ASTURIAS CON NIÑOS: MUSEO DE LOS MOLINOS EN MAZONOVO

Este #veranoenelnorte ha sido estupendo y de él nos traemos muy gratos recuerdos, entre otras cosas porque además el tiempo nos ha acompañado y hemos podido disfrutar a lo grande.



Plan con niños: el Museo de los molinos de Mazanovo en Taramundi 

Pero uno de los días decidimos hacer una excursión cultural y descubrir el Museo de los Molinos en Mazonovo, al ladito de Taramundi. Buscaba un buen plan con niños con el que Henar pudiese disfrutar y éste casi se presentó en bandeja, porque viendo las valoraciones en internet, lo ponían francamente bien. Era didáctico y sobre todo divertido, algo fundamental cuando vamos con niños, ya que si disfrutan y lo pasan bien será un plan redondo; en vacaciones nadie quiere aburrirse, por lo que hay que buscar buenos planes divertidos y Asturias con niños tiene un montón.

El Museo de los Molinos de Mazonovo se encuentra en un lugar idílico, en el municipio de Taramundi, conocido popularmente por su industria de navajas. De hecho, uno de los lugares recomendables para visitar es el Museo de las Navajas, pero el día que nosotros fuimos, un lunes, estaba cerrado. Sin embargo, la visita al Museo de los Molinos en Mazonovo fue todo un éxito

Niños en el Museo de Mazanovo 


Este museo acerca al público en general, y a los niños en particular, la técnica de los molinos. Os aseguro que resulta de lo más interesante, está muy bien explicado, en él puedes ver y tocar todo tipo de molinos, incluso los niños disfrutan muchísimo haciendo su propia harina. Yo aprendí un montón de cosas totalmente desconocidas para mí a través de esta visita.

El Museo de los Molinos de Mazonovo ha recuperado y restaurado los antiguos molinos más importantes de Taramundi. En él haremos una inmersión en la historia y la evolución de los molinos, desde los más iniciales y rudimientarios a los eléctricos, pasando por diversos tipos de molinos que utilizaban los saltos de agua para su funcionamiento. Podremos ver de primera mano cómo es todo el proceso, hacer nuestra propia harina en los diferentes molinos y experimentar las diferentes texturas que se consiguen con cada uno de los molinos utilizados. 

Según indican en la propia web del museo, en él existen 18 molinos, 7 de manuales, 6 hidráulicos, 3 específicos para niños y 2 especiales. La visita al museo comienza con un pequeño vídeo en el que nos explican el funcionamiento de los diferentes molinos y la evolución experimentada a lo largo de los milenios.

Los primeros molinos, utilizados en la Antigüedad, eran muy rudimentarios. En la piedra inferior, en curva, se depositaba el grano y con la piedra superior y la fuerza humana se utilizaba como una especie de rodillo que hacía que el grano se convirtiese en una harina poco refinada con grandes restos de cereal. 

Pero no eran estos los únicos molinos con fuerza humana. Posteriormente hubo otros, menos rudimentarios pero que también funcionaban con la fuerza humana, que hacía girar la piedra superior en forma de torno.

Nos encantó esta parte del museo porque te dejaban accionar y poner en funcionamiento todos los molinos. Incluso, me pareció maravilloso el magnífico detalle de los molinos en miniatura para los niños. La experiencia es mucho más gratificante y la haces tuya cuando tú mismo accionas el molino y generas la harina, pero con los molinos más grandes los niños no podrían hacerlo. Por eso, tener la posibilidad de hacerlo con molinos para niños me pareció una preciosidad. Sólo con este gesto (y eso que hay muchos más de los que luego os hablaré) no me extraña que éste sea el museo mejor valorado de toda Asturias en Tripadvisor

Molinos para niños 

Después, vendrían los molinos hidráulicos, que funcionaban con la fuerza del agua. Estos molinos supusieron un gran salto en eficiencia y mejoraron la calidad de vida de los humanos, ya que la fuerza de los saltos de agua accionaban el mecanismo del molino y él solo generaba la harina, mucho más fina y mejor para el consumo humano. Por ello, los molinos siempre se encontraban desde hace ya muchos siglos en los ríos, especialmente en las zonas donde había saltos de agua naturales. 

En este museo podremos observar de cerca el funcionamiento de varios tipos de estos molinos hidráulicos y algunos de ellos son sencillamente impresionantes. La verdad es que el museo está genial, pero es que además está en un entorno precioso, sólo la visita al lugar ya merecería la pena. Además  de las salas del museo y de los grandes molinos exteriores, podréis acercaros a la cascada y visitar un entorno lleno de magia en los montes de Taramundi. Nos encantó. 


Salto de agua Mazonovo

¿Por qué no debes perderte el Museo de Mazonovo?


Hay decenas de razones para visitar Taramundi y Mazonovo, pero para mí, las más importantes son las siguientes:

Museo cuidado con mimo y detalle

Me llamó muchísimo la atención y creo que tiene doble mérito, ya que este museo es exclusivamente de financiación privada. No tienen subvenciones y viven del precio de las entradas. Todo está cuidado con gran mimo y detalle, desde las personas que te reciben y te venden las entradas, el vídeo, la disposición de los molinos en las diferentes salas, todo el camino por el exterior etc. Además, con los niños se lo curran un montón, ahora os lo cuento.


Museo orientado a los niños


Como os decía al principio, es importante que los niños disfruten y cuando encuentras un museo en el que piensan en los niños, para que disfruten y aprendan, el éxito está asegurado. Este es el caso del Museo de Mazonovo, ya que todo el recorrido está orientado a los niños.

Al principio, junto a la entrada, les dan un cuaderno con los aprendizajes de la visita, que está dividido por edades (no es café para todos, sino que se lo han currado y mucho).

Además, les dan una especie de examen que deberán completar a lo largo de la visita y entregar a la salida, consiguiendo su diploma acreditativo.

Me encantó también el detalle de entregar a los niños un sobre para que vayan recogiendo la harina que ellos mismos van fabricando, les encanta. Ni qué decir que las reproducciones de molinos a escala de niños son lo más.


Taramundi y su entorno privilegiado


Asturias es muy guapa, todo el Principado es una tierra preciosa con una vegetación exuberante. El entorno de Taramundi es realmente increíble y este museo es muy bonito de ver y visitar, así como también su cascada, todo rodeado de frondosa vegetación. Merece mucho la pena la visita.

Mazanovo, Taramundi 

En definitiva, como seguro habéis entendido si habéis leído hasta aquí, ¡¡¡nos encantó el Museo de los Molinos de Mazonovo y lo recomendamos muchísimo!!! Es una visita ideal para cualquier edad y un maravilloso plan de Asturias con niños. 


Datos prácticos

Horario

El Museo de los Molinos abre todos los días, algo muy de agradecer porque los lunes de julio o agosto encontrarte museos cerrados es una pena. Cierran despúes del puente de la Constitución en diciembre y vuelven a abrir en marzo, pero desde marzo hasta diciembre, lo dicho, abren todos los días. Podéis consultar los horarios concretos en su web, abren siempre a las 10.30 y la hora de cierre oscila entre las 16.30 en los meses de invierno y las 18.30 en verano. 

Entradas

Las entradas tienen un precio de 4.40 euros para los adultos y 2,40 euros para los niños. Existen descuentos para grupos y colegios.

Duración de la visita 

Cuanto tiempo destinemosa la visita del Museo de Mazanovo depende un poco de nosotros pero, de media,  la duración será de una hora más o menos. En cualquier caso, lo iréis viendo vosotros mismos. 


Espero que os haya gustado, el Museo de los Molinos de Mazonovo enamora y después, en la zona, podréis ver y disfrutar mucho más.


Quizá te interese (está cerca): Asturias con niños: Excursión en barco por la ría del Eo

Comentarios