TALLER GASTROURBANISMO EN EL COAM. MADRID CON NIÑOS 58

Ayer disfrutamos de uno de esos planes maravillosos, de los que te acuerdas mucho tiempo después. Sabía ya desde la edición anterior de Gastrofestival que hacían talleres para niños, pero en aquella ocasión me enteré tarde y no tuvimos plaza. Por ello, en esta ocasión estuvimos muy atentas y rápidas para que, en cuanto saliesen los talleres infantiles, pudiésemos apuntarnos y obtener plaza.

En esta ocasión, había un taller en el Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM) que nos pareció súper interesante, Gastrourbanismo, saboreando Madrid Río. Siendo sincera, os diré que antes de ir al taller no teníamos mucha idea de qué iba a ser en realidad. Esperábamos un taller de cocina con niños (ya sabéis que el mundo Masterchef, específicamente su edición junior, está muy de moda), pero poquito más. 


Lo que allí nos encontramos fue una actividad apasionante e impresionante, de la que hoy os queremos hablar y contar sus mil maravillas. Sobre todo, porque este taller tiene dos ediciones, la de ayer domingo 27 de enero y la del próximo domingo 3 de febrero. Para ésta, ¡¡¡aún hay plazas disponibles!!!, así que corred y apuntaros aquí. Merece mucho la pena y además es totalmente gratuito, ¿a qué esperas? 

Gastrourbanismo, saboreando Madrid Río 

Como os decía, se trata de un taller para niños que se encuadra dentro del programa de Gastrofestival 2019. Por si alguno aún no conocéis este festival, que ya va por su décima edición, os diré que es un festival de gastronomía que se celebra en Madrid durante unas semanas entre los meses de enero y febrero. En esta ocasión, se celebra del 23 de enero al 10 de febrero, así que estáis muy a tiempo de disfrutarlo. Hay menús especiales en muchos de los restaurantes de Madrid, pero además existen otros eventos y actividades. Echadle un vistazo porque merece mucho la pena. 


La actividad de Gastrourbanismo, saboreando Madrid Río es un taller orientado a los peques de la casa. Lo pasan estupendamente reproduciendo a escala una gran maqueta de una parte de Madrid Río. Como el taller se imparte en el COAM, tenía que estar relacionado con la arquitectura obviamente, pero ¡de qué forma tan chula y original! 

Madrid Río es probablemente la gran obra de ingeniería y arquitectura de Madrid de las últimas décadas. A través de este taller, los niños reciben información base y muy útil sobre este mundo. Al estar impartido por arquitectos, aprendieron muchas cosas sobre puentes, caminos, edificios... cómo colaboran en un proyecto como Madrid Río arquitectos, ingenieros, paisajistas etc. Nos pareció muy ilustrativo y divertido, que es la mejor manera de aprender. 

Además, en Madrid Río hay verdaderas joyas arquitectónicas, como por ejemplo el Puente de Dominique Perrault. Representaba todo un reto para ser reproducido ¡¡¡¡con comida!!! Sí, porque este taller está orientado a reproducir con distintos ingredientes y alimentos la maqueta de Madrid Río, como os dije antes. 

Fue todo un trabajo en equipo en el que colaboraron los niños y también los padres. Todos fenomenalmente bien capitaneados por el equipo del COAM, que con sus mandiles naranjas nos aconsejaban y ayudaban. 

Según nos contaron, aunque era la primera vez que hacían una maqueta comestible de Madrid Río, no era la primera vez que hacían una gran maqueta reproducida con comida. De hecho, al parecer en el COAM realizan varias veces al año este tipo de talleres. En esta ocasión se enmarcaba dentro de las actividades del Gastrofestival, pero también lo realizan en otras fechas del año. 

Habrá que estar atentos porque nos parece una actividad imprescindible y súper divertida. Otras veces han reproducido hasta París. Henar cuando lo oyó se quedó con las ganas, pero lo dicho, estaremos atentos para las próximas ediciones porque estos talleres son una pasada. 

¡Manos a la obra! 

¿Qué le gusta a un niño? Jugar, experimentar, meter las manos en la masa, moldear, colocar, construir... Este taller tenía todos los ingredientes para que a los niños les encantase y disfrutasen muchísimo haciéndolo ellos mismos. 

Creo que con las fotos os podréis hacer una idea del enorme tamaño de la maqueta de Madrid Río. Y, como os podréis imaginar fácilmente, los niños pudieron hacer un montón de cosas diferentes. Aunque inicialmente quisieron organizarlos por equipos, la verdad es que terminaron haciendo un poco de todo. Fue muy divertido, porque además ellos mismos manejaban los ingredientes, colocaban sus construcciones e iban conformando la enorme maqueta entre todos, en un auténtico trabajo en equipo. 


Os dejamos varias fotos para que os podáis ir fijando en los detalles. Por ejemplo, el río estaba lleno de pequeñas hanburguesas con pan azul que imitaban sus aguas. Incluso entre ellas colocaron galletas en forma de peces y barquitas hechas con pan y una vela de tortita de maíz, ¡de lo más original! Al final faltaron algunos panes azules y los fuimos mezclando con otros verdes, e incluso algún amarillo despistado para rellenar. 

Los caminos de Madrid Río son muy diferentes. Algunos son duros, otros de materiales más blandos. Están hechos con largos cortes de pan tipo Bimbo que los niños untaron con foie-gras o con paté de aceituna y como veis quedaron de lo más chulo. 

¿Que decís de la vegetación? Allí había de todo. Grandes árboles hechos con la parte verde de las zanahorias, zonas ajardinadas hechas con pan Bimbo untado con salsa de aguacate y flores por encima, o pepinillos pinchados en palillos en los márgenes del río. De verdad que me parece alucinante, ¡lo bien que quedaba todo! 

¿Y que me decís de los bloques de edificios? ¡¡¡¡Hechos con gofres y rellenos de gominolas!!! No me digáis que no os parece lo más de lo más. 

No debemos olvidarnos tampoco de la gran obra de ingeniería: ¡los puentes! Algunos, como el de Perrault que os comenté antes eran pura creatividad con pan de focaccia como base y mucha imaginación. Además, había que ponerle pilastras debajo y los niños aprendieron mucho sobre la construcción de un puente. 


Creo que con estas fotos os podréis hacer una idea general de cómo quedó más o menos al final. ¡Fue alucinante! Los niños estaban encantados de lo que habían construido y yo como adulta estaba alucinada porque de verdad que el resultado final impresionaba a cualquiera

Pero además, como broche final, ¡¡¡nos lo íbamos a comer!!! Sí, después nos comimos una parte, porque había muchísima comida. Salimos de allí comidos e incluso nos ofrecieron tuppers por si queríamos llevarnos una parte a casa. Henar se trajo, cómo no, un gofre lleno de gominolas. 


Lo dicho hasta aquí, el taller de Gastrourbanismo Madrid Río en el COAM fue una pasada. Lo repiten el próximo domingo, así que, de verdad, os ruego encarecidamente que si podéis no dejéis pasar la oportunidad porque es magnífico. 

Creo además que todo el equipazo del COAM merece un reconocimiento especial. Lo hicieron fenomenal, pero sobre todo fueron súper cariñosos con los niños, ayudándoles, guiándoles, dejándoles hacer... Así da gusto. GRACIAS INFINITAS A TODO SU EQUIPAZO


Madrid está lleno de planes chulos que seguiremos disfrutando y os iremos contando. 

¿Quieres decirme algo? Escríbeme a itacabuscandoaulises@hotmail.com

Comentarios

  1. Pero qué envidia! Cuántas cosas para los peques!!! Y qué chula ha tenido que ser ésta!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una experiencia fantástica, que esperamos volver a vivir porque ahora que conocemos los talleres del COAM, estaremos atentas a sus nuevas ediciones 😄

      Eliminar

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? Déjanos unas palabras ;)