


Escoger, reconozco que escogí porque la fecha me encajaba, pero nos encontramos con la sorpresa de descubrir a Don Cristóbal Polichinela, un mito del teatro de títeres en España. Cristóbal Purchinela (o Polichinela) fue el más mítico títere español, que recorría los extensos territorios de nuestro país. Sin embargo, en algún momento desapareció y nadie sabe a ciencia cierta cómo era físicamente. Por eso, las reproducciones actuales (entre ellas la de Alauda Teatro) responden a lo (poco) que se sabe de él y a la imaginación.

La compañía Alauda Teatro nos inspiró desde que llegamos a la Casa de Lope de Vega. Isabel Sobrino, con su música en directo acompaña y  le da un espectro mágico al espectáculo, para mi gusto dobla su impacto. Por su parte, Rafael Benito, el titiritero, lo convierte en pura magia.


La obra, sencilla y atrayente, nos presenta algunos de los personajes más clásicos del mundo del títere: el propio Cristóbal Purcinela, junto a su padre, a quien se llevará La Muerte, así como la bella Rosita y los bebés que tendrá con ella, el perro, la gallina, el cocodrilo… Todos ellos hicieron las delicias de los niños durante la representación y también después.

A este respecto he de decir que Rafael estuvo atentísimo con los niños en todo momento. Antes de la función bailó con un par de niñas voluntarias (entre ellas, Henar) y después les explicó el noble arte del títere. Compartió con ellos sus marionetas, se hizo fotos, les contó las diferencias entre marionetas de guante y otro tipo de títeres, cómo la mayoría de ellas están hechas de madera y de forma totalmente artesanal... Los niños estaban entusiasmados, no hay más que verlos. 


La verdad es que así da gusto. No puedo hacer otra cosa que estar encantada y agradecida a partes iguales por esta experiencia. Henar desde luego disfrutó muchísimo, más aún de lo que yo habría esperado inicialmente. Aunque nunca había ido con ella a un espectáculo de títeres (ya sabéis que sí somos asiduas a espectáculos de teatro infantil al uso), pero ella, según me contó, había visto un espectáculo de títeres cada año en su cole y le encantan. 

El programa de Teatralia de Oro (que se ha desarrollado en julio en dos lugares maravillosos como son la Casa Museo de Lope de Vega en Madrid y la Casa Museo de Miguel de Cervantes en Alcalá de Henares) tiene una gran programación de teatro de títeres para diferentes edades: desde dos años hasta niños de 10 ó 12 años. En este caso, el Cristóbal Purchinela de la compañía Alauda Teatro estaba recomendada a partir de seis años, que es exactamente la edad de Henar y doy fe de que lo disfrutó muchísimo. Los 50 minutos de la representación se le pasaron prácticamente volando. 


Dar las gracias de nuevo a Teatralia de Oro, la Casa Museo de Lope de Vega, todos los organizadores de este evento... y por supuesto a la compañía Alauda Teatro y a sus integrantes Isabel y Rafael, porque hacen un trabajo estupendo y han recuperado el noble y antiguo arte de títeres, durante demasiado tiempo olvidado. Les deseamos muchos éxitos y que sigan haciendo felices a tantos niños a lo largo y ancho del mundo, que sin duda disfrutarán muchísimo de sus espectáculos. 

El verano en Madrid mola mucho, más aún con planes tan chulos como éste, en el que mayores y pequeños disfrutamos muchísimo. Además, es totalmente gratis, aunque hay que estar rápidos para reservar online y, una vez que acabas, tienes la opción de visitar la Casa Museo de Lope y quedarte a comer y pasear en el Barrio de las Letras de Madrid, un auténtico lugar de ensueño. 

Comentarios