LA VIE EN ROSE EN EL MUSEO DEL TRAJE. MADRID CON NIÑOS 61

Actualización: La exposición la Vie en Rose ha sido prorrogado hasta el 17 de marzo, aún estáis a tiempo!!! 

No era la primera vez que íbamos al Museo del Traje. Si mal no recuerdo, ésta era la tercera vez que Henar y yo disfrutábamos de uno de sus maravillosos talleres para niños. Ya os contamos el año pasado nuestra experiencia en otro de sus talleres. 

Quienes me leéis, sabéis que somos asiduas a museos y que nos gusta disfrutar de los talleres infantiles, ya que es una manera maravillosa de acercar a los niños a los museos desde pequeños y que aprendan a apreciar sus maravillas sin aburrirse. Además, antes de los talleres hacen una visita a una parte de cada museo o a una exposición temporal en la que los niños se divierten y aprenden. Me parece la mejor manera de que nuestros peques empiecen a relacionarse y a apreciar el mundo de los museos. 

En esta ocasión, teníamos por delante una visita familiar y un taller muy especiales. Dedicados ambos a la exposición temporal La vie en Rose, una muestra que recoge la evolución del color rosa en la moda a lo largo de los siglos. Aún estáis a tiempo de disfrutarla aunque por poco, así que nuestra recomendación es que os deis prisa. La exposición La Vie en Rose está en el Museo del Traje hasta este domingo 3 de marzo


Muy probablemente penséis, como casi todos lo pensamos, que el color rosa es un color asociado a la moda femenina. Sí, efectivamente el rosa se asocia con la moda de mujeres pero no única ni exclusivamente. A lo largo de esta exposición pudimos comprobar cómo hombres y mujeres han vestido de rosa a lo largo de la historia. Luna, la monitora, explicó a los niños por ejemplo que cuando Felipe V era niño la moda era vestir de rosa y así les enseñó un retrato del primer rey Borbón en España que lo presentaba con un vestido rosa y una larga peluca, como si de una niña se tratase. 

Las modas han ido evolucionando mucho a lo largo de los siglos pero no sólo en los siglos XVII y XVIII los hombres vistieron de rosa. Es cierto que en el Rococó fue muy habitual ver a hombres vestidos de rosa y en la exposición tenemos alguna casaca de la época que lo deja de manifiesto. También las casullas de los curas fueron en ocasiones de color rosa. 

A finales del siglo XVIII, durante el Neoclasicismo, Carlos III, hijo de Felipe V, sacó a la luz las ruinas de Pompeya y se revivió la fascinación por el mundo clásico. El color rosa se extendió en la moda siguiendo las líneas de los vestidos y trajes de la época pompeyana. Debemos destacar los vestidos de camisa que imitaban la moda de la antigua Pompeya. 

Pero el rosa siguió presente en todas las etapas históricas y de la moda, tanto en prendas femeninas, como en masculinas. Hubo una explosión de rosa durante el Romanticismo y fue un color habitual en el traje de luces de los toreros.También estuvo muy presente a finales del siglo XIX y por supuesto en el siglo XX. Mariano Fortuny, el gran sastre del Madrid de los años 20, utilizó mucho el rosa. También en su icónico modelo Delphos, del cual podemos ver una variante en esta exposición de la Vie en Rose. En este caso no un vestido sino un mono con su icónico drapeado. 


Con el punk, el rock y la moda subversiva del siglo XX, el rosa volvió a estar más de moda que nunca. O quizá debería decir tan de moda como siempre, porque como hemos visto es un color que ha estado presente en la moda a través de los siglos. En esta última etapa de la exposición, pudimos ver y admirar vestidos, trajes y prendas muy diferentes y divertidas en color rosa. Algunas de ellas para mujeres, otras para hombres. 

Como veis, es una exposición muy amena pero también muy bien hecha, que lucha contra los estereotipos y que te hace salir de allí con muy buena sensación de boca. Además, los niños aprenden que el rosa no es cosa de chicas ni el azul de chicos. Esto me recuerda a un libro del que os hablé hace poco: ¿Hay algo más aburrido que ser una princesa rosa?, una lectura muy recomendable para leer antes o después de visitar esta exposición que nos educa a todos en la diversidad. 

Después, además, los niños disfrutaron de un taller muy divertido en el que poder hacer sus propios modelos en figurines, como los grandes diseñadores hacen, con múltiples telas de color rosa. Fue un taller divertidísimo, en el que aprendimos mucho y disfrutamos aún más. Desde aquí, felicitar y agradecer una vez más al Museo del Traje porque hace talleres maravillosos y además gratuitos. 


Decir además que pudimos disfrutar de estos vestidos tan divertidos y originales de Agatha Ruiz de la Prada. Reconozco que el de la nube y la falda de paraguas, me lo hubiese llevado a mi casa. 


Comentarios

  1. Qué chulo ! Pero qué envidia me das siempre con estas exposiciones y con tanta actividad como hay por Madrid!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SI! Hay cosas muy chulas y el Museo del Traje nunca defrauda 😄

      Eliminar

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? Déjanos unas palabras ;)