EXPOSICION ORIGAMI EN EL MUSEO CERRALBO

Llego tarde, una vez más, lo sé. Porque esta exposición estuvo en el Museo Cerralbo hasta ayer domingo, pero entre que la fui a ver no hace mucho tiempo y además la semana pasada se me lió, no he podido escribir y publicar la opinión hasta ahora. En todo caso, y aunque llegue tarde, me gustó tanto y me pareció tan alucinante que no quiero dejar pasar la oportunidad de hablaros sobre ella. 

Mil grullas de Origami 

Origami es una palabra japonesa que proviene de dos términos: ori, que significa doblar y kami, papel. Por eso Origami es el arte de plegar papel y ese concepto es que daba nombre la exposición del Museo Cerralbo. Se trata de un arte tradicional japonés que en España conocemos como papiroflexia. 

Existe una leyenda japonesa que dice que si haces mil grullas de papel y pides un deseo, se te concederá. El inicio de la exposición estaba presidido por este conjunto maravilloso de grullas de papel. La grulla es una de esas figuras habituales en el Origami, al parecer muy usual en Japón. 


Sadako Sasaki fue una niña de 12 años que, a consecuencia de la bomba atómica de Hiroshima desarrolló leucemia. Empezó a doblar grullas para poder llegar a las mil de la leyenda y que su deseo de curarse se hiciese realidad. Desgraciadamente, sólo pudo llegar a las 644. Tras su muerte, sus compañeros de clase plegaron las que faltaban para llegar a mil y con este bello gesto se inició un movimiento pacifista. 

Desde entonces, miles de grullas de Origami siguen llegando cada día al Parque de la Paz de Hiroshima. Se envían desde todos los rincones del mundo. El papel con el que están hechas las grullas que se envían desde cada rincón del planeta se recicla para fabricar nuevas grullas y que se mantenga siempre vivo este movimiento. ¿No os parece una historia tristemente preciosa? 


El origen del papel 

Quizá, como yo, desconozcáis que se cree que el papel fue una invención china del año 105 d.C. Se atribuye a Cai Lun, consejero del Emperador, quien consiguió realizar el primer papel con bambú, morera, arroz, paja y seda, entre otros elementos. Los chinos custodiaron la fórmula del papel como secreto de estado durante siglos. 

En el siglo VII comienza a fabricarse papel en Corea, Vietnam y Japón. Los árabes lo conocen en el siglo VIII. A través de la mítica Samarcanda, se extiende su uso a Bagdad, Asia Menor y África. El siguiente paso fue llevarlo a Al-Andalus, España. Y desde aquí se extendió por el resto de Europa desde el siglo IX hasta el siglo XV. 


Origami, el arte de doblar papel 

Los chinos fueron los primeros que iniciaron el arte de doblar papel, en el siglo II d.C. Este arte llegó a Japón en el siglo VI y se integró de tal manera en la cultura japonesa que casi todos creemos que nació allí. 

La típica grulla japonesa de Origami data de principios del siglo XVIII. 


En Occidente, se empezó a utilizar el arte de doblar papel básicamente como envoltorios (pensemos en las antiguas bolsas de boticas o las cajas para guardar mantecados por ejemplo). 

El uso artístico de plegar papel no llegaría a Occidente hasta finales del siglo XVI, donde se incluyó en los pliegues de las servilletas de las mesas de los grandes señores. 


Una de las cosas que más me sorprendieron de esta pequeña y bellísima exposición fue conocer que Miguel de Unamuno fue el gran defensor español de las ventajas que supone la práctica de la papiroflexia en el intelecto humano. Incluso le puso su propio término: cocotología. Al parecer, desde el vocablo francés cocotte, que significa gallina en el lenguaje infantil, y por extensión a la famosa pajarita de papel, se le ocurrió este nombre. La afición de Unamuno al Origami quedaría incluida entre las páginas de una de sus obras más famosas: Amor y pedagogía. 

Sueños construidos con papel 

La exposición resultaba alucinante. Pajaritas, grullas... están bien, pero es algo a lo que nuestro cerebro ya está acostumbrado porque las ha visto muchas veces. Sin embargo, las maravillas que podíamos encontrar allí eran casi de otro mundo. Os propongo un recorrido por ellos. 

Plegado elemental

Utiliza un mínimo de recursos fléxicos, fáciles de realizar y recordar, que se pueden hacer en pocos minutos. Aquí estaría sin duda la pajarita o los tulipanes que todos hemos hecho alguna vez. 

Plegado esencial 

El artista trata de expresar una emoción a través del plegado del papel. No se trata tanto de lograr un parecido con la realidad sino una evocación. Las cualidades de sensualidad y emoción buscan la "esencia" del modelo. 


Plegado geométrico

Una estudiada y precisa técnica de pliegues monte y valle transforma la estructura bidemensional en una estructura tridimensional. 


Plegado escultórico 

La expresión volumétrica del papel, gracias a un conocimiento preciso de sus características y propiedades permite mantener formas y volúmenes por medio de redondeos y pliegues, logrando auténticas esculturas que te dejan sin palabras. 

Plegado hiperrealista

Busca el máximo realismo y el detallismo exhaustivo, sin sacrificar, en la medida de lo posible, la expresividad. Normalmente este plegado se utiliza para realizar plantas o animales de pequeño tamaños. 

El objetivo de este tipo de plegado es que, si te encuentras uno de estos ejemplares los pudieras confundir con los reales de la naturaleza y no sepas distinguir a simple vista unos de otros. 

Os aseguro que pasa, porque todo aquello parecía absolutamente real, nada de elementos de papel doblado. ¡Pero lo eran! 

Plegado orgánico 


Tiene como meta producir modelos que siguen los patrones de la biología.

Una exposición maravillosa sobre el Origami 

En definitiva, me encantó esta exposición. Era pequeñita pero estaba llena de pequeños tesoros. Algunas de esas figuras me parecieron absolutamente alucinantes, ¿cómo es posible que el ser humano sea capaz de crear tanta magia con trozos de papel? 


Es una pena porque leí sobre ella de casualidad, cuando quedaba poco tiempo para que terminase. Me da mucha rabia que este tipo de cosas pasen tan desapercibidas, ya que muchas veces no te enteras o no te da tiempo a ir a verla. Me sirvió además para aprender mucho sobre el Origami, del que reconozco que no sabía casi nada. 


Espero que os haya gustado el recorrido virtual.

Si quieres decirme algo, escríbeme a itacabuscandoaulises@hotmail.com

Comentarios

  1. Qué chulo!!! Qué arte para hacer todo esto! Mi sobrino habría flipado ahí, con lo que le gusta este técnica.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Me atrae tantísimo la cultura Japonesa que esta expo me habría maravillado. Por cierto, creo que voy a empezar a hacer grullas de papel...jajjaa Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suerte, que para las mil te queda mucho trabajo por delante 😄

      Eliminar

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? Déjanos unas palabras ;)