LAS FORMAS DE LA LUZ, TALLER INFANTIL EN EL MUSEO DEL PRADO. MADRID CON NIÑOS 62

Una de las cosas que teníamos muchas ganas de hacer era disfrutar en familia de una visita y taller para niños en el Museo del Prado. Estaba en nuestra lista de cosas por hacer desde al menos el año pasado, pero lo cierto es que nunca conseguíamos entradas. Los talleres familiares en el Museo del Prado están fenomenal y cada vez que salen a la venta las entradas, literalmente vuelan en 15 o 20 minutos. En dos ocasiones anteriores ya me había pasado que nos hubiésemos quedado con las ganas y, aunque nos habíamos apuntado en lista de espera, como era de esperar, nunca antes habíamos tenido suerte y habíamos conseguido entradas. Pero esta vez sí, íbamos con muchas ganas a disfrutar de nuestro taller familiar.

Además, aunque el taller era nuevo (es una de las más recientes novedades del Museo del Prado), pintaba muy bien. No he visto mucha información en Internet sobre él, pero seguro que irá saliendo, porque es tan divertido y apasionante, que seguro que tiene muchas opiniones positivas. Pero no nos adelantemos, os iré contando... Sólo os adelanto que se cumplieron con creces nuestras expectativas y el taller al que asistimos, Las formas de la luz, fue fantástico. Ahora os lo contamos con más calma.



Tal y como podréis leer en la propia web del Museo del Prado, el taller propone disfrutar de la colección a partir de reflejos, penumbras, colores y juegos ópticos existentes en las obras. Niños y padres aprenderemos juntos algunos trucos para descubrir los detalles que esconde la luz. 

Visitamos algunas de las salas del Museo del Prado y allí nuestras monitoras, Maite y Sara, absolutamente encantadoras por cierto, nos explicaron a pequeños y mayores algunas de las formas de la luz en algunos cuadros de la colección permanente del Museo del Prado. Es cierto que en esta visita no se ven muchas obras, apenas un par de cuadros y una escultura, pero la visita está muy bien montada para niños y Maite y Sara supieron captar la atención de los peques y metérselos literalmente en el bolsillo.



Este taller, Las formas de la luz, combina arte y ciencia. Por un lado estamos en una de las pinacotecas más importantes del mundo y se respira arte a cada paso. Por otro, el taller se centra en una visión más científica de la luz. Nos pareció sencillamente apasionante.

Os he contado en otros muchos posts sobre la importancia que tiene para mí llevar a los niños a los museos desde pequeños. Así, podrán ir amando estos lugares. Podéis leer otras de nuestras visitas a museos como el Museo Sorolla, el Museo Reina Sofía o el Museo del Traje por ejemplo con la etiqueta Museo de este blog. Pero igual de importante que llevar a los niños a los museos es hacerlo con actividades pensadas y desarrolladas para los peques de la casa, ya que de esta manera no se aburrirán, sino que descubrirán a través del juego y la diversión un universo infinito y además aprenderán, apreciando los museos. 


Después de la visita, disfrutamos también juntos de un taller familiar muy divertido, jugando con materiales diferentes. 

Ésta fue la gran sorpresa de esta visita-taller. Siendo sincera, os diré que yo tenía muchas ganas de ir con Henar al Museo del Prado y que este taller lo escogí un poco más bien por azar que por otra cosa, ya que era para el que salían las plazas el día que por fin las conseguí (ya os he contado que a la tercera fue la vencida y que en otro par de ocasiones me quedé con las ganas. El taller después de la visita fue alucinante y los niños -y también los padres- disfrutamos muchísimo. 

Es un taller muy divertido pero también muy diferente a otros talleres en otros museos. Yo creo que resultará sorprendente para muchas personas.

Además, una de las mejores cosas que tiene es que es muy interactivo y los niños pueden toquetear y experimentar un montón de elementos que en seguida les llamarán la atención, jugando y aprendiendo con las formas de la luz, que de eso se trata.

El taller se desarrolla en unas dependencias muy especiales. En el propio museo, pero en una zona habilitada para estas actividades y que no creo que sea muy conocida por el público. En concreto, disponen de dos salas diferentes en las que experimentar con la luz y todas sus formas.

Una de las salas resultaba especialmente mágica, ya que no disponía de una iluminación normal, sino ¡¡¡ de luz ultravioleta!!! Os podéis imaginar la cara de los peques cuando entraron allí. Además, estaba llena de un montón de elementos con los que pintar, construir y dejar volar la imaginación y la creatividad. Porque ¡¡¡no sabéis lo que molan los colores y las cosas a través de la luz ultravioleta!!! Es genial.



La otra sala, aunque no tenía luz ultravioleta estaba llena de cachivaches de los más divertido. Los niños podían hacer un montón de actividades, tanto solos como ayudados por sus familias. Henar se lo pasó a lo grande construyendo, haciendo sombras chinescas en la pared, experimentando con diferentes materiales y texturas etc. 


He de decir que mi parte favorita de esta sala era la del arcoiris, en el que tu sombra se reflejaba en varios colores en la pared, simulando un arcoiris. Sin hacer mucho spoiler, el arcoiris fue una de las formas de la luz que habíamos visto en uno de los cuadros del museo, en concreto en uno de Rubens. Aprovechamos para hacernos algunas fotos muy chulas con nuestra sombra en versión arcoiris.


Sin embargo, la actividad de esta sala con la que Henar más disfrutó fue la del proyector. Podían experimentar y jugar con piezas de diferentes texturas y colores y proyectar sus figuras en la pared. Estaba extasiada, creando y viendo su obra de arte enfrente suya. 


Enhorabuena al Museo del Prado por esta actividad porque, en mi opinión, es verdaderamente fantástica. Es una actividad muy divertida y también muy diferente. Los niños se vuelven locos tocando y experimentando, en un juego infinito con las formas de la luz y además aprenden mucho. 

Las dos monitoras, Maite y Sara, conectaron muy bien con el grupo y sobre todo con los niños, captando su atención y realizando actividades sorprendentes, tanto para mayores como para pequeños. 

Después de la actividad además podréis daros un paseo por el Museo. En nuestro caso, aprovechamos para que Henar viese Las Meninas de Velázquez, que tenía muchas ganas de ver ese cuadro con sus propios ojos y la reproducción de la Mona Lisa que hay en el Prado y que no muchos conocen. 

Fue el primer contacto de Henar con el Museo del Prado y seguro que repetiremos muchas más veces. Tenemos "fichada" otra visita-taller que realizan con la música como protagonista, a ver si conseguimos plaza. Ya os lo contaremos. 

Datos prácticos: 

Taller Las formas de la luz
Horario: sábados y domingos a las 11 y a las 16.30 horas.
Orientado a público infantil y familiar de 6 a 12 años. El fin de semana del 1 y 2 de junio hacen uno especial para niños de 4 a 6 años.
Próxima inscripción: 25 de marzo a las 9 horas. Si os interesa poned una alarma y estad allí justo a esa hora porque ¡¡¡las plazas vuelan en minutos!!!

¿Quieres decirnos algo? Escríbenos a itacabuscandoaulises@hotmail.com

Comentarios

  1. Pero qué envidia me das con tantas actividades y tan chulas! Los niños se lo tienen que pasar pipa!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que este taller nos ha sorprendido y encantado a partes iguales. Es realmente fantástico 😄

      Eliminar

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? Déjanos unas palabras ;)