EL ÚLTIMO LORCA: EL SUEÑO DE LA VIDA

La comedia sin título es la obra que estaba escribiendo Lorca en el aciago verano del 36 y que, tras su asesinato, obviamente dejó inacabada. Forma parte de la llamada Trilogía del teatro imposible y es una obra onírica, difícil de clasificar y que además esconde todos los interrogantes de lo que pudo ser. Empezando por su nombre. Se cree que Lorca iba a titularla El sueño de la vida pero tampoco podemos estar seguros de eso. Ése es el nombre que le han dado en el montaje que actualmente se está representando en el Teatro Español hasta este domingo 24 de febrero. 

No es el primer montaje que se hace sobre esta obra inacabada, pero este en concreto tiene algo muy especial. Alberto Conejero, maravilloso dramaturgo, ha completado la obra lorquiana inacabada para este montaje. En sus propias palabras, "La Comedia sin titulo es una obra de teatro que siempre estará por escribirse. Ésa es su potencia y yo no he pretendido clausurarla. Pero durante años me asomaba a la última línea del manuscrito como quien se asoma a la marea porque oye una voz que lo llama desde adentro. El sueño de la vida no pretende dar fin a la Comedia sin título, tampoco es una reescritura. Es un nuevo texto escrito en un vacío infinito, un diálogo entre lo que fue y lo que no pudo ser". 


Esta obra no deja indiferente a nadie, no puede hacerlo. Es en sí un mito por ser la última obra de Lorca, la que no pudo acabar porque asesinaron a una de las más bellas voces de la cultura española de todos los tiempos. Conejero, que es capaz en cada texto suyo de enamorarme más y más, hace magia con lo que pudo ser y no fue. Nos devuelve un texto de Lorca y con Lorca, que habla de la muerte del poeta, siempre omnipresente. 

Lluis Paqual hace el resto y monta una obra de esas que se te quedan en la retina y en la memoria. He tenido la inmensa suerte de vivir grandes tardes inolvidables en el Español, que aún recuerdo con intensidad. La tarde de este sueño de la vida de Lorca es y será sin duda una de ellas. Una obra imprescindible, que cala tan hondo, que nos recuerda la inmensa triste historia de este país. Que hoy, como si fuese ayer, sigue hablando de las dos Españas de Machado, más vivas y encarnizadas que nunca. Menos mal que aún nos queda el teatro, para salvarnos un poco de tanta barbarie mundana.

Nos encantó el montaje, los actores, su actuación coral, los giros, las sorpresas, el patio de butacas, las medias luces del Español, el vestuario de Alejandro Andújar, a quien tuve la inmensa suerte de conocer en la Abadía hace años. Un montaje imprescindible, un regalo para los sentidos. Gracias a todos los que lo han hecho posible y especialmente a Alberto Conejero, por su valentía al enfrentarse a este gran reto y devolvernos la sonrisa de Lorca a pesar de la muerte y la barbarie. 

¿Por qué hemos de ir siempre al teatro para ver lo que pasa y no lo que nos pasa? El espectador está tranquilo porque sabe que la comedia no se va a fijar en él, ¡pero qué hermoso sería que de pronto lo llamasen desde las tablas y le hicieran hablar, y el sol de la escena quemara su pálido rostro de emboscado! 

Federico García Lorca, "La comedia sin título" 


Afortunadamente, aún nos quedan figuras como Lorca o Machado, cuyo valor salvan a esta España desalmada. Hoy, 22 de febrero, se cumplen 80 años de la muerte de Machado

Comentarios

  1. Con qué ganas me has dejado de verla. Cruzo los dedos a ver si hay suerte y hacen gira.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una obra muy especial, de las que se recuerdan muchos años.

      Eliminar

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? Déjanos unas palabras ;)