VIAJES CON NIÑOS: THE LONDON EYE

El otro día encontré en el ordenador estas fotos de hace un par de veranos, cuando fuimos a Londres en familia. Si estás pensando en hacer un viaje familiar a Londres, os adelanto que es una opción estupenda. Es una ciudad fantástica con miles de planes por hacer, donde los niños se lo pasan fenomenal y disfrutan muchísimo. De hecho, hace ya un tiempo os escribí un post sobre Londres con niños, en el que os contaba algunos planes que hicimos allí en nuestra visita familiar. Algunos son conocidos, otros no tanto.

La noria de Londres, visita con niños 

Una de las visitas imprescindibles en Londres, con y sin niños, es sin duda The London Eye, la majestuosa y enorme noria que está al otro lado del río y que te permite disfrutar unas vistas inolvidables de la ciudad. Creo que ésta era la tercera vez que me subía a la noria, pero me hacía especial ilusión por compartir el viaje con Henar y esperaba que le gustase. En esto no me equivoqué, en otras cosas no, que saqué el billete conjunto con un paseo en barco por el Támesis y fue un fracaso, a Henar no le gustó y se aburrió un montón.

En la noria no fue así, las vistas son impresionantes, el paseo dura unos veinte minutos y puedes aprovechar para enseñarle a los niños algunos lugares que hayamos visto o visitado previamente. Por eso, mi recomendación es que, si vais a estar varios días en Londres, dejéis la visita a la noria para uno de los últimos días, creo que se disfruta más. Además,  como en los paseos por Londres veréis la noria varias veces, así les vamos creando expectación.


Como os decía, las vistas son impresionantes y los niños reconocerán el Big Ben, la Torre de Londres, el Tower Bridge o la Catedral de San Pablo por ejemplo. Para los mayores, las vistas aún son más alucinantes y disfrutamos mucho viendo el nuevo skyline londinense. Es alucinante lo que han construido en los últimos años desde nuestra visita anterior, un montón de rascacielos y edificios de aspecto alucinante. Nosotros visitamos Londres en el verano de 2017 y aquello estaba lleno de grúas así que supongo que ahora habrá muchos más.

Preparad la cámara porque merece la pena y podréis hacer unas fotos impresionantes. Me permito haceros otra recomendación si os resulta posible, si podéis subir a la noria al atardecer, las fotos son aún mucho más bonitas. En esta ocasión nosotros subimos por la mañana porque es un horario mejor para los niños y en verano atardecer muy tarde, pero en otro viaje anterior años atrás en el que fuimos solos (Henar aún no había nacido), cogimos los billetes a la hora del atardecer y es el doble de bonito. 


¿Dónde comprar las entradas para the London Eye?

Hay dos opciones, hacer la cola allí (nada recomendable, perderás tiempo, las colas son larguísimas y además a través de Internet tienen un descuento del 10%, que menos da una piedra), o podéis comprarlas por Internet. Para mí, la mejor opción es ésta, ya que puedes comprarlas por adelantado eligiendo el horario que prefieras y acceder directamente sin colas a la hora que conste en tus entradas. Las colas no molan nada y ya sabemos que con niños menos aún, que en seguida se cansan y protestas, así que si nos la evitamos, mucho mejor. 

Además, te ahorrarás un 10% sobre el precio normal de las entradas para la noria. Existe la posibilidad de comprar un pack de varias actividades, lo que aún lo abarata más. Lo dicho, nosotros sacamos noria y después crucero y Henar se aburrió. Aún no sé por quė ya que otros viajes en barco en otros ríos le han encantado, pero cosas de niños, ya se sabe. En cualquier caso, si estáis interesados en visitar el Museo de Madamme Tussaud o el Acuario de Londres por ejemplo, existen billetes combinados que quizá os pueden interesar y salen más económicos. 


No os perdáis South Bank, la zona de moda 


Si vais con o sin niños (atentos, que con niños también es un plan estupendo), no os podéis perder South Bank, una de las zonas de moda de Londres. Confieso que la rivera sur del Támesis es posiblemente mi zona favorita de Londres. Siempre me ha gustado andar tranquilamente por el Paseo de la Reina (Queen's Walk) desde el puente del Bug Han hasta el Tower Bridge. Es un paseo muy largo para hacerlo con niños pequeños, pero podréis hacerlo más cortito, al menos desde la noria hasta la Tate Modern, no os defraudará. Nosotros nos alojábamos allí al ladito, así que no había excusas. 

Es un barrio muy animado, con mucha vida en la calle y terrazas. En verano, aún se disfruta más. Además es una zona especialmente bonita porque hay un buen crisol se civilizaciones, encontrarás muchos turistas pero también muchos habitantes o trabajadores de Londres. De hecho, a eso de las seis de la tarde, cuando acaba su jornada laboral, es muy habitual salir a tomar algo con compañeros y amigos y esta zona está llena. 

 Los niños tienen diversión asegurada, terrazas donde comer algo, muchos artistas callejeros (es habitual encontrar mimos y cantautores en esta zona) y los bancos más chulos que hayan visto nunca. Bancos que algunos de ellos son toboganes y lugares fantásticos para los más pequeños. Además, también tenéis un precioso mercadillo de libros de segunda mano, donde encontrar joyas para pequeños y mayores. 


Ainsss... con lo que me gusta Londres y revivir la experiencia en este post después de un año y medio me ha despertado de nuevo las ganas de volver. 

¿Os apetece? 

Comentarios

  1. Ays, otra ciudad que me encantaría conocer. Me guardo tu entrada, que algún añito tengo que cumplir este sueño.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si vas a Londres avísame! Es una ciudad que conozco bastante, puedo hacerte algunas recomendaciones que se salen de los circuitos habituales 😉

      Eliminar

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? Déjanos unas palabras ;)