VERANO EN EL NORTE: VISITAS CULTURALES POR LA PROVINCIA DE LA CORUÑA


Como todo el mundo que conoce el #veranoenelnorte sabe, es muy probable que algún día, o varios, te levantas y no hace día para ir a la playa precisamente. Por eso, es bueno tirar de planes alternativos y conjugar el relax playero con visitas culturales para toda la familia. Durante el mes de agosto ya compartimos con vosotros algunas de estas visitas que habíamos hecho y disfrutado, como la Ruta Napoleónica en Santoña o el Museo de los Molinos en Mazonovo, Taramundi. La verdad es que en todas ellas nos lo pasamos fenomenal y Henar disfrutó muchísimo. El verano en el norte lo mola todo.

En nuestro periplo norteño, además de pasar por Asturias y Cantabria, también estuvimos unos días en Galicia. Hemos tenido mucha suerte porque, en general, ha hecho muy buen tiempo. Pero sí, como podéis imaginar, algún día amaneció regularcillo y nada de playa y decidimos ir de visitas culturales.

Estábamos en la Costa da Morte y en lugar de visitar algunas de sus poblaciones costeras (que son preciosas y os recomiendo: Caión, Malpica, Laxe, Muxía, Camariñas, Finisterre etc.), decidimos adentrarnos en el interior y explorar la zona. Y nuestro primer destino nos llevó a época antigua:

1. El castro de Borneiro


La excursión este día fue un auténtico viaje al pasado. Empezamos por el Castro de Borneiro, un yacimiento arqueológico que data de finales de la Edad del Hierro, abierto al público y cuya visita es totalmente gratuita. Además, nos pudimos llevar a Athos, que se encontró allí con otros amigos perros que estaban visitando el lugar, como él.


Recuerdo que cuando yo misma era pequeña y visité un castro (tengo el recuerdo del Castro de Santa Tecla, pero en realidad, como hija de profesor de historia, visité varios), no podía muy bien entender cómo vivían allí, en esos círculos o cuadrados en el suelo. No sé si mi hija habrá entendido más que yo, porque hay que echarle imaginación y construir en tu mente, desde el punto de vista ya adulto, cómo se supone que fueron las construcciones del castro. Pero aún así creo que es una visita diferente y divertida para los niños y estoy segura de que Henar la disfrutó mucho.


El Castro de Borneiro estuvo habitado entre los siglos IV y I a.C. Al parecer, no fue nunca romanizado. Fue descubierto en los años veinte del siglo pasado y a lo largo de muchos años fue excavado en varias fases. Actualmente, se pueden ver fácilmente más de una treintena de construcciones, que constituyen aproximadamente el 75% del total. 



Y nuestro segundo destino nos trasladó a época medieval

2. El castillo de Vimianzo


El Castillo de Vimianzo se encuentra a la entrada de la villa de Vimianzo, en La Coruña. Se trata de una fortaleza que conserva una parte del siglo XIII pero que en su mayoría es de los siglos XIV y XV. No se encuentra en la costa, pero su cercanía a la misma le permitió en su época controlar las rutas comerciales del Mar del Norte. Recibe también el nombre de Torres de Martelo. Aunque tiene una historia anterior, este lugar está directamente relacionado con la familia del Condado de Altamira desde el siglo XV.

Está abierto al público y su visita es totalmente gratuita. Alberga en su interior una muestra de artesanía popular, específicamente de encaje de bolillos, muy tradicional en esta zona. Además, encontramos una pequeña tienda que vendía productos de cerámica de Buño, también muy bonita y muy típica de esta región. No compramos encaje, pero siempre picamos con la cerámica de Buño porque nos encanta, especialmente sus esmaltes.



La visita no os llevará mucho tiempo y para los niños resulta amena, ya que subiendo y bajando a las torres y almenas (eso sí, por empinadísimas escaleras con las que hay que tener un poco de ojo, especialmente para bajar), se lo pasarán bomba. Las vistas desde lo más alto además son realmente bonitas.

Además, si queréis hacer un día redondo, en las inmediaciones encontraréis la Ruta de los Dólmenes, ya que en esta zona existen diversos tipos de estas construcciones, con las que sin duda sorprenderéis a vuestros peques. 


¿Os ha gustado?, ¿conocéis la zona? 

Comentarios