TEATRO, TEATRO, TEATRO... PRIMER TRIMESTRE 2019 (1ª Parte)

Os decía a finales del año pasado que 2018 había sido probablemente el año menos teatrero de toda mi vida, pero que desde luego no estaba dispuesta a consentir que a 2019 le ocurriera lo mismo.

Echando la vista atrás estos tres primeros meses de 2019, he de decir que he disfrutado muchísimo y muchas obras de teatro. De hecho, me he propuesto hacer una lista con las obras que he visto y me he sorprendido a mí misma ya que me salen ¡¡¡¡12 obras!!!! Teniendo en cuenta la sequía teatral de la que venía en 2019, haber visto 12 obras para adultos en sólo tres meses, me parece una estadística maravillosa. Casi casi tocamos a una por semana, aunque ha habido meses y semanas más fecundos que otros, todo hay que decirlo. En cualquier caso, me parece una temática muy buena para cerrar este mes de marzo, haciendo una revisión a las 11 obras de teatro para adultos (las de niños las dejo aparte) que he podido disfrutar este trimestre.

La Calderona 

Os conté en el post La Calderona, transgresora y sorprendente nuestras impresiones sobre una obra que nos encantó. Con un punto irreverente y dándose un aire a Ron Lalá, esta obra firmada por Yllana nos traslada al Siglo de Oro a ritomo de hip-hop

María Inés Calderón, La Calderona, fue una grandísima actriz de teatro y que cometió el error de enamorar a Felipe IV. El todopoderoso rey se encaprichó de ella y la paseó como su amante por la Villa y Corte ante los indignados ojos de la reina Isabel de Borbón. De esa unión nacería Juan José de Austria, uno de los bastardos reales más famosos de nuestra historia. Tras el nacimiento del niño, Felipe IV se lo arrebataría a María Inés y la abandonaría, encerrándola en un convento. La Calderona llegaría a convertirse en abadesa de ese mismo convento pero un buen día despareció para siempre. Cuenta la leyenda que acabó sus días en una sierra de Valencia, que hoy lleva a su nombre. 

Los intérpretes de esta obra irreverente, transgresora y fantástica son Natalia Calderón (en el papel de La Calderona), Pablo Paz (que interpreta varios papeles, todos ellos fantásticos) y DJ Hardy Jay, que pone música a este gran espectáculo. 

Esta obra estará en el Teatro Infanta Isabel todos los domingos desde el 24 de marzo al 5 de mayo, ¡no os la podéis perder! 


Nekrassov

Si me encantó La Calderona, aunque diferente, he de decir que también me entusiasmó Nekrassov, la única comedia escrita por Sartre. La vi en La Abadía en enero y hacía mucho tiempo que no me reía tanto con una obra de teatro (aunque quienes me leéis ya sabéis que me va más el drama).

A través de la historia de Georges de Valera, estafador profesional que se hace pasar por Nikita Nekrassov, un ministro ruso que habría traspasado el Telón de Acero convirtiéndose en disidente, Sartre denunció la manipulación de los medios de comunicación y los políticos. Podemos decir que es la primera obra sobre las fake news, ¿o creías que este era un tema exclusivamente actual?

Esta obra tuvo un elenco de excepción, grandes nombres de La Abadía: Ernesto Arias, David Luque, José Luis Alcobendas, Miguel Cubero etc. Todos estuvieron magníficos y nos hicieron pasar una tarde inolvidable.

Podéis leer el post completo que escribí en su día: Nekrasov, la comedia de Sartre sobre las fake news.



Autobiografía de un Yogui

Hacía tiempo que no veía al Brujo sobre las tablas. Por eso, cuando mi amiga Rosana me dijo que la acompañase, no me lo pensé, tenía ganas de volver a ver a este actor tan inclasificable. En mi memoria rondaban algunas obras suyas inolvidables como Lazarillo de Tormes o La Odisea. Sin embargo, esta obra poco o nada tiene que ver con el recuerdo que tenía en mi cabeza de otras obras anteriores.

El Brujo sigue siendo El Brujo, con una idiosincrasia propia, única y bastante inclasificable. No le gusta a todo el mundo, pero si te gusta, te encanta; y si no te gusta, lo aborreces. No tiene término medio. A mí me gusta mucho El Brujo pero he de decir que no me gustó en absoluto Autobiografía de un Yogui, basada en el libro homónimo y que repasa la vida de Paramahansa Yogananda, el impulsor del Raja Yoga en Occidente. No deja de ser curiosa, y probablemente no deje indiferente a nadie, pero a mí se me hizo larga y pesada, lo siento. 


Moby Dick 

Ver al gran José María Pou sobre el escenario es siempre una oportunidad grandiosa. Hacía unos años que no lo veía y me picaba la curiosidad de ver en primera persona cómo era su interpretación del Capitán Ahab. Si habéis leído el libro o visto la película interpretada por Gregory Peck, conoceréis a ese personaje enloquecido que lleva a su tripulación a la muerte obsesionado con una esa gran ballena a la que persigue a lo largo y ancho de los océanos. 

Pou es una elección certera para dar vida a Ahab y su interpretación no puede dejar indiferente a nadie. Me gustó esta visión de Andrés Lima sobre uno de los grandes clásicos de la literatura. Aún así, esta obra es densa y no creo que le guste a cualquiera, pero yo la disfruté mucho. Me costó meterme en la trama durante unos veinte minutos, pero cuando lo hice, tuve la sensación de estar yo misma a bordo del Pequod. 

Podéis leer aquí el post específico que escribí sobre esta obra: Yo soy la locura enloquecida


El sueño de la vida

En Madrid, 2019 es el Año Lorca. Fue en la primavera de 1919, hace 100 años, cuando Lorca llegó a Madrid por primera vez a la Residencia de Estudiantes. Con motivo de este centenario, las tablas de Madrid están que arden, se están representando muchísimas producciones relacionadas con la vida del gran poeta. De hecho, mi última obra de este tercer trimestre ha sido Federico hacia Lorca, de la Joven Compañía, de la que os hablaré pronto. Pero antes, fui al Español a ver El sueño de la vida.

El sueño de la vida ha sido escrito, o más bien finalizado, por Alberto Conejero, quien ha aceptado el encargo de finalizar La comedia sin título, la obra que estaba escribiendo Federico García Lorca aquel aciago verano del 36. Para ello, ha tomado los textos de la obra de Lorca y los ha mezclado con la muerte del poeta, el crimen de Granada. 

Fue un montaje de los que te erizan la piel, de los que se quedan en tu retina. Lorca... siempre Lorca.

Podéis leer el post completo que escribí: El último Lorca, el sueño de la vida.


Ilusiones

Esta obra fue toda una sorpresa inesperada. Mi amiga Virginia leyó sobre ella y me invitó a acompañarla al Kamikaze, así que allá me fui sin tener casi ninguna idea previa de lo que me iba a encontrar. Y, la verdad, es que me sorprendió muy positivamente.

Lo primero que me gustó fue volver a ver a Daniel Grao sobre el escenario. He de decir que todo el elenco lo hacía muy bien, tanto personalmente como en conjunto, pero a Daniel Grao le tengo un algo especial desde que lo vi hace unos años en La piedra oscura. En este caso, tiene un registro muy diferente pero me encantó.

Ilusiones es una comedia contemporánea. Empieza con la muerte de Dani y cuenta la historia de dos matrimonios amigos y sus historias de amor nunca confesadas. Se trata de historias entrelazadas, a veces divertidas, otras tristes, todas muy humanas... Bajo la dirección de Miguel del Arco, me parece una función sorprendente, divertida, llena de vida. Muy recomendable. 




Mi idea inicial era escribir un solo post recopilatorio, pero la verdad es que, teniendo en cuenta la extensión hasta aquí, creo que puede ser mejor hacerlo en dos posts. Pronto publicaré la segunda parte, que ya os adelanto que tiene otras tantas obras y algunas de ellas inolvidables.

Palabra de Itaca teatrera



Comentarios

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? Déjanos unas palabras ;)