YO SOY LA LOCURA ENLOQUECIDA

José María Pou es uno de esos actores rotundos que no dejan indiferente a nadie. Su sola presencia llena un escenario y el mero hecho de interpretar al mítico Capitán Ahab, ya era reclamo más que suficiente para que aquí la que suscribe tuviese un gran interés en disfrutar de esta obra. Hacía unos años que no lo veía, la última vez había sido en su tremenda interpretación de Sócrates en el Matadero, hará unos tres o cuatro años. Sin embargo, he de decir que este actor, al que he visto cuatro o cinco veces sobre las tablas, me robó el corazón en una obra que mi retina y mis recuerdos conservan intacta: A cielo abierto, en el Teatro Español, hace algunos años más. 

Moby Dick es una historia desgarradora y el Capitán Ahab uno de esos personajes tremendos que no se olvidan nunca. Siendo sincera, si pienso en un actor español para interpretarlo, no se me ocurre nadie mejor que Pou. Porque Ahab se las trae, ese loco que grita: "yo soy la locura enloquecida" y que lleva a toda su tripulación (menos uno) a la muerte por su absurda obsesión con la gran ballena que le dejó sin pierna. Y si Ahab se las trae, Pou no defrauda y es capaz de darle mil pinceladas y devolvernos una interpretación sublime. 

Me gustó esta adaptación teatral bajo la dirección de Andrés Lima. Especialmente me parece sublime la escenografía, a cargo de Beatriz San Juan, que ha convertido magistralmente el escenario en la proa del Pequod, el barco del capitán Ahab. Sobre el escenario, tres actores: Jacob Torres, Oscar Kapoya y José María Pou. No conocía a ninguno de los otros dos, pero he visto que son actores catalanes, por lo que es posible que no hayan representado muchas obras en Madrid. Además, Oscar Kapoya es un chico bastante joven, así que probablemente no había coincidido con ninguna obra suya anteriormente. Me gustaron mucho las interpretaciones de los tres

Sin embargo, dudo mucho que esta sea una obra para cualquier público. Se representa en el Teatro La Latina, uno de los míticos teatros de Madrid, el de Lina Morgan, como aún se le conoce. Mucha gente de los barrios cercanos suele acudir a este teatro y sus obras suelen tener buena acogida y mucho público popular. Ahora bien, la carga dramática que tiene Moby Dick y en concreto esta adaptación de Juan Cavestany no es para echar un rato ni entretener la tarde precisamente. Te tiene que gustar el drama para disfrutarla y lo que vi es que había mucha gente que disfrutó la obra pero otros muchos que probablemente pensaban encontrarse algo mucho más ligero (incomprensible si conoces la obra y al actor principal). 


Eso sí, también he de reconocer que se me hizo un pelín larga y que sobre todo durante la primera media hora me costó meterme en la historia. Sin embargo, una vez que logré meterme, me embrujó. Me gustó mucho pero, como ya he dicho muchas veces en este blog, yo soy muy de drama. Esta obra tiene de todo: una historia profundamente dramática, unos actores de lujo, una gran dirección y una luz y escenografía inolvidables. 

Aún la tenéis en cartel hasta el domingo de esta semana, 10 de marzo, no dejéis pasar la oportunidad de verla

Comentarios

  1. Ver a José María Pou tiene que ser un auténtico placer! Pero la verdad es que esta obra no me atrae mucho. No está Moby Dick entre mis lecturas favoritas precisamente...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Es una gran obra pero te tiene que gustar el drama. Pou está espectacular como Ahab.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? Déjanos unas palabras ;)